Lista negra de ganaderías 2008

Arauz de Robles. Lidió en la feria de San Isidro. Sin ser de las peores que hemos visto de este hierro, la mansedumbre y falta de casta fueron las notas características. Todo ello, acompañado de la ya habitual falta de fuerzas. Sólo se salvó un ejemplar. Demasiado poco para que abandone la lista, de la que es abonada desde su origen.

Atanasio Fernández. Otra de las fijas. Esta temporada, nos hicieron caso y descansó. Mejor que siga así. Se trata de toros grandones, mansos hasta la saciedad, absolutamente inválidos y sin una gota de casta. ¿Alguien da más? Cada festejo en el que se anuncia este hierro, se convierte en un autentico calvario para el aficionado valiente que se atreve a ir a la plaza.

Fermín Bohórquez. Todo un clásico. Los empresarios, en esta ocasión, nos ahorraron el sufrimiento, pues sólo anunciaron esta vacada en festejo de rejones. Esperemos que se mantenga así, también este año. Cada vez que lidia en festejo de a pie, el fracaso esta asegurado. La invalidez, la falta de casta y el aburrimiento están garantizados.

El Romeral – Gabriel Rojas. Tanto el hierro titular como el segundo, viven un momento que no aconseja su presencia en esta plaza. Aunque esta temporada no ha lidiado aquí, por lo que hemos visto y oído, no ha mejorado en nada con respecto al año pasado. Toros ayunos de casta y de fuerzas.

El Serrano. Su presencia en esta lista no evitó que tuviéramos que aguantar otra tarde más con este hierro como protagonista. Lidió en el mes de julio una novillada, con las mismas características que en años anteriores. No hubo un atisbo de casta, siendo la borreguez y la falta de fuerza la nota predominante. A buen seguro, continúa existiendo una relación especial entre ganadero y empresa ya que, por si fuera poco, nos castigan, también, con sobreros a lo largo de toda la temporada. Seguro que hay precio especial por el “pack”.

Isaías Y Tulio Vázquez. Vive un momento complicado del que confiamos consiga salir. Siempre tendrá el apoyo de los aficionados, pero esta situación no aconseja un nuevo traspié en Madrid.

La Cardenilla. Aunque este año no ha lidiado en nuestro coso, permanece en la lista. Se lo ganó a pulso en años anteriores y, hasta que no haga meritos para volver, no queremos verla ni en pintura. Son animales sin casta alguna, parecen toros de carne, y sin fuerzas para mantenerse en pie. Por lo poco que la hemos seguido a lo largo de la temporada, parece que la tónica sigue siendo la misma.

Los Guateles. Aunque, afortunadamente, no lidió en nuestra plaza durante este año, el petardo de su última comparecencia sigue presente. No se la ha visto por ninguna plaza importante, por lo que su estado actual no parece mucho mejor de lo que nos demostró anteriormente.

Miura. Mucho nos duele incluir en la lista a esta legendaria divisa. Tras un montón de años sin venir a Madrid, sus dos últimas comparecencias no pudieron ser peores. Aunque no se anunció la pasada temporada en nuestro coso, parece que su situación va cambiando. Es una ganadería a la que seguimos esperando. Confiamos en que nos dé motivos para poder sacarla de esta lista lo más pronto posible.

Román Sorando. Repite otro año más. Su falta de fuerzas, la excesiva nobleza y la falta de casta, justifican su mantenimiento en la lista. El simulacro de la suerte de varas es la tónica general. Esta temporada la hemos podido ver en sobreros y toros sueltos, todos con el mismo guión. Son simulacros de toros bravos, hechos a medida del torero, que superó, hace tiempo, la barrera que separa la nobleza de la borreguez.

Samuel Flores. Se encuentra en plena recuperación. Hasta que ésta no sea más palpable, no es aconsejable su presencia en esta plaza. Sus últimas comparecencias fueron terribles. Hay que darla algo más de tiempo.

Sepúlveda. Otra de las fijas, temporada tras temporada, en esta lista. Este año, afortunadamente, nos ahorramos el suplicio que supone acudir a un festejo en el que se lidian ejemplares con este hierro. Sólo queda pedir que se quede en Salamanca y no aparezca por aquí.

Valdefresno. Más de lo mismo. Toros inválidos, descastados, muy mansos y sin trapío para esta plaza. Aunque sigue lidiando encierros interesantes fuera de aquí, estamos hartos de tener que soportar animales que poco, o nada, se parecen a un toro de lidia. Ya se ha publicado en algún sitio que lidiará dos corridas esta temporada en nuestro coso. Que bien nos lo vamos a pasar.

El Sierro. En su anterior comparecencia (este año no la vimos por aquí), lidió una corrida de bueyes. Por sus venas no corre una gota de sangre brava. A esto hay que unirle la invalidez manifiesta que muestran todos los ejemplares. Este hierro convierte los festejos en insufribles, y estrella cualquier ilusión de los toreros.

La Guadañilla. Desde que eliminó todo lo procedente de Santa Coloma, y lo cambió por la sangre Domecq, todo ha cambiado. De ser un hierro de gran interés para el aficionado, ha pasado a ser una vacada más, al servicio de los toreros, siendo la borreguez y la falta de casta y fuerza sus principales características.

