De aficionados, “pseudoaficionados” y taurinos

En los últimos tiempos se habla mucho de que los propios aficionados estamos desunidos para luchar contra los fraudes perpetrados por los taurinos. Por este motivo me he decidido a escribir este muro e intentar desenmascarar a muchas de las falsas agrupaciones, federaciones o círculos de aficionados existentes, creadas sólo para envanecer a ciertos personajillos que, asociándose a los mismos y ocupando puestos dirigentes, lo único que buscan es hacerse fotos y autógrafos con toreros o ganaderos populares, esgrimiendo la excusa de darles premios, trofeos, cenas, homenajes, en definitiva, realizar actos para luego poder salir en los medios. Creo que no es ese el verdadero motivo que debería unir a los auténticos aficionados cabales ya que, como bien decía el maestro Vidal, lo mejor que podemos hacer frente a los taurinos es alejarnos lo más posible de ellos, para evitar contaminaciones y que jamás puedan acusarnos luego de aceptar sus favores o mediatizar nuestras reacciones ante el espectáculo que darán después en la plaza, siendo ésta la única manera de poder manifestarnos con total independencia en aquélla, aplaudiendo lo que nos gusta y protestando lo que nos desagrada.

Por todo lo anterior, voy a describir a continuación varios de los muchos comportamientos censurables que he podido comprobar recientemente en bastantes asociaciones de aficionados a los toros (especialmente de sus dirigentes) y que intento denunciar para que no se repitan en el futuro, ya que como podrá comprobarse, han servido especialmente para que el maldito taurinismo se haya salido siempre con la suya, intentando justificar los resultados tras dichos comportamientos.

1) A finales de la temporada del 2002, la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) hizo un nuevo concurso para la adjudicación de la plaza de toros de Las Ventas, al haber expirado (tras dos prórrogas) el contrato existente con la empresa anterior. Los aficionados cabales barruntábamos que la CAM iba a darle el nuevo contrato a la misma empresa, ya que la última temporada, aunque tan pésima como las anteriores (donde imperaron a sus anchas los toros basura y el toreo mentiroso), gracias a unas presidencias benévolas (que estuvieron regalando trofeos en cuanto había cuatro pañuelos) se cortaron más orejas que en todas las anteriores, intentando los taurinos vendernos en todos los medios (dominados y subvencionados por ellos) que el éxito había sido completo. TODO ERA MENTIRA. A muchos de esos que se llaman aficionados (que para mí son sólo “pseudoaficionados”) y están en Peñas, Asociaciones, Círculos, Federaciones y Uniones dándose importancia, yo, personalmente, con mis propios oídos, les he escuchado defender la opción de TORESMA, antes de la renovación, manteniendo la absurda postura de que la temporada del 2002 fue triunfal. Eso es un apoyo, de forma indirecta, para la adjudicación a los Lozano de su oferta, que era de las peores de todas las que se presentaron, si no la peor. Luego, tras el desastre de la temporada del 2003, esos “pseudoaficionados” han intentado desmentir lo que habían dicho anteriormente. Además, alguien de la CAM inició una frase como excusa, que luego la tomó como eslogan: “no hay más cera que la que arde”. Y esta misma frase se la he oído repetida y textualmente a muchos de estos “personajillos” que pretenden estar del lado de los aficionados. La CAM y TORESMA se salieron con la suya y así nos fue, pues nos ofrecieron la vergüenza de la temporada 2003 en Las Ventas. Los aficionados y abonados hemos sido esquilmados, con la connivencia de empresa, presidentes y la CAM.

2) Tras el FRAUDE COMPLETO sufrido (ya que nos han anunciado y cobrado unos espectáculos v nos dieron algo completamente distinto) durante todo el año pasado la respuesta de estas Asociaciones, a mi criterio, sólo ha sido para salvar la cara, poniendo una vela a Dios y otra al diablo. En una tomadura de pelo (por no llamarlo delito), como la perpetrada este año pasado con la programación de los carteles, había que haber tomado partido con mucha mayor firmeza ¿Para qué sirve entonces, si no, asociarse? Salvo casos aislados, como por ejemplo nuestra LISTA NEGRA DE GANADERIAS, las Asociaciones no han hecho prácticamente nada, supongo que por si alguien se enfadaba. Esto demuestra la teoría de que de los taurinos, cuanto más lejos mejor.

3) Bueno pues en vez de ir a la lucha, estos “pseudoaficionados” dirigentes se han dedicado en sus Uniones, Federaciones etc. a dar varias veces al año homenajes a taurinos y toreros, algunos retirados, lo cual se puede hasta justificar, pero utilizarlo como el principal motivo de actividades de “defensa de los aficionados” (que debería ser lo único y más importante en estas asociaciones) es para desternillarse de risa, por no llorar, claro. Está clarísimo, al menos para mí, que lo que se busca con estas prácticas es estar cerca del taurinismo, rodearse de famosos y famosillos para recibir palmaditas en la espalda y sonrisas, cuando realmente, a mi modesto entender, algunos de ellos deberían estar siempre en nuestro punto de mira, pues son ENEMIGOS y siempre están intentando engañarnos y ofendiendo (a veces por la espalda, a veces directamente) a los que pagamos, ayudados por los periodistas aduladores e interesados, de los que 6TOROS6, Mundotoro, Tendido Cero y varios de sus redactores son precisamente sus miembros más distinguidos. ¡¡¡Y estos son precisamente los que querían este invierno pasado arreglar la fiesta…!!!

4) Respecto a los que se asocian, los motivos de alguno los desconozco pero, desde luego, los baremos de admisión están por los suelos. A la mayoría de asociaciones sólo les interesa sumar socios como sea, bien sean de pago, para figurar en las listas o adjudicando títulos honoríficos. Pero me pregunto:

  • ¿Alguna vez se les consulta a los socios para hacer algo importante en su defensa?
  • ¿Tienen todos un criterio similar del espectáculo?
  • ¿Se conoce en cada caso cuál es la opinión de la mayoría?
  • ¿Cuántos de ellos viven del toro?
  • ¿Les invitan los taurinos al callejón? Yo he visto muchas veces a esos dirigentes en el callejón o en un palco. Está claro que no todos los socios tratan de defender al abonado o espectador que paga por un espectáculo falseado o adulterado casi siempre, o por lo menos la mayoría de las veces.
  • ¿Cuántas corridas decentes vemos cada temporada en Las Ventas? Tres o cuatro
  • ¿Y cuántas infumables? Más de setenta
  • ¿Y qué hacen esos dirigentes para protestar? Nada. Cero patatero. Esa es la causa principal por la que muchos socios, al poco tiempo, solicitan la baja, al ver que no sirven nada más que para pagar la cuota.

5) Respecto a cargos de designación oficial para que los aficionados estemos representados en el Centro de Asuntos Taurinos o en la Comisión Consultiva Nacional, todos sabemos que tal como está montado esto es difícil pero…algo habría que hacer. Y las acciones de los directivos en este sentido han sido nulas. Hay que luchar porque en todos los foros, en todos los comités, haya aficionados, pero no una representación testimonial, donde nos llevan los taurinos para decir que hemos estado, dándoles de alguna manera una coartada para vocearlo, sino participar en igualdad de condiciones con los que viven de esto. Somos los aficionados los que deberíamos marcar las pautas, que para eso pagamos. Como ejemplo, sirvan ciertas ferias del sur de Francia, donde los taurinos deben aceptar las leyes y condiciones que dictan las asociaciones de aficionados. En caso contrario, tienen el veto durante varios años. Por esto debemos luchar. No por dar homenajes o poder subir a ciertos palcos a presidir o como asesores, donde estos “pseudoaficionados” se pliegan a lo que les digan. Eso sí, ciertos directivos salen en todas las fotos, que debe ser lo que van buscando. No digamos ya nada de ciertas asociaciones o círculos de majas, folclóricas, etc, donde la mayor parte sólo quiere salir en la prensa del corazón, lo único importante para ellos o ellas. No hay más que ver que sus actividades principales consisten en dar premios y homenajes a taurinos o políticos. Como si a los políticos les importasen algo los toros en los tiempos actuales…Sólo si les dieran votos.

6) En definitiva, muchas de las presidencias y cargos directivos de las asociaciones de aficionados sólo son acomodaticias y poco activas. Así no hay errores que justificar. Pues no. De vez en cuando hay que mojarse. El silencio y el “laisser faire” (con la excusa de que hay que ser educado y no grosero) es lo que desean los taurinos para seguir “chupando de la teta” y terminar de cargarse este maravilloso “vicio” que nos ocupa tantas horas de nuestra vida. Pues bien, a veces HAY QUE DAR UNA PATADA EN LA MESA, cuando no nos dejan otra salida. Y los taurinos y las autoridades sólo se asustan cuando hay BRONCA (y si es en la misma plaza, mejor).

Quiero terminar mis lamentaciones en este muro, llamando a la conciencia de los que denominé al principio de este escrito como aficionados cabales. Que estemos lo más lejos posible de los taurinos. Que nunca nos puedan comprar. Que no nos regalen nada, porque luego lo usarán para despellejarnos. Nos merecemos el mínimo respeto que se debe tener a un usuario o cliente de un espectáculo que nos lo dan la mayoría de las veces adulterado. Dice un refrán popular barriobajero aragonés del siglo pasado: “donde pago…me cago”. No querría que se llegara a eso pero es que, además, por si fuera poco, TENEMOS LA LEY Y LA RAZÓN DE NUESTRA PARTE. Sólo pedimos que se cumplan ambas. De la primera los presidentes tienen la palabra. De la otra, con los vacíos crecientes en las plazas nos la terminarán por dar hasta los taurinos, cuando comprueben que se están cargando ellos solitos la gallina de los huevos de oro. No hacen falta ecologistas ni protectores de animales. La bicha está dentro…

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información