Sergio Aguilar. Matador de Toros

Comentan los que saben de esto que los toreros tienen que hablar en la plaza, con el capote, la muleta y el estoque. Eso fue lo que hizo el torero Sergio Aguilar en Las Ventas del Espíritu Santo el día 19 de agosto de 2012. Torear con la mano izquierda como lo hubieran hecho los propios ángeles, olvidándose del cuerpo. Colocándose en su sitio, dándole las ventajas al toro, sacando la muleta por debajo de la pala del pitón y lo más importante, con temple y mando. Pero como dice otro dicho: “Poco dura la alegría en la casa del pobre”. Llegó la hora de matar y el torero falló a espadas. Fue una corrida que le pudo cambiar la vida. Este hecho le hizo llorar por dentro, no entendiendo cómo esta faena tuvo repercusión en los aficionados y no en las empresas para futuras contrataciones ¿De qué le valió haber bordado el toreo al natural? Para nada. Si esta faena la hubiera hecho un personaje de los llamados figuras aún se estaría hablando de ella, pero…

Sergio Aguilar
Comenzó la tertulia con una breve exposición de uno de los ponentes de la mesa, el cual comentó que los que estaban en la plaza esa tarde se emocionaron, aunque el torero se llevó la peor parte. Lo suyo fue el sufrimiento y la desesperación, aunque muchos aficionados, los que sienten el triunfo del torero, se marcharon de la plaza con esa tristeza que embarga el ánimo cuando se comprende la desgracia ajena. La única esperanza que mantenía viva el torero era que la empresa tuviera en cuenta este hecho en la próxima temporada. Hasta la fecha, no ha habido nadie que haya recordado esta faena para contratarlo. Bueno, la directiva de la Asociación el Toro de Madrid sí y por eso estaba esta noche en Casa Patas como invitado.

Nació el torero en Madrid y comenzó su relación con el toro a través de su padre, que fue novillero y de Miguel Ángel Cañas, con el que comenzó a entrenar y fue el que le dio el último “empujón” para hacerse torero. Un tertuliano le apuntó que alguien tenía que indicarle que lo que le faltaba es que creyera en sus posibilidades como matador. Estuvo en la Escuela de Tauromaquia de Madrid y debutó con picadores en San Cristóbal, Venezuela, el 27/1/1999. El hecho de debutar en América lo justificó el maestro debido a la prontitud de la feria con relación al comienzo de la temporada en España. Se presentó en las Ventas 9/4/2000, con Sebastián Castella y Alberto Álvarez. Tomó la alternativa el 4/6/2003, de manos de Joselito, que le cedió el toro “Venezolano”, de la ganadería de Partido de Resina

Después del relato de la corrida del 19 de agosto pasado en las Ventas, donde el acero le privó de un triunfo sonado y mostrando un rostro anguloso y serio, donde posiblemente hayan quedado marcados los acontecimientos que se han ido produciendo en su carrera profesional, comenzó el torero agradeciendo a los aficionados presentes la admiración que le profesan como torero. El hecho de ser una persona de pocas palabras, varias de las preguntas de los aficionados tuvieron que convertirse en respuestas, ya que el matador no quiso mostrar en varias ocasiones su opinión a temas que fueron apareciendo durante la tertulia. En ningún momento tuvo palabras de agravio para ningún compañero de profesión, amparándose en que cada uno es como es y no había nada más que decir. 

Explicó la cogida que le ocasionó una lesión en la rodilla (rotura de menisco y ligamentos cruzados) que le tuvo alejado de los ruedos durante 11 meses. Se marchó a un centro médico de Houston (EEUU), especializado en deportistas de élite, para que le solucionaran el problema y cuando comprobaron su estado no podían comprender cómo había sido capaz de matar así a su primer toro y luego también a su segundo en esas condiciones. 

En Bilbao, en el año 2010, un toro de Alcurrucén le pegó dos cornadas, una en el muslo y otra en la garganta, comentando que es el riesgo a lo que se exponen los toreros. La cornada en la garganta fue algo diferente a la sufrida por el diestro Julio Aparicio, ya que a éste le cuerno le salió de frente y sin embargo a él el pitón siguió hacia arriba, aunque afortunadamente no llegó al cerebro y se quedó en la nariz, que tuvieron que recomponerle. Sobre la corrida goyesca celebrada el 2 de mayo del pasado año en Las Ventas, con toros de Los Bayones, dijo haberse sentido muy satisfecho del resultado, pero que junto con la ya comentada de agosto de ese mismo año, las empresas siguieron ignorándole, añadiendo que éstas van por otro camino diferente al suyo. 

Pese a haber sufrido varios percances importantes en su carrera, en el año 2008 resurgió en Cenicientos, en el denominado Valle del Terror, con astados de José Escolar Gil. Uno de sus toros, que estaba reparado de la vista y de condición incierta, “repartió leña” a toda la cuadrilla, pero el torero estuvo muy valiente: Su compañero de cartel, Rafaelillo, le comentó con sorna: “Que no te coja este toro porque si no, luego te mato yo”. El humor, aunque fuera en una tarde épica, que no faltara. En esta corrida sí estuvieron presentes en directo las TV autonómicas pero, sin embargo, la repercusión fue mínima. En la rueda de preguntas, se le comparó con Roberto Domínguez, que fue un torero que no terminaba nunca de romper durante los inicios de su carrera hasta el día en que mató seis “victorinos” en Las Ventas. Reconoció que por unas circunstancias u otras todavía no ha cuajado una tarde completa en Las Ventas. A pesar de llevar 10 años de alternativa, aún no ha llegado a matar ni cien toros. Se le comentó también que sus faenas dejan un sabor agridulce entre los aficionados y que, pese a todo, consideramos que hay muchos toreros que están a años luz del toreo sentido y profundo que atesora nuestro invitado. Dijo que este año torea en Valdemorillo una corrida de Victorino Martín. Alguien apuntó que Alejandro Talavante tenía que haberse anunciado con él en la corrida de Victorino en la próxima Feria de San Isidro. Y también le criticaron que lo que le hace falta es que se lo crea él, porque los demás sí creemos que puede llegar a ser un torero importante. 

Respecto a los encastes, respondió el torero que se encuentra muy a gusto con el encaste de procedencia Núñez y aunque toros de otros encastes se muevan más, le cuesta acoplarse más a ellos porque no humillan tanto. En cuanto a sus referencias toreras dijo que han ido cambiando con el tiempo. Sus primeros referentes fueron Joselito y Uceda Leal, ya que procedían de su misma escuela taurina. Posteriormente fue José Tomás. Y de los toreros antiguos, admira a Pepín Martín Vázquez y a Manolete, entre otros.

En relación con el monoencaste y el tipo de toro que están matando las figuras, el torero madrileño comentó que para cambiar este sistema harían falta muchos años y un cambio de actitud en el público. Creemos que cada uno de los asistentes pensaría que muchos menos de los que se ha tardado en que la fiesta desemboque en esta situación. Lo que hace falta es que alguien mueva ficha respecto a los privilegios de las figuras. En cuanto a las ganaderías minoritarias, cree que es muy difícil mantenerlas solo con la afición de los ganaderos, especialmente si no puede lidiar después sus productos. Dijo que es necesario que haya diversidad de encastes para que no se caiga el tinglado de la fiesta, algo parecido a lo ocurrido a la cubierta que unos días antes habían instalado en Las Ventas. Los datos están ahí, hay toreros que matan camadas enteras de determinadas ganaderías, como también hay toreros que no hubieran sido figuras sin el ganado denominado duro. Nuestro invitado, en particular, sueña con matar una corrida de Alonso Moreno en solitario y por supuesto triunfar con ella. 

En cuanto a su situación actual añadió que él no está en condiciones de elegir nada y si llega el día de poder elegir hará lo que esté a su alcance en ese momento. Comentó que en la actualidad hay mucha diferencia entre un “petardo” cuando lo da una figura o si lo diese Sergio Aguilar, aunque este hecho no le preocupa al torero. Y añadió que, por ejemplo, Antonio Ordoñez pegó muchos “petardos” en su carrera, pero cuando toreaba de verdad el aficionado se olvidaba de lo pasado. Y es que en la actualidad, cuando una figura fracasa, la “prensa servil” culpa de ello al tendido 7, sin embargo, de él o de otros no dicen lo mismo. En cuanto a las novilladas apuntó el torero que es muy complicado que chavales sin experiencia toreen novillos procedentes de ganaderías exigentes, saliendo a relucir que, en Las Ventas, se anuncian novilleros que no tienen la experiencia suficiente para enfrentarse, primero al efecto mediático de la plaza y segundo al ganado que exige esta plaza, diciendo que la afición debería ser más benévola con estos chavales. Esto último se le rebatió con firmeza y alguien apuntó que para eso ya vienen acompañados por sus incondicionales de los autocares, que piden las orejas sin medir la faena que han realizado. 

Respecto a la opinión que tiene nuestro invitado de la fiesta en Francia, comentó su experiencia de que en una ocasión comenzó muy bien la lidia con un toro, sin embargo en el caballo el picador se excedió en el castigo al ponerle cuatro varas y cuando el toro llegó a la muleta lo acusó. A pesar de todo, el público reaccionó de una manera positiva en cuanto a la valoración de su labor y al año siguiente lo contrataron de nuevo, hecho que se le está resistiendo en España, donde a los toreros se les mide por el número de orejas cortadas. En cuanto al concepto de su toreo, dijo que le ha permitido torear, tanto al toro malo como al bueno, recordando como dato un toro de la ganadería de Gerardo Ortega en el año 2010. En su accidentada carrera, llena de percances que le han frenado, le han ocurrido detalles puntuales que en determinados momentos no le han permitido triunfar. Se le acusó de ser un torero frío y que posiblemente sea una de las causas de que su arte no llegue a los tendidos como él esperaba, pero lo que realmente le preocupa es que el público no salga de la plaza con una opinión indiferente de su actuación. Y añadió que su estado de ánimo ha influido mucho en la ilusión que ha puesto en su toreo.

Sobre su futuro inmediato comentó que, en la actualidad, nadie de la plaza de Madrid ha contactado con su apoderado para su contratación. Dijo sentirse muy a gusto con Juan Reverte, ya que la parte económica no es lo más importante de su relación. Salió a relucir su pasado vínculo con Emilio Ontiveros, sobre lo cual el torero expresó su deseo de no comentar nada, con el fin de evitar cualquier polémica al respecto. Los presentes, como era de esperar, respetaron su opinión. Se le hizo un comentario respecto a su debut en Madrid como novillero, donde tuvo como compañero de cartel a Sebastián Castella y se comparó la situación actual del torero francés y la suya, respondiendo nuestro invitado que cada uno está donde realmente tiene que estar de acuerdo a su valía y a sus logros. 

Y volviendo a los encastes dijo que, dependiendo del tipo de toro, él va a la plaza con una disposición u otra. Al principio se preparaba más cuando le tocaba lidiar corridas duras aunque hoy ya no lo hace. Recientemente estuvo tentando en la ganadería de José Escolar Gil y respecto a los tentaderos, comentó que actualmente está apadrinando a un novillero, Francisco Pajares, pero que no puede ofrecerle nada debido a que él está en la misma situación de precariedad, salvo llevarlo a los tentaderos y ofrecerle alguna oportunidad de tentar alguna becerra, añadiendo que hoy, sin padrino, los novilleros no tienen nada que hacer en esta profesión. En esta línea comentó que en sus comienzos también llegó a “hacer tapia” en algunos tentaderos de diversas ganaderías. Y dijo que estuvo en una ocasión en la ganadería de Los Eulogios y lo que tentó fueron añojas y claro, dada su situación, no le pareció totalmente correcto este hecho, ya que no le aportó nada, pero agradeciendo en el fondo el detalle del ganadero, añadiendo que debido a su condición de “modesto” ha tenido que ofrecerse en algunas ganaderías para tentar.

Comentó un aficionado que creía que cuando los toreros modestos acuden a la plaza no dan todo lo que se espera de ellos, como al parecer le ocurre al torero Andrés Palacios y el matador lo justificó diciendo que estos hechos se pueden producir por falta de afición y otras causas. Dicho lo cual, nuestro invitado determinó que ante una situación de este tipo lo mejor es marcharse a casa.

Con el propósito de desmitificar las ganaderías duras, se comentó en la tertulia que muchas figuras han triunfado con ellas, poniendo como ejemplo a Luis Francisco Esplá, Curro Díaz, resaltando en este torero el trasteo a un toro de Cuadri y la faena de Morante de la Puebla a un “victorino” en Bilbao. Respecto a su relación con Corbacho, con quien estuvo en sus comienzos, comentó que es una persona que imprime mucho carácter y tiene un concepto muy bueno del toreo. Sobre las fundas de los toros dijo que él no ha notado diferencias de embestida entre los que las usan y los que no, aunque considera que es una manipulación del toro y eso no le gusta. Un tertuliano comentó que debido a las fundas se está perdiendo el toreo de capa, ya que los toros han cambiado su comportamiento de salida. Respecto a los periodistas que tratan de manipular las informaciones con el fin de beneficiar a las figuras, de las cuales reciben prebendas, decidió no comentar nada, ya que no quería echar piedras sobre su propio tejado. 

Los aficionados tampoco lo deseamos. Y menos a los toreros modestos que dan todo lo que saben y tienen que enfocar su carrera con los toros que las figuras no quieren torear, aunque muchas veces tengan tantas o más cualidades que ellas. Los aficionados le deseamos lo mejor a este torero, del que su mano izquierda hizo vibrar las emociones de los aficionados toreando de verdad en agosto de 2012. Gracias, suerte y hasta siempre, torero.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información