Buenavista. Se ganó a pulso su inclusión en la lista. Aunque esta temporada, afortunadamente, no ha lidiado en nuestro coso, todavía nos acordamos del desastre de su última comparecencia. Esperamos no verla hasta que se lo gane.

Fidel San Román. Desde que gestionó la plaza en la anterior empresa, este señor ha lidiado en numerosas ocasiones sin ningún resultado positivo. En el 2006, aunque cambió el nombre y se anunció como Hnos. Guardiola (sería para despistar), lidió una corrida para olvidar. Mansa, muy floja y con signos de evidente abandono.

Jandilla. Cuando todos esperábamos y solicitábamos su presencia en esta plaza, el petardo no pudo ser mayor. Ésas no fueron formas de venir a Madrid. Fue una falta de respeto a esta plaza y a su gente. Se ganó a pulso unos años en el purgatorio.

Martelilla. Lidió en dos ocasiones, novillada y corrida de toros, siendo la justeza de fuerzas y la falta de casta las notas predominantes en su comportamiento. Ganadería al servicio de las figuras de turno, que busca el medio-toro, ése que no interesa a los aficionados.

Antonio San Román. Toros ideales para carne. Este año nos libramos de ella. Ya tuvimos suficiente la temporada anterior. Toros engordados para la ocasión, que rodaron como pelotas. Bastos, inválidos y descastados. Vamos, todo un lujo.

Garcigrande y Domingo Hernández. Otra vacada al servicio de los figuras. Su nobleza es desesperante, sus fuerzas son mínimas, y su presencia siempre deja mucho que desear. Esta temporada se superó. Tuvo el premio (sería por los méritos contraídos años atrás) de lidiar en el cartel de mayor expectación y, como no podía ser de otra manera, pegó un petardo de los que hacen época ¿Quién se juega una caña a que este año repite con un cartel de figuras?

Carriquiri. Su estado actual no parece el más adecuado para que venga a Madrid. Tras el fracaso del año anterior, han sido pocas las referencias suyas a lo largo de esta temporada. No ha lidiado en sitios importantes. Hay que darla más tiempo, aún, para ver si se recupera.

Javier Pérez Tabernero. Otro hierro de encaste Atanasio en estado lamentable. Todavía nos seguimos acordando de la última vez que lidió aquí. Nuestra crónica decía: “muy mal presentados, descastados, mansos, muy sosos y deslucidos, feos e inválidos”. ¿Se puede hacer peor?

Baltasar Ibán. Una vacada del gusto del aficionado, que se encuentra en un estado irreconocible. En nada se parecen, ya, a los “Ibanes” de los años 90. Su casta está por los suelos, las fuerzas no les acompañan y la emoción no existe. Tras un año sin venir, no parece que la situación haya cambiado.

Lagunajanda. Tras su presentación, el pasado año, en la que sólo pudo lidiar tres toros, repitió de nuevo en feria. Seguro que la ganadera se fue contenta, pues este año pudo lidiar cuatro. Va superándose, eso si, poco a poco. A lo mejor en el 2010 lidia la corrida completa y, ese día, hacemos fiesta nacional.

Prieto de la Cal. Es una auténtica lástima tenerla que incluir en la lista pero, siendo justos, se lo merece. El estado actual de la ganadería es preocupante. Aunque, años atrás, parecía remontar el vuelo, ha vuelto a caer en un profundo bache del que, esperemos, pueda salir. No lidió en nuestro coso esta temporada. Parece que en novillada ha funcionado algo mejor. De todas formas, hasta que no se vea que su evolución es positiva, mejor que no venga.

Conde de la Maza. Otra ganadería torista venida a menos en los últimos años. Tampoco lidió a lo largo de esta temporada, pero no tenemos referencias de que la situación haya cambiado mucho con respecto al año anterior.

El Pilar y Moisés Fraile. Definitivamente, tras sorprendernos a todos hace dos años, este hierro ha vuelto a lo que nos tenía acostumbrados. Hubo baile de corrales, tuvo que ser remendada y al final solo lidió tres. Y, encima, flojísimos y descastados.

Manolo González. Tras el batacazo de su anterior comparecencia, le tocó descansar este año. Nada hace indicar que se haya recuperado lo más mínimo. Todos agradeceremos que no venga esta temporada.

José Miguel Arroyo – Martín Arranz. Pese a que no ha lidiado en Madrid este año, continúa en la lista. El positivo por afeitado de la pasada campaña en Logroño, unido a las pocas referencias suyas en la temporada ya finalizada, son motivos que justifican su presencia en esta lista.

Martínez Pedrés. Hacía su presentación en Madrid y lo hizo con “buen” pie. De los ejemplares anunciados, sólo pudo lidiar dos. Aunque fue la mejor presentada, estaban podridos por dentro, sin un ápice de fuerza.

