D. José L. Martín Lorca y D. José C.Escribano, ganadero y representante de Martín-Lorca

Acudieron los invitados a la tertulia con alguna desconfianza, motivada posiblemente por la fama y la exigencia que esta Asociación lleva a cabo en su línea editorial, arrastrando con ello a personas que viven la fiesta con sentimiento, tratando de conseguir la pureza que el taurinismo está desmochando. De los únicos que tendrían que protegerse los ganaderos de verdad sería de ese grupo de señores que manipulan la fiesta a su antojo, acercándola cada día más al borde del precipicio de sus intereses particulares y si para ello tuvieran que llevar a cabo acciones deshonestas no nos cabe ninguna duda que lo harían, si es que no lo están haciendo ya, añadimos nosotros. 

tertulia taurina Después de un breve comentario por parte de los miembros de La Asociación que componían la mesa de ponentes, eśtos trataron de resaltar, primero, que el espíritu de los aficionados presentes se mantendría hasta el último resuello y segundo, una breve exposición de la historia personal y particular de nuestros invitados, destacando que el juego de sus toros les ha permitido estar en Madrid por méritos propios, haciendo alusión a las corridas de las últimas temporadas, donde destacaron los toreros Eduardo Gallo, David Mora y Paco Ureña. 

A continuación se le dio la palabra al ganadero y lo primero que expuso sarcásticamente fue que el ponente había comentado detalles de su vida de ganadero que él mismo desconocía. A través de esta introducción pudo comprobarse su facilidad en la exposición, basada en la sencillez de sus planteamientos y poco a poco fue ganando la confianza que él creía necesaria, comentando que acudía a la tertulia con respeto y temor debido a la opinión que tiene de esta Asociación. Continuó exponiendo sus comienzos profesionales como recepcionista en el hotel Miramar, de Málaga y después de una preparación llevada a cabo en algunos países de Europa, entre ellos Suiza, sacó a relucir su casta como empresario y saltó al ruedo de los negocios hoteleros, comenzando en lo relativo a los tour-operadores, pasando posteriormente a adquirir el hotel Ángela de Fuengirola. 

Su afición taurina nació durante su infancia, asistiendo a las corridas acompañado de su padre y en muchas otras ocasiones colándose en la plaza sin pagar. Describió con mucha nostalgia que fue testigo del mano a mano celebrado en Málaga entre los toreros Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez, aunque matizó que los toros lidiados fueron unos “chotos”. En la etapa en que estuvo trabajando en un hotel en Málaga, en él se hospedaban los toreros y este hecho le permitía mantener contacto con ellos, los cuales le regalaban entradas para las corridas. Su afición y el saneamiento económico personal, conseguido a través de su trabajo en la hostelería, le llevó a realizar unos de sus sueños: formar una ganadería de reses bravas. Para ello adquirió en 1990 la ganadería de Antonio Doblas, que lidiaba como Doblas-Alcalá, eliminando todas las reses y formándola de nuevo con reses Cebada Gago, Torrealta y El Torero y adoptando un hierro propio con una L y una M entrelazadas. Para este proyecto adquirió la finca La Navarra en el termino sevillano de Castillo de Las Guardas. También posee una cuadra de caballos en Fuengirola, denominada Yeguada Indalo, formada con ganado de Beca Belmonte, Martínez Botoix, Blanca Domecq, etc…
En su etapa en el mundo taurino ha sido apoderado, empresario y ganadero, en una palabra, ha tocado todos los palos de la baraja taurina, donde todas las cartas deben estar marcadas, sobre todo las que utilizan los taurinos, añadimos nosotros. Apoderó también al torero malagueño, Miguel Márquez, con el que mantenía una gran amistad y de esta etapa le vino la idea de hacerse ganadero. Como empresario, gestionó durante siete años la plaza de Burgos y cinco la de Málaga, aunque reconoció que esto le costó dinero. Añadió que antes de dejar la gestión de la plaza de Burgos le propuso al Ayuntamiento unas modificaciones para no tener que derribarla pero no aceptaron. Sobre el tema del derribo del coso de El Plantío comentó que le había expuesto al alcalde que no le parecía el momento ideal para llevarlo a cabo, ya que le parecía que la idea del edil era hacer pisos en los terrenos y esta época no era la ideal para esta operación.

Siguió explicando que su hija estudió veterinaria y durante la carrera conoció a un joven que era ingeniero agrónomo, con lo cual pensó que si su relación se formalizaba, como así ocurrió, ya tenía los pilares fundamentales para apuntalar su afición por la ganadería. Este joven se convirtió con el paso de los años en su yerno y actual representante. En cuanto a la formación de su vacada, nos dijo que le compró 50 vacas al ganadero Cebada Gago, explicando que la razón era que en aquella época don Álvaro Domecq estaba tratando de ligar sangre de Cebada Gago con Torrestrella para darle más casta a su ganadería. Manifestó luego que tenía mucha estima por el desaparecido ganadero, al que consideraba un sabio. Como en aquella época el ganado de Cebada Gago tenía poca venta se decidió también por la rama de Domecq, pero haciendo hincapié en lo puro de este ganadero, tratando de diferenciarlo de la degeneración en que se encuentra en la actualidad esta ganadería y sus derivados. En cuanto al rendimiento económico, comentó que hay pocos ganaderos que hagan rentable este negocio y la mayoría lo mantienen porque se consideran unos románticos. Se lamentó también de los toreros que se han anunciado con sus toros, ya que a su criterio varios de ellos no han estado a la altura de su ganado, restándole con ello un posible triunfo. 

El otro invitado, el representante de la ganadería, don José Carlos Escribano, comenzó su exposición haciendo un resumen de la procedencia de su encaste, del cual hizo alusión en varias ocasiones que lo consideraba como propio. Los aficionados asistentes no tenemos nada que objetar, lo único que deseamos es admirar a los toreros, poniendo como condición que los toros, cuando salgan a la plaza, causen respeto en los tendidos, independientemente de su procedencia, hecho que no se cumple lamentablemente. La ganadería fue formada inicialmente con reses de Cebada Gago, Torrealta y Juan Pedro Domecq. Compraron a Torrealta las hembras que habían parido hembras, ya que las que habían parido machos las compró Antonio Bañuelos, formando de esta manera su ganadería, “la del frío”. En cada una de ellas buscaban una característica. En Torrealta, la nobleza, a través de Maribel Ibarra. En Cebada Gago buscaron la transmisión a través de la casta y en Juan Pedro Domecq la bravura. Con estos mimbres formaron la ganadería y su primer triunfo fue en Málaga, donde consiguieron que salieran a hombros los tres toreros, marcando con ello un antes y un después en la cría del toro de lidia. El hierro lo adquirieron a Antonio Doblas. Como dato complementario, comentó que el toro Ajustador había padreado ya con las vacas que compraron a Torrealta y Fiscal fue el que formó la ganadería de Cebada Gago.

Pero con el tiempo se presentó la falta de fuerza, hecho que tuvieron que solucionar con una selección escrupulosa y una atención especial a la alimentación y la sanidad, las cuales consideran indispensables. En la actualidad tienen como veterinario al señor Fortes, el cual pertenece a la Unión. Sobre el año 2000 trataron de darle a la ganadería una línea más encastada, buscando también más volumen con el fin de poder entrar en otras plazas más importantes. Para ello adquirieron un semental de El Torero. Con esta evolución han conseguido entrar en Madrid. En la feria de San Isidro, un sobrero de su ganadería fue lidiado por Antonio Ferrera, ofreciendo buen juego Consideran su ganadería como encaste propio, argumentando para ello que los sementales que tienen en la actualidad son ya propios de tres generaciones de su ganadería. En la actualidad poseen 450 cabezas de ganado, entre ellas unas 150 vacas de vientre. Tientan al año unas 60 hembras, de las cuales aprueban solamente un 30%. Los sementales están cubriendo desde el día de Reyes hasta junio y sobre la alimentación comentó que varía en función del año, suplementándola en las vacas al inicio de la parición, ya que consideran que es cuando más lo necesitan. Las vacas las tientan con 2 años y las seleccionadas pasan a ser cubiertas por los sementales con 3 y aunque ese año sea improductivo, lo consideran importante, ya que el animal está más formado. Respecto a la tienta de sementales, han probado distintas maneras, incluso con ramitas, pero en la actualidad lo hacen en la plaza y los “queman”. Consideran fundamental el juego de las vacas en el caballo, dándole una importancia secundaria a la muleta, ya que consideran que ésta depende más del torero que de las condiciones de los animales. Si durante la tienta se presenta alguna diferencia de criterios, la última palabra la tiene el ganadero. “La experiencia en este oficio es fundamental”, añadió. 

A una pregunta de un contertulio, comentó que no consideran oportuno la retienta en las reses. Y siguieron diciendo que a su finca van a tentar muchas figuras, ya que su ganado les hace entrenarse a fondo, pero cuando tienen que elegir sus toros, se olvidan de su ganadería. Considera que el 80% del ganado que torean las figuras son de ganaderías comerciales. A mi entender creo que ha sido muy generoso con ellos. Cuenta como anécdota que cuando Curro Romero tentaba en su finca lo que más le gustaba era comerse un cocido de garbanzos, ya que lo consideraba como una premonición del triunfo en Sevilla. Al parecer, tampoco el torero de Camas hacía ascos al vino tinto. Como respuesta a otra pregunta, los invitados respondieron que no les gusta hacer correr los toros, pero sí que anden, ya que al parecer cuando corren toman querencias de volver la cabeza para saber donde están los caballos y han podido comprobar que después lo hacen en el ruedo. No son partidarios de las fundas, consideran que es una manera de encubrir el fraude. Para el ganadero el torero es el mayor enemigo del toro, ya que sus veedores se encargan en las ganaderías de humanizarlo, añadiendo, que tanto como ganadero como empresario, se ha visto en muchos momentos presionado por los toreros y que para éstos la crisis no existe. Cuando los ha contratado siempre han impuesto su caché, sin tener en cuenta el momento económico que vive el país y como consecuencia, la fiesta, rematando que el dinero se lo llevan las figuras, y los modestos los toros en puntas y algunos ni cobran. Dicho queda.

Actualmente poseen dos hierros, el segundo es a nombre de “Escribano-Martín”, formado en 1998 con las mismas reses de Martín Lorca al amparo del artículo 5 bis b) de los estatutos de la UCTL. El tener dos hierros es solo desde el punto de vista comercial, ya que consideran que en caso de vender, de esta manera sería más cómoda la venta. Ambas ganaderías tienen el mismo encaste. En la actualidad aún poseen algo de lo que adquirieron a Cebada Gago.

Respecto a la pregunta de un contertulio, comentaron que en el año 1.994 alquilaron un semental de Jandilla con el hierro de Maribel Ibarra. El ganadero en este momento hace una crítica a los aficionados que sacan el pañuelo verde en Las Ventas en cuanto el toro muestra algún signo de invalidez, especialmente a la salida del tercio de varas, con el gran desnivel existente en el ruedo, considerándoles que van a la plaza predispuestos a solicitar el cambio. Se le respeta su opinión, ya que en sus criticas no hubo intención de buscar la discordia en los aficionados, puesto que reconoció que la fiesta necesita a los más exigentes porque sin ellos la fiesta no sería lo mismo. Respecto a la degeneración que está sufriendo la fiesta, comentó que en Sevilla y Málaga los toreros no han permitido el sorteo de los toros recientemente, eligiendo cada uno de ellos el ganado en la dehesa, mostrándose muy enojado con este hecho ya que se llevó a cabo con la autorización de La Junta de Andalucía ¡Vergonzoso Fraude! Y finalmente solicitó a los aficionados que sean más pacientes con el toro ante el caballo. Criticó los corrales de la plaza de Sevilla, ya que al parecer los toros están 24 horas encerrados en los chiqueros, hecho que, a su entender, acusan luego en su comportamiento en el ruedo, pero Sevilla es Sevilla, añadió. Respecto a la cantidad de toros que se devuelven en Las Ventas, hay quien apunta que influye la manera de picar, debido a la sangría que reciben en el caballo. Mostró igualmente estar en contra de los espectáculos que se montan en Marbella, donde se lidian erales para todo aquel que quiera mostrar sus dotes taurinas, considerándolos denigrantes para la fiesta. 

Este año tiene 14 toros para lidiar aquí y ya han tenido contactos con la empresa de Madrid para acudir a San Isidro, pero expuso que el año pasado también fueron a ver los toros al campo y al final lo dejaron plantado. Así se las gastan los empresarios. Mostraron mucha ilusión en venir a San Isidro con una corrida completa, aunque son conscientes de la responsabilidad de esta plaza. Se comentó la corrida del pasado agosto y el representante de la ganadería comentó que le gustó el cuarto toro, pero cree que Iván García no lo entendió. Respecto al quinto, comentó que era un producto del segundo refresco que llevaron a cabo con ganado de El Torero. Y terminaron diciendo que en caso de lidiar en Las Ventas su cartel preferido sería: El Cid, David Mora y Daniel Luque. Respecto a la prensa, consideran que los periodistas actuales no tienen agallas para decir la verdad de lo que ocurre, por eso dicen lo que dicen.

Al final de la tertulia mostraron una especial atención por el estado del mayoral de su ganadería, ya que había sufrido una grave lesión, con fractura de fémur, como consecuencia de una caída del caballo y estaban muy preocupados por su estado. Le deseamos desde aquí una pronta recuperación.

Con las exposiciones y las respuestas valientes de nuestros invitados, ganaderos y empresarios forjados en la lucha del trabajo, que conocen el esfuerzo de un triunfo lleno de hostilidades, transcurrió la tertulia pero, como siempre, el reloj marcó el final de una tarde muy jugosa, donde el aficionado conoció las opiniones de unos ganaderos autodefinidos como románticos, que trataron de mostrar la cara oculta de la fiesta que muchos no quieren ver, donde la verdad radica en la pureza, algo de que los que se lucran huyen de ella, escondiéndose en el muro de la falsedad y desgraciadamente con el permiso de la autoridad competente, apostillamos nosotros, los aficionados.

Solo nos resta desearle al ganadero que se cumplan sus deseos de lidiar en Madrid y que el triunfo, unido a la verdad, salga por el portón de chiqueros.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información