Ganadería de estreno y mala novillada


  • LUIS MIGUEL CASARES: de caña y oro: Pinchazo y estocada caída. (silencio). Pinchazo y estocada (palmas cuando es llevado a la enfermería).
  • JUAN DEL ÁLAMO: de sangre de toro y oro: Pinchazo hondo bajo, tres pinchazos más y estocada haciendo guardia (silencio tras aviso). Pinchazo y estocada delantera (silencio).
  • VÍCTOR BARRIO: de marino y oro: Pinchazo y estocada contraria atravesada (saludos). Pinchazo y estocada (saludos tras aviso).

Tercio de varas: Casi siempre la primera vara se dio sin estar el caballo posicionado, fruto de la ya mencionada precipitación del presidente y de la mala lidia por el novillero y la cuadrilla de turno. 

Cuadrillas: Destacar por la buena lidia a Roberto Bermejo en el primer novillo. Destacaron con las banderillas Miguel Martín y Alberto Zayas en el tercer novillo. Lo mejor de la tarde, sin duda.

Parte medico de Casares: Herida en el tercio medio interno del muslo derecho con trayectoria de 15 centímetros, que causa destrozos en los abductores y una hemorragia muy fuerte. Pronostico menos grave.


A Luis Miguel Casares le tocó, sin duda, el peor lote. Mansos, sobre todo el primero que se echó tres veces en el último tercio y no por inválido sino por descastado. Poco pudo hacer con él. En su segundo, cuarto de la tarde, alto de agujas, también manso pero además con peligro. Ya en el segundo tercio anunció que iba a ser difícil, el torero le perdió demasiados pasos y en una de esas ocasiones le prendió y corneó. Era evidente la cornada, ya que sangraba en abundancia. Hizo bien en no ponerse el consabido torniquete, que tantas veces repite el doctor don Máximo que no se debe hacer si se va a continuar con la lidia. Mató al novillo/toro y fue trasladado con urgencia a la enfermería, escuchando una merecidas palmas por valiente y casta torera, la que no tenian los novillos.

A Juan del Álamo, tras su 39 novilladas el año pasado, su falta de acuerdo con la empresa para San Isidro y su anunciada próxima alternativa en Santander se le esperaba con ganas y gran expectación. Pues nada de nada. Su lote fue manso, como toda la corrida, pero la lidia de un manso, aun sin casta, puede ser interesante para comprobar su técnica. Siempre fuera de cacho y con falta de concentración, dio la sensación de que no quiso correr el mínimo riesgo, no fuera a dificultarle su alternativa. Durante la lidia de su primer novillo le molestó mucho el viento, pero con su segundo, quinto de la tarde, no pudo en ningún momento con él, no pudo someterle jamás, estuvo siempre el novillero por debajo e incluso a veces a merced del novillo. 

A Víctor Barrio le tocó el mejor lote, dentro de lo mala que fue toda la novillada. Tanto su primero como su segundo tenían un buen pitón izquierdo. Tardó en darse cuenta con su primero pero lo aprovechó algo en su segundo, el sexto de la tarde, aunque fue volteado, sin consecuencias. Esto le hizo cambiar el buen camino que llevaba la faena y perdió una buena ocasión para poder obtener algún trofeo. Barrio, al menos, pudo saludar al finalizar la lidia de sus novillos. Y lo mejor y más emocionante de la tarde fue el excelente segundo tercio que brindaron sus banderilleros en el tercero. Como resumen final del despropósito de esta tarde, con tres novilleros punteros, nos preguntamos qué méritos vio la empresa en esta nueva ganadería para su estreno oficial en la primera plaza del mundo y por qué la aprobó la CAM ¿O es que hay algún “gato encerrado”?

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información