Un estoconazo y muchas ganas


  • José Pedro Prados “EL FUNDI”: tres pinchazos hondos y un descabello (silencio tras aviso) y estocada (algunas palmas).
  • FERNANDO ROBLEÑO: pinchazo y estocada (saludos tras aviso) y dos pinchazos y estocada (palmas tras aviso).
  • IVAN FANDIÑO: gran estocada (saludos desde los medios) y estocada (oreja).

Cuadrillas a caballo: aquí sí que no hay dudas, como siempre para no variar, toda clase de puyazos en diferentes lugares menos donde se debe picar, en negativo Jesús Vicente y Francisco Plazas.

Presidencia: Don Trinidad López-Pastor Expósito, sin problemas.


Día de fiesta en la Comunidad de Madrid, una entrada más que aceptable, eso sí, la mayor parte de gorra, con entradas de regalo. No seré yo y mucho menos según esta la fiesta actualmente el que se ponga a discutir si el protagonista de la tarde, el matador vasco IVÁN FANDIÑO, pudo más o menos con el sexto toro, un “pavo” con mucho que torear, ni voy a andar buscando exquisiteces donde solo había que pelear a ver quien podía más, sus ganas, su arrojo y su actitud en la que dicen primera plaza del mundo me es suficiente; ya me gustaría a mí que hubieran estado delante alguno de los del G-7, claro que para ésos está la mona pequeñaja. Un estoconazo a su primero y una estocada también buena pero peor de colocación a su segundo, al cual le paró y dejó quieto en medio del ruedo (así se para un toro). Oreja que algunos discutían, yo no, visto como está el patio. En otra época una estocada era una oreja, claro que eran otros tiempos…Su primero fue junto con el 5º el mas soso y parado, una res sin interés alguno.

“EL FUNDI” a mí no me dijo nada, más bien se dejó sin torear a su segundo con el que no se entendió en ningún momento, hizo un quite por chicuelinas muy animoso, por el lado izquierdo el toro se desplazaba, se mostró desconfiado y la faena se perdió en la nada. Quizá EL FUNDI esté para otras batallas y no para éstas, donde lo estético está por encima del arrojo y la lucha. Su primero muy mal lidiado, el toro no se entregó en ningún momento, tomó mas precauciones de las normales y cumplió el trámite sin más.

FERNANDO ROBLEÑO, para mí, estuvo por debajo de su primero; sí, mucha entrega, intervino en quites, pero al final siempre recurre a lo mismo, al dichoso arrimón y en terrenos donde el toro se para; puede que eso en otros sitios da resultado y llegará el día que en Madrid también, pero de momento no; por el pitón derecho el toro tenía recorrido, siempre y cuando no se le ahogara; algún enganchón mezclado con un pase de mérito, pero en conjunto creo que estuvo por debajo de su oponente. En su segundo ejemplar, muy mal lidiado, estuvo voluntarioso y a veces al toro le daba por embestir, pero el madrileño solo piensa en arrimarse, que eso no es torear; no estuvo fino con el acero y el cariñoso público de la tarde le dedico unas palmas que recogió desde el callejón.

Muchas tardes nos vamos de la plaza cabreados por el mal juego de los toros, sin embargo otros días nos da la impresión que los toros han tenido más de lo que los toreros nos han querido hacer creer. FANDIÑO sale reforzado y sus compañeros se quedan como están, por no ser malos con ellos y restarles algún punto, que es lo que se merecen. Claro que luego dicen que tratamos mal a los de luces. Los toros bien presentados y de juego variado, lo que para según está hoy el campo bravo, no está nada mal.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información