Novillos sin novilleros


  • MARIO ALCALDE: vestido de lila y oro. Dos pinchazos, delantera caída y nueve puntillazos por su tercero. Silencio con leves pitos. Y dos pinchazos y atravesada. Silencio con leves pitos.
  • ANTONIO PUERTA: nuevo en esta plaza, murciano de Cehegín y paisano del retirado Pepín Liria: de grana y oro. Seis pinchazos y estocada y en el quinto ocho pinchazos y media tendida. En sus dos novillos, leves pitos y aplaudido por sus paisanos, que eran bastantes.
  • RAFAEL CERRO: natural de Navalmoral de la Mata (Cáceres): azul cielo y oro. Pinchazo y estocada desprendida, vuelta al ruedo con algunas protestas y estocada atravesada y suelta y diecisiete golpes de descabello. Silencio.

Presidente: D. Julio Martínez Moreno, demasiado benevolente y permisivo con los novilleros para finalizar con sus oponentes, ya que en varios se pasaron del horario que marca el reglamento taurino. Por lo demás, bien, sin problemas.

Tiempo meteorológico: nublado y frío invernal.


Los Comentarios de los aficionados a los toros, que nos encontrábamos en las inmediaciones de la plaza de toros de las Ventas, antes de la novillada, eran similares…El posible ahorro económico por parte de la empresa de no lidiar la novillada anunciada y cambiarla por la que dos días antes se suspendió inexplicablemente por la corrupta empresa adjudicataria, ya que a varios centenares de extranjeros y público ignorante, le imposibilitaron devolver las entradas por su importe equivalente.

A la postre, el ganado que se lidiaría últimamente de “Nazario Ibáñez” este martes no defraudaría, especialmente a los tres novilleros verderones que estuvieron en el ruedo, ya que se encontraron con relativas facilidades de intentar realizar la tarea adecuadamente, en el tercio de la muleta, al total de sus oponentes.

Técnicamente los tres novilleros fueron fotocopias unos de otros, ningún conocimiento de terrenos, ni de pausas, ni del sentido de la medida, ni del temple, ni de la distancia, ni de la colocación, etcétera, etcétera, etcétera. Tampoco tienen el sentido del gusto, ni torería evidente. No quisiera aburrir escribiendo detalladamente todas las faenas, porque aparte serían todas gemelas y sin contenido.

Faenas largas, aburridas, sin transmisión, ni preparación, ni actitud… por parte de los novilleros, un poco menos mal, estuvo Rafael Cerro en algunos pasajes, quite por delantales con el capote, alguna serie con la franela por el pitón derecho, pero siempre por debajo de las cualidades de sus oponentes y siendo muy evidentes las carencias toreras por el pitón izquierdo. El resto, lo de siempre, novilleros poco hechos para tanto novillo.

Los aficionados entendemos que la situación real actual para los novilleros, es cuanto menos, compleja. Pero tampoco vemos, ni de lejos, una promesa para el futuro en el escalafón de novilleros. El futuro próximo correrá peligro, parte de culpa se la achacaremos a los medios de comunicación.¡¡Ya está bien de engaños!! Por el bien de nuestra fiesta Nacional, los jovencitos que empiezan en el mundo de los toros deben tener como modelo y espejo a la verdad del maestro José Tomás y no al destoreo y mentira del tan aclamado por la ignorancia, con todos mis respetos, José María Manzanares. Esto va a ser un verdadero problema, porque los buenos aficionados dejaremos de paladear el toreo bueno.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información