D. Ramón Gutiérrez. Representante de la ganadería de Navalrosal

Joven, lleno de afición y con la esperanza de que estos atributos sirvan para seguir validando en la fiesta una ganadería que sirva de guía a la emoción que falta actualmente en los tendidos de las plazas de toros, según reiteró en varios momentos durante su intervención, se presentó este novel ganadero a la cuarta tertulia de esta temporada invernal que celebró La Asociación El Toro de Madrid. Expectante ante este reto y con mucha sencillez en sus exposiciones, fue desgranando toda la información que encierra la historia de su ganadería y posteriormente le fue demandada a través de las preguntas a que se vio sometido por los aficionados presentes, deseosos de conocer los detalles de su encaste.

Una breve presentación por parte de los ponentes, antes de dar la palabra a nuestro invitado, sirvió para comentar, entre otras cosas, los orígenes de esta casa ganadera junto con su debut en Las Ventas, donde el resultado de sus toros nunca dejó indiferente a nadie y menos, por supuesto, a los aficionados. Debido a su juego, ha habido varios novilleros, como Samuel López y Otto Rodríguez, que han sufrido las secuelas que ha dejado su ganadería en el ruedo venteño a pesar de su corta antigüedad.

A continuación tomó la palabra el ganadero, que expuso con detalle el origen de su ganadería. Fue su abuelo, al adquirir una finca en el pueblo manchego de Fernán Caballero, de nombre Navalrosal, el que inició los primeros pasos con ganado manso, porcino y algo de bravo, pero sin ninguna relevancia. El siguiente paso lo dio su padre que, llevado por su afición, comenzó a jugar a ganadero adquiriendo una punta de ganado a Sonsoles Aboín y a su esposo, el torero segoviano Andrés Hernando y otra a Luis Frías, pero sin ningún propósito de lidiar en plazas, sólo llevado por su afición.

Motivado por la relación que mantenía su padre con Manuel Martín Arranz y el torero José Miguel Arroyo “Joselito”, adquiere a éstos un centenar de eralas, procedentes del fallecido torero Francisco Rivera “Paquirri” y otro lote a Lora Sangrán, de la misma procedencia Núñez, en la línea de Villamarta, eliminando lo procedente de Sonsoles Aboin y Andrés Hernando. Las nuevas eralas fueron tentadas por “El Fundi”. Con este bagaje ganadero ingresa en La Asociación de Ganaderos de Toros de Lidia en el año 1.990.

El elegir este encaste fue una mera coincidencia, posiblemente influenciado por la relación citada con el ganadero y apoderado Manuel Martín Arranz. Comentó que comenzaron a lidiar sin muchas pretensiones en novilladas sin picadores y en festivales. Toreros como Dámaso González llegaron a torear novillos de su ganadería. Por este motivo pudieron observar que el comportamiento de sus astados era complicado en novilladas sin picar, poniendo en muchas ocasiones en evidencia a los jóvenes toreros que se enfrentaban a ellas. Debutaron con caballos en el pueblo toledano de Orgaz, donde el resultado de la corrida fue satisfactorio. Este hecho le abrió muchas plazas, tanto de la Comunidad de Madrid como de otros lugares de la geografía española.

En septiembre de 1.997 se presentan en Las Ventas con una novillada que salió muy dura, resultando corneado el torero venezolano Otto Rodríguez. Desde esa fecha no han faltado a la cita venteña anual, eso sí, con novilladas y sobreros, con lo que nuestro invitado hace una referencia al ganadero Alejandro Vázquez, el cual también ha lidiado en esta plaza muchos sobreros de este mismo encaste. A pesar de esto, considera que Madrid les ha dado todo lo que son como ganaderos, ya que esta plaza tiene mucha repercusión en el panorama taurino, por lo que suelen darle preferencia a esta plaza a la hora de vender el ganado cada temporada. El inconveniente que tiene su ganadería para lidiar corridas de toros en Las Ventas son las características de su encaste y la cortedad de sus camadas. Respecto a su encaste, explica que el toro de encaste Núñez es un toro justo de caja, apretado y bajo, siendo condiciones casi insalvables para esta plaza y al ser una camada corta es complicado sacar una corrida para Madrid. A sus toros les cuesta superar los 520 ó 530 Kilos, sin embargo, en novilladas no tienen problemas. Suelen sacar 2 ó 3 corridas de toros y 4 ó 5 novilladas al año. Y acuden a muchas plazas destacadas en el ámbito taurino, como son Arganda del Rey, Villa del Prado, Calahorra, Cintruénigo y Roa de Duero entre otras y en muchas de ellas repiten casi todos los años.

Como suele ser habitual en este tipo de ganaderías de camadas cortas, comentó el ganadero que comienzan a aparecer problemas de consanguinidad. En la actualidad tiene 130 vacas de vientre y desde la compra realizada de lo procedente de “Paquirri” no han refrescado su ganadería. En honor a la verdad, tampoco hay mucho donde elegir de este encaste. Con la finalidad de aminorar este problema, en su ganadería tienen formadas cuatro familias, las cuales suelen llevar por separado pero, debido a la cortedad, han llegado a un punto en que es imposible mantener la independencia entre ellas. Por este motivo – y debido a las buenas relaciones que mantienen con la familia Lozano, propietaria de la ganadería de Alcurrucén – les cedieron un semental, al cual le asignaron un lote de 25 vacas. Teniendo en cuenta que este encaste procede de la línea de Parladé-Rincón-Núñez y la suya de Villamarta, el cruce Rincón-Villamarta lo llevan por separado. Este año comenzarán a ver los resultados de los productos del cruce, hecho que le ha llenado de impaciencia. Lo que trata de buscar con este cruce es darle más caja a lo que poseen de Villamarta y de paso intentar solucionar el problema de la consanguinidad, ya que de seguir así su ganadería se convertirá en un encaste minoritario. Actualmente las reses pastan en la finca “El Cercado”, en Llerena (Badajoz).

Una vez iniciado el ciclo de preguntas, el ganadero expuso las características de sus toros, y las diferencias entre las líneas Villamarta y Rincón. Se comentó que la lidia de capote con el toro de Rincón-Villamarta era muy complicada. El ganadero expuso que ha intentado aclimatar sus toros al capote, pero le ha resultado muy complicado. Al hilo de este comportamiento, argumentó que su encaste tiene unas características muy peculiares de salida, ya que son toros que suelen salir sin fijeza, hasta que distinguen a su enemigo, hecho que suele ocurrir durante la faena de muleta, donde suelen romper y es a partir de aquí donde suele verse al toro en toda su dimensión. En los anteriores tercios, como ven a mucha gente en el ruedo no suelen sacar fijeza. Destacó que han vendido algunos toros para las calles de Castellón y no han dado el resultado que se esperaba de ellos, debido a la masificación de gente en este tipo de espectáculos, donde el toro termina aburriéndose.

Habló también sobre un toro suyo lidiado por Uceda Leal, que pesó 520 Kilos en medio de una corrida de “atanasios”. Sobre el peso temía el ganadero protestas en la plaza, pero no fue así. Una vez que se analizó el comportamiento del toro y después de unas buenas series del torero con la mano izquierda, se demostró que en cuanto el toro vio al torero cambió su comportamiento y la gente se olvidó del peso de la tablilla. Respecto al peso y trapío del ganado que se lidia en las plazas, aportó uno de los asistentes que las figuras torean toros con peso pero sin trapío. En cuanto a Madrid en particular, comentó nuestro invitado que el problema que existe en esta plaza es que los toros van directamente del camión a la báscula y como el toro pierde mucho peso durante el viaje necesita un par de días para tomar de nuevo su verdadera dimensión. A pesar de esto, su ganadería ha sido muy poco protestada en Las Ventas.

Sacó a relucir el ganadero a varios toreros que han toreado ganado de su encaste: Salvador Cortés, Francisco José Palazón, Reyes Mendoza, Fernando Adrián, que llegó a indultar un novillo de nombre “Rulero”, en el pueblo madrileño de Villa del Prado. Sobre este hecho destacó el ganadero que no pudieron salvarle la vida en la finca debido a las heridas profundas que le habían causado durante la lidia. Como consecuencia de ellas llevaba dañado uno de los pulmones. Así las gastan los picadores en las plazas donde actúan. Sobre el toro indultado en San Agustín de Guadalix, de nombre “Cojo II”, lidiado por Sergio Martínez en 2004, dijo que sigue padreando en la ganadería. Destacó igualmente una faena del torero Reyes Mendoza en las Ventas en el año 2002 a un novillo de su ganadería que le gustó mucho, pero el torero falló con el acero. Comentó el ganadero otro detalle. En cierta ocasión el desaparecido comisario José Manuel Sánchez, conocido cariñosamente por los aficionados como “El Pajarita”, que presidia el festejo, le comentó que se quedó con las ganas de darle la vuelta a un toro de su ganadería, pero el público no tuvo la misma opinión.

Habló también del toro “Topito”, de procedencia puro Villamarta, comentando que estos toros son poco homogéneos en su comportamiento, sin embargo los de procedencia Rincón-Núñez-Alcurrucén son más regulares. El encaste de Rincón cruzado con lo de Villamarta suele atemperar un poco el comportamiento de estos últimos. Destacó también que lo de Núñez no suele entregarse en el caballo y por ese motivo suelen tener más recorrido en la muleta.

Se considera nuestro invitado partidario del toro agresivo, fiero. No admite el espectáculo taurino sin emoción. Valora la labor del torero cuando el toro muestra su agresividad y es exigente con el torero, considerando que una figura del toreo debe tener los recursos suficientes para salir adelante con el toro-toro, ya que esta es la única forma de considerarlos superhombres. Sobre los métodos de selección y contestando a una pregunta, el ganadero contestó que es fundamental el comportamiento de las vacas en el caballo y aquélla que no cumpla con los mínimos requisitos exigidos por él, 8 o 9 puyazos, no pasa a la muleta. Aportó también que el toro que tentó el torero y hoy apoderado, Fernando Cepeda, estuvo padreando 2 años en su ganadería.