El Torreón. En su comparecencia durante la feria de San Isidro, sólo le aprobaron cuatro toros en el reconocimiento. Uno más fue devuelto en el ruedo. De los tres restantes, sólo se puede destacar su invalidez y falta de casta. No es la primera vez que este hierro pega un petardo en esta plaza.

Yerbabuena. Ha colmado nuestra paciencia. Tras lidiar buenos ejemplares en sus primeras comparecencias, inició una bajada sin freno que la ha colocado en este lugar. Si el año pasado se libró por los pelos, en éste no había duda. Lidió en San Isidro una novillada infumable, totalmente descastada e inválida. Su presentación, además, dejó mucho que desear.

Gavira. Poco ha durado fuera de la lista. Salió el año pasado por la buena corrida lidiada en verano, pero fue un espejismo. Se la anunció en San Isidro, y fue un desastre. Fueron devueltos tres toros, y los que se mantuvieron en el ruedo no tuvieron una sola gota de casta.

Salvador Domeq. Su presentación en Madrid fue como se esperaba. Ganado mal presentado, descastado y muy flojo. El toro que intentan buscar no nos interesa nada a los aficionados.

Conde de la Corte. Una de las novedades toristas de la lista. Es clara y manifiesta la decadencia de este hierro emblemático. En anteriores comparecencias, su mansedumbre fue el principal defecto, pero este año se ha unido la falta de fuerzas. Fue de las corridas más aburridas del ciclo. A nadie nos gusta verla aquí, pero mucho debe mejorar para poder abandonar esta lista.

Guardiola. Otro claro ejemplo de una ganadería del gusto de la afición en crisis. Debuta en la lista, tras varias decepciones. La de este año fue mayúscula. Ni una gota de casta y una invalidez absoluta. Confiamos en que se recupere rápido, por el bien de la fiesta, aunque tienen mucho trabajo por delante.

Torreherberos. Hizo su debut en el mes de julio. Aunque teníamos ciertas esperanzas, defraudó por completo. Resultó ser una ganadería del montón, una más de la fábrica Domecq. Sin fuerzas, ni casta, ni nada.

Juan Manuel Criado. Lidió, en el mes de agosto, una auténtica moruchada. Toros sin una gota de casta y sin fuerza alguna. Además, estuvo mal presentada, siendo remendada en el reconocimiento. La crónica de aquella tarde decía: “Y es que el primero ha sido un animalito aborregado, flojísimo que no podía con su alma; el segundo un absoluto inválido, devuelto finalmente; el tercero se cayó ya durante el primer encuentro con el caballo y fue sosísimo; el cuarto un marmolillo que se paró; el quinto todo lo hizo por alto, al paso y defendiéndose; y el sexto manseó desde salida para demostrar un descastamiento final como el resto de sus hermanos. Y encima cuarto, quinto y sexto de presentación muy escasita”. Sobran los comentarios.

Manuel Ángel Millares. Aunque todavía no alcanzamos a saber por qué, lidió el día de La Paloma. Resultó todo un escándalo. Únicamente se lidiaron tres toros con este hierro. Otros dos lucían el otro hierro de la casa. El balance fue desolador. Uno tuvo que ser apuntillado tras echarse, otro se tumbo hasta en tres ocasiones, el sexto se atrincheró en tablas sin querer saber nada, y otro fue devuelto. ¿Hace falta seguir?

Murteira. Da lástima ver a los astados portugueses rodar por los suelos y no sacar una sola gota de casta. Su estado actual es lamentable. Nuestro cronista de aquel día comentaba lo siguiente: “El ganado que saltó al ruedo venteño esta tarde, es impropio de la primera plaza del mundo y, lo que es peor, es incompatible con el toreo, tanto con el actual como con el antiguo. Porque no se mueven y se derrumban”. Es triste, pero es así.

Rosario Osborne. Cerró el fatídico mes de agosto. Lidió una corrida muy bien presentada, pero de nulo juego. No sabemos quién será el iluminado que recomienda estos hierros. No hace falta saber mucho para ver que, con hierros como éste, el éxito de la tarde está prácticamente descartado.

Villamarta. Se anunció en la feria de otoño, sin antes haber dado razones para ello. Así pasó, ruina total. Mal presentado, inválido y descastado. Sólo fueron arrastrados cuatro ejemplares, pues dos fueron devueltos. Es lo que pasa al anunciar ganaderías de segundo nivel, de las que no se tienen referencias sobre su estado. Señores, ésta es la primera plaza del mundo, y aquí tiene que venir lo mejor, y más aún en feria.

María Luisa Domínguez. Otro hierro histórico en situación precaria. Duele comprobar en qué se han quedado los míticos pedrajas. No se le antoja un futuro sencillo. La falta de movilidad y de fuerzas son sus principales defectos. Ya, ni acuden alegres al caballo.


Salen: Nuñez del Cuvillo, lidió dos buenas corridas esta temporada, especialmente en la feria de otoño.

Nuevos: Martínez Pedrés, El Torreón, Yerbabuena, Gavira, Salvador Domecq, Conde de la Corte, Guardiola, Torreherberos, Juan Manuel Criado, Millares, Murteira, Rosario Osborne, Villamaría, María Luisa Domínguez.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información