Sobre la alternativa de Juan Belmonte

Tras el excelente artículo de nuestra presidenta Yolanda, que cerró el reciente nº 43, correspondiente a octubre de 2013, de nuestro boletín La Voz de la Afición, recordando la corrida de la alternativa de Juan Belmonte, celebrada el 16 de octubre de 1913 y cuyo centenario acabamos de cumplir, muchas son las dudas que se han levantado sobre dicho histórico evento.

He creído conveniente que el Servicio de Documentación de la Asociación El Toro de Madrid, del que se me confió en su día la responsabilidad por parte de la Junta Directiva, debía dar las posibles respuestas a todos esos interrogantes que han surgido entre nuestros asociados, especialmente entre los más jóvenes, sobre lo acontecido en ese día tan señalado y nada mejor que adjuntar todos los documentos que por ahora hemos podido recopilar y que aquí están adjuntos y se pueden ver con todo detalle. Como puede verse, los espectadores de entonces eran mejores defensores de sus derechos que los de ahora, pues hace años que no recordamos un conflicto de orden público en la plaza (provocado siempre por los taurinos, esto que no se olvide). El último, que yo recuerde, fue el del rabo otorgado a Palomo Linares por el comisario señor Panguas, quien fue cesado de su cargo de presidente, por cierto, a la mañana siguiente. Y creo que en los últimos tiempos, estos taurinos nos han dado más de un motivo para invadir el ruedo. “Los del 7 ahora somos unas madres”, añado personalmente. 

Como puede verse, los cronistas que escribieron sobre el acontecimiento ni siquiera sabían cómo se llamaban ni de quién fueron los sobreros, pues la mayoría de éstos salieron sin divisa. Sólo en el libro de Rafael Hernández titulado “Historia de la plaza de toros de Madrid (1874-1934)” hemos podido saber que el primero-tris, con el que se doctoró el “Pasmo de Triana”, se llamaba Larguito y era del hierro de la ganadería de Olea. Quede pues este dato para la historia de la Tauromaquia.

Y antes de dejar que nuestros inquietos y curiosos lectores se pongan a devorar las informaciones de la época que aquí les adjuntamos, queremos aconsejarles leer (o releer, si es que ya lo hicieron anteriormente) el maravilloso libro de Manuel Chaves Nogales titulado “Juan Belmonte, matador de toros”. Si son buenos lectores, aunque sean poco aficionados, disfrutarán con la prosa inigualable de su autor. Pero es que, además, el libro destila humor y socarronería y se lee casi de un tirón, sonriendo contínuamente con las anécdotas que allí se describen y que jalonaron la vida de Juan. 

Otros escritos de interés:

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información