Salen a relucir en la tertulia las fundas que colocan a los toros, ya que es una condición antinatural que imponen los ganaderos, sin conocer realmente el alcance que pueda tener este hecho a medio o largo plazo sobre el comportamiento de estos animales. El ganadero defendió su teoría debido a que sus toros se pegan mucho y cuando lo hacen en el campo tienen problemas para separarlos. Ante estos hechos, las fundas les vienen muy bien, sobre todo para la seguridad, aunque verdaderamente ha notado que el cuerno tiene un desarrollo distinto con ellas. En los corrales de las Ventas se le han matado ya tres toros. Comentó que no ha notado cambios en el comportamiento de sus toros por este hecho. Respecto al mueco, lo considera antinatural pero lo prefiere antes que tener que dormir a un toro y en muchas ocasiones es necesario, sobre todo para el tema sanitario.

Varios asistentes aportan su opinión respecto a este tema. Se comentó que los toros acusan este hecho, observándose que no suelen rematar en tablas como lo hacían antes y son más complicados para torearlos de capote. Otro aficionado aporta que la corrida celebrada en el pueblo vallisoletano de Laguna de Duero fue muy dulce para los toreros, apuntando que después de conseguir la calidad en una ganadería, a continuación suele aparecer la mansedumbre. Ante este hecho apuntó el ganadero la opinión de su padre, al cual le asusta la calidad de los toros, aunque él la prefiera unida a la casta y la agresividad que llega a los tendidos. En una palabra, busca en sus toros que el torero tenga que pelearse con su enemigo y ganarle la batalla con los medios que debe atesorar una figura del toreo, es decir valor, inteligencia y recursos, trasmitiendo con ello el sentimiento de riesgo que debe existir siempre en la pelea entre el hombre y la bestia. Respecto al comportamiento de su ganadería, sale a relucir el novillo de nombre “Tomillero”, lidiado en Las Ventas en el año 2002. Después de salir coceando del caballo de picar terminó siendo un manantial de casta, haciendo cierta la teoría escrita sobre el comportamiento del toro de Núñez.

Respecto a la situación actual de la fiesta expresó que lo ve muy complicado. El ganado está más barato que nunca y el pienso y la paja, más caro. Estos productos han subido mucho de precio y ante esta situación es muy difícil mantener una ganadería. El romanticismo está muy bien, pero no para perder dinero. Aunque en la actualidad no lo considera un negocio, disfruta con lo que hace. Destaca la unión que existe en el colectivo de los toreros de plata, hecho que no ocurre entre los ganaderos y cree que poner unos precios mínimos en las corridas no llegaría a ninguna parte. El precio que tiene en la actualidad el ganado bravo no cubre ni la alimentación.

Destacó también la medida tomada por algunos toreros, miembros del G-10, que han llegado a regalar el 20% del aforo de algunas plazas con el fin de fomentar en los jóvenes su asistencia, añadiendo que el público está dejando de ir a los toros porque, a su entender, son caros y por otro lado se ha dejado de ver en las plazas esa chiquillería que acompañaba antes a los toreros a la entrada de la plaza, ya que con el tiempo esos chavales eran la base de los aficionados que acudirían a los festejos cuando fuesen mayores.

Se le preguntó por sus tentaderos. Dijo que cuando tienta suele invitar a las escuelas taurinas de Madrid, Moralzarzal, Aranda de Duero y los toreros que suelen acudir son Fernando Adrián, Serafín Marín, Fernando Robleño, El Fundi, Iván Fandiño, Antonio Ferrera…Como puede observarse, figuras del toreo, muy pocas.

Otro tertuliano aportó que el encaste Núñez es una fuente de casta y cuando un ganadero la busca durante la selección siempre la ha encontrado, superando incluso lo previsible, aportando como dato las ganaderías de Conde de la Maza, Manolo González, Carriquiri…

Salió a relucir el tema de la Unión y la Asociación de ganaderos. Comentó nuestro tertuliano que en tiempos pasados sí existía diferencia entre ellas, ya que los de la Unión se consideraban de primera y los otros de segunda, pero en la actualidad esa diferencia no existe. Considera a sus toros duros de patas y por este motivo suelen amorcillarse y les cuesta caer, por lo que los puntilleros tiene que tener mucho cuidado de no levantar a un toro de este encaste. Respecto a si los ejercitan en algún espacio reservado para el ejercicio en el campo, comentó que no, que sólo los mueven en los cercados, como siempre han hecho los ganaderos, ya que el toro es vago por naturaleza. Suelen mover a los que más se pelean, pues de esta manera tratan de cansarlos hasta que se les pasa el enfado y buscan el descanso de la dehesa en lugar de “la bronca”.

Cuando llegó la hora de la despedida todos agradecimos a nuestro invitado su participación con un fuerte aplauso, por habernos hecho pasar una tarde muy agradable hablando de toros, trasmitiéndole con ello el sentimiento de cada uno de presentes. Gracias, ganadero.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información