Ironías de San Isidro 2014

Después de 32 años como abonado del tendido 4, pegadito al 3, sombra al precio de sol, ahora una vez jubilado he conseguido un abono de andanada para mayores de 65 años. Por lo cual me siento menos estafado y timado ya que según esta la fiesta de fraude y engaño, a menos se pague… mejor, ya que por un precio aceptable puedo ver todos los festejos taurinos que se dan en el transcurso del año.

Ahora bien y dejando aparte este tema. Me gustaría comentar que tengo un sobrino muy aficionado al futbol y poco o nada a los toros, que a sabiendas de mi afición, me dijo que le gustaría asistir a la corrida del pasado 23 de Mayo, en la que toreaba El Juli, Manzanares y M. Ángel Perera con toros de Victoriano del Río. Y muy a mi pesar, tuve que recurrir a la reventa para conseguir dos tendidos altos del 8 ya que en la taquilla cuando vienen los “figuritas”, ná de ná.

Llegado el día y una vez tomado asiento, se palpaba en el ambiente la corrida de expectación y empecé a oír comentarios como los de dos señoras que tenía a mi lado que se decían una a otra: “…Desde luego da gusto venir a estas corridas que vienen las figuras, porque estoy segura que hoy no voy a pasar ningún miedo viendo los toros de procedencia Juan Pedro Domécq. ¡Ay! ¿tú te imaginas a mi Juli o al guapo de Manzanares con toros de Saltillo, Albaserrada o Miuras?…. ¡Ay chica no me asustes, que horror no digas esas cosas!. Mira, a mí Manzanares padre nunca me dio ningún miedo… porque vamos, nunca le vi con un mal arañazo y eso, me supongo se lo habrá transmitido a su hijo…”.

Vamos que en esas tardes es como si estuviéramos en casa viendo “el Sálvame”.

Llegada la hora del paseíllo y una vez transcurrido, se produjo una ovación que vamos… ni en las mejores faenas de Curro Romero.

Primer toro: Una sardina que no llegaba ni a novillo, la suerte de varas, inexistente El Juli con la muleta cuatro derechazos sin mando alguno, toro venido a tablas y aquello se empezaba a calentar, ya que estos de mi izquierda, me refiero a los tendidos del 9 en adelante, se deshacían en aplausos, ovaciones y olés… y los de mi derecha, me refiero a los tendidos del 7 en adelante, se estaban empezando a calentar con tantas corruptelas, engaños y pases engañabobos tan aplaudidos y jaleados.

Segundo toro: Otro auténtico novillito, menor que la cabra de la legión; ya se empezaban a oír: ¿dónde habéis comprado este saldo?. Suerte de varas, inexistente; salió Manzanares practicando el anti-toreo: pases en rectitud, imposible practicar un toreo más corrupto y engañoso a tres metros del toro. Oyéndose unas ovaciones, unos aplausos y unos olés venidos de los tendidos de sombra que aquello sonaban a provocación, y así fue tomada por los espectadores de mi derecha que arremetieron contra los aplaudidores gritándoles ¡¡¡ignorantes!!!ignorantes¡¡¡ignorantes¡¡¡ a lo que respondiendo los otros al grito de ¡¡¡fuera!!! ¡fuera! ¡fuera!

Cuando vio esto mi sobrino me preguntó: tío, ¿ qué pasa? Respondí: “Mira la gente cuanto más necia, más feliz tal como decía el humanista y filósofo Desiderio Erasmo hace casi 500 años. A la gente no pretendas sacarla de ese estado, porque si lo intentas, creerán que lo que quieres es quitarles su felicidad y por ello te rechazarán y te despreciarán con saña”.

Con esto no quiero, decir que esos de los tendidos de sombra vestidos a la última moda y acompañados de elegantes damas y con un clavel en la solapa, sean unos ignorantes. Pues podrías encontrarte con algún científico, diplomático, me atrevería a decir con algún Premio Nobel, empresarios, políticos y personajes del Arte y la Cultura. etc.etc. ¡Pero en esto de los toros…! No digo que su asistencia perjudique para nada a la fiesta. Lo que sí es verdad, es que han convertido la Feria de San Isidro en Fiesta de Sociedad, donde todo el mundo quiere dejarse ver, pero pasada la feria no vuelves a ver a ninguno y además estos personajes vienen dispuestos a pedir que se corten el mayor número de orejas posible sin importarles las condiciones que se den, profanando nuestra fiesta. Sin embargo estos de mi derecha -refiriéndome al tendido 7- son personas que desde el mes de marzo que empieza la fiesta hasta el mes de octubre que finaliza, en raras ocasiones faltan y no admiten que empresarios, toreros, ganaderos, veterinarios y demás personajillos, intenten arrebatarles sus derechos como espectadores. Y lo que más les duele, es que estos que viven de la fiesta, son los que peor la tratan y con el afán de ganar dinero fácil y sin riesgo y están exterminando la raza del toro bravo. Fabricando un toro que no moleste, acabando con encastes de Saltillo, Albaserrada, Urcola, Santa Coloma, Cabrera, Pedrajas, Vega- Villar, Conde de la Corte, Contreras, Cuadri. etc. Reduciéndolo todo a “Sota, Caballo y Rey”: Juan Pedro Domecq, Núñez y Atanasios. Y no se va a necesitar de ninguna organización anti-taurina, para acabar con la fiesta, ya que el enemigo está dentro. “Pues tío, me dijo, la conclusión que estoy sacando es que esto de los toros por su semejanza es lo más parecido a un circo. Se celebran en recintos redondos. En el circo se apresa al animal más feroz y salvaje de la tierra como puede ser un león, se le doma para a continuación meterlo en una jaula donde se mete una persona llamada domador y hacer con él lo que quiera. Y en los toros, por lo que veo… más de lo mismo; se coge un toro; se le quita la casta se le reduce la bravura y se le convierte en un manso, para a continuación llevarlo a una plaza de toros y que le haga el torero lo que quiera”.

Tras esto me dejó pensando para mis adentros. ¿Qué le digo yo ahora al mamón de mi sobrino…?

Después de esta pequeña charla, salió al ruedo el tercero y que os voy a decir, más de lo mismo. Oyéndose una voz a lo lejos ¡A quien defiende la autoridad!.

Tío, ¿a quién van dirigidas esas voces…?

Eso va dirigido a la presidencia. Ya un poco hartos de tanto engaño y tanto fraude. ¿Y por quien está formada la presidencia…?

Pues verás, la presidencia está formada por el Presidente, que es un funcionario del Cuerpo Superior de Policía, un Asesor que puede tratarse de un torero o de un banderillero retirado y cobrando una nómina de la empresa, y de tres veterinarios, algunos de dudosa reputación a tenor del ganado corrido hasta ahora.

Pues tío, pienso yo, que con el paro que hay en este país, la Presidencia podría ser ocupada por cualquiera sacado de las listas del I.N.E.M. Con un Contrato temporal para estos días y seguro que saldría más barato.

No, verás. La Presidencia es el Símbolo del Poder y por Ostentarlo sus decisiones pueden ser brutales, irracionales, ilógicas o equivocadas. Pero tienen que ser acertadas y claro, con uno sacado de las listas del paro no sería lo mismo.

Si claro, ya entiendo… entonces de poco o nada sirve protestar, ya que todo se basa en la voluntad de una persona.

Volviendo a la faena de Miguel Ángel Perera, es verdad que toreó bien de muleta; empezó con unos estatuarios siguiendo con una extraordinaria serie de redondos cambió a la izquierda y los naturales fueron más deficientes y no del mismo estilo que con la derecha. La estocada fue algo defectuosa. Al caer el toro aquello era la apoteosis el clamor al cielo, aquello se venía abajo. Concediéndole el presidente las dos orejas.

Por esta vez ganaron los que vienen a ver cortar orejas. Para mí una oreja hubiera sido suficiente.

Volviendo a la segunda parte de la corrida. Fue una copia de la primera. El Juli lo mismo que en su primero. Nada que destacar en su cuarto toro.

Manzanares, lo mismo o peor que en su segundo. Oyéndose a lo lejos: ¡Que razón tiene Canorea, sois los alacranes de la Fiesta!.

Supongo que lo diría por el grupo llamado los del G 5. Que tanto ha dado que hablar estos días de atrás. Y donde la terna de hoy, estaba formada por individuos que forman parte de ese grupo. Miguel Ángel Perera, fue el que salvó la tarde volviendo a cortar otra oreja. Que con los trofeos obtenidos de su anterior toro, aseguraba la puerta grande.

Ya camino de la salida, y bajando las escaleras oi a uno decir.¡ Este año no hace falta ir a la casquería, regalan orejas en las Ventas!, y pensé, pues lo mismo lleva razón.

Ya en la salida, al despedirme de mi sobrino, éste con una sonrisa un poco infantil y me atrevería a decir maliciosa, me dijo: tío llevas unos años que cuando termina San Isidro tienes que ir al psicoanalista.

Si mi querido sobrino ya tengo día y hora. Es la única manera de poder sobrellevar este veneno que llevo metido en la sangre.

¡Ah!….ya entiendo.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información