D. Miguel Ángel Moncholi

D. Miguel Ángel Moncholi es doctor en periodismo y ciencias de la información. Comentarista taurino de la cadena pública de televisión, Telemadrid entre otros.

Abrió la tertulia el vicepresidente D. José Carlos Fernández-Villaverde agradeciendo a nuestro invitado su presencia, para posteriormente llevar a cabo un emotivo recuerdo del desaparecido presidente de La Asociación el Toro de Madrid, D. Salvador Valverde Parra; en su momento nuestro invitado recordó y rindió homenaje a Salva durante la retransmisión de una corrida a través de Telemadrid. 

Tertulia taurina Comparativamente, como se vienen celebrado estas tertulias, la de este jueves puede considerarse que no fue al uso; es norma de la Asociación que los aficionados conozcan a los invitados a través de sus presentaciones y posteriormente, por medio de sus preguntas y reflexiones, aclarar dudas, y expresarles sus inquietudes siempre teniendo como objetivo principal la defensa de la integridad de la fiesta. 

En esta ocasión no se produjo el habitual y gratificante cruce de repreguntas-respuestas, consumiendo D. Miguel Ángel Moncholi gran parte del tiempo establecido en desarrollar sus exposiciones; basadas la mayoría de ellas en denuncias y manifestaciones sobre los distintos colectivos que forman este mundillo y mostrando en cada caso los documentos que acreditaban los caso expuestos. Por este motivo apenas quedó tiempo para muchas intervenciones de los asistentes y solo intervinieron un número reducido de aficionados. En estas intervenciones se dejó claro el poco eco que tienen en la prensa estos espectáculos y la manipulación a que está sometida esta información en los medios tanto escritos como audiovisuales: Resaltando además que muchas de las informaciones que se vierten sobre los espectáculos taurinos nada tienen que ver con la realidad de lo ocurrido en el ruedo; así, añadió un contertulio sobre los periodistas taurinos, “En el pecado, llevaban la penitencia”, refiriéndose al estado de ruina que han llevado estos gerentes al mundo de los toros, con el beneplácito de la prensa. 

Referente a un comentario vertido por un asistente, el Sr. Moncholi puso en duda la verdad del contertulio, llamándola “su verdad”, relacionada con la información partidista que en general los comentaristas emiten durante la transmisión de las corridas por TV. 

Negar lo interesante de su exposición sería faltar a la verdad, ya que los casos que expuso tocaron todos los estamentos de la fiesta y no precisamente elogiando a sus actores, sino todo lo contrario. Desde los toreros, de oro y plata, rejoneadores, periodistas, empresarios…. la mayoría tratan de sacar el máximo beneficio al precio que sea, aunque el resultado sea el hundimiento de la fiesta, añadimos nosotros. Pero en su exposición se apreció un cierto tono de reproche, de sentirse dolido con esta Asociación. Nos trató de demostrar que él era otra víctima como lo son los aficionados que acuden a las plazas, con el único matiz diferenciador que él es un profesional del medio y los aficionados somos los que mantenemos la fiesta acudiendo a estos espectáculos. Creo que muchos asistentes se llevaron de la intervención del Sr. Moncholi, una impresión negativa ya que se desprendió de sus palabras que nadie tiene en su poder la fuerza necesaria para limpiar desde dentro toda la podredumbre que atenaza al mundo taurino, ni tan siquiera el poder de la prensa.

A pesar de esto, y como es costumbre, trataremos de exponer todo lo tratado en la tertulia, siempre respetando la independencia de criterio de nuestro invitado. Al comienzo de su carrera periodística su referencia fue Joaquín Vidal, al que calificó como un hombre tosco y apelativos elogiosos. Vidal le recomendó que fuera fiel a la verdad aunque fuera tachada de subjetiva. No cabe duda de que muchos aficionados nos formamos leyendo las críticas del maestro Vidal ya que fue un periodista independiente y fiel a sus principios en defensa de la integridad de la fiesta. Sobre el estado de ésta comentó que atraviesa un mal momento de dura años y sobre los medios de comunicación añadió que El País ha reducido mucho su interés por la información taurina, alabando la labor de La Razón y ABC; sin embargo en las emisoras de radio actualmente no tiene cobijo. Comparándola con el futbol, si esto ocurre en este deporte se arma la “marimorena”. En la actualidad en la SER, Onda Cero y Radio Nacional, la información taurina está en horas muy bajas; comentó que a la cadena Telecinco la utilizaron, quedando solo algunas de las cadenas autonómicas y la televisión de pago, Canal Plus. Acerca del estado de la fiesta destacó el periodo de los años 92-96 en el que atravesó un buen momento. Alabó la prensa digital, destacando algunos de los periodistas que se están dejando la piel por salir adelante. En la SER tuvo diferencias con Manuel Molés por defender éste a Canal Plus como única televisión que retransmitía festejos taurinos, defendiendo que: “lo que no sale por la televisión no existe”. Referente a la prensa escrita las ventas han disminuido en gran medida: La revista,”6 Toros 6”, vende en la actualidad entre 2.000 y 3.000 ejemplares, y “Aplauso”, entre 5.000 y 6.000. Respecto a las audiencias en televisión, en Telemadrid han bajado de un 52% a un 2-3 %, poniendo la dirección como excusa la proliferación de cadenas de TV. 

Sobre los aficionados comentó que está cansado de sus protestas; creen según él, que cuanto más protestan más cree saber y se queja abiertamente sobre las críticas que aquellos hicieron sobre las retransmisiones que llevaron a cabo Telecinco y Antena 3 durante los años noventa; expresó que dichas críticas fueron muy dañinas para las cadenas. Criticó a los gestores de las plazas de toros, pues se limitaron a beneficiarse de la situación boyante que atravesaba la fiesta, sin pensar en el futuro. Añadió que muchos empresarios exigen dinero a los toreros para torear en los cosos que gestionan, hecho por el cual fue denunciado por José Félix González al verter comentarios injuriosos por un caso ocurrido en el pueblo serrano de Navalagamella, teniendo que acudir al juzgado número 15 de Madrid. También recibió amenazas de Paco Dorado, apoderado de Manuel Díaz, El Cordobés y del equipo del rejoneador Sergio Galán. De todo esto se deduce que el único que tendría que denunciar es el toro y sin embargo, después de todas las tropelías que hacen sobre su integridad, sale al ruedo y se dedica a embestir detrás de la pañosa de la figura de turno. Eso sí, los medios de comunicación solo tienen derecho a alabar las actuaciones de los toreros, mientras que los animales agachan la cabeza para recibir el sartenazo del matador que le permitirá encumbrarse a hombros de los capitalistas, camino de la salida a hombros, por el módico precio de 50 €, añadimos nosotros.

Continuó el Sr. Moncholi en su exposición criticando en esta ocasión a La Asociación de Informadores Taurinos, comentando que no funciona como debería suponiendo el aficionado que ello se deberá al choque de intereses y criterios respecto a la libertad periodística. Sobre este tema comentó varios casos, de los cuales destacamos el de José Tomás. Al parecer este torero exige en sus contratos la compra de un número determinado de entradas en las plazas que torea, y según expuso el Sr. Moncholi, después vende sin beneficio económico. Palencia, Valencia, Madrid y Castellón, fueron plazas donde se llevaron a cabo este tipo de actuaciones. Hasta aquí nada que objetar, pero al parecer en la cadena SER estos comentarios, junto a las críticas a determinados toreros, están vetados ya que de lo contrario un comité deontológico los analiza y toma las medidas oportunas en contra de su autor. Por este motivo los periodistas están privados de contar lo que ocurre en este mundillo, donde la verdad brilla por su ausencia; sin embargo son libres para alabar las “mentiras” que se producen desde que el toro es engendrado hasta que lo arrastran las mulillas en la plaza, añadimos nosotros. El caso de José Tomás, fue tratado por el Sr. Moncholi como rumor y tuvo como consecuencia la denuncia de Muñoz Manchado, instándole a rectificar sus comentarios. Ante esta tesitura, nuestro invitado decidió darle al rumor carácter de noticia. Así las gastan los entornos de los matadores de toros. Después manejan a la prensa partidista para que lancen feroces campañas contra los aficionados que protestan en la plaza, a los que tachan de protagonistas, añadimos nosotros. Continuó comentando las vicisitudes de los portales de internet, Burladero.com, aclarando que en la época de su apertura no eran rentables, ya que recibían muchas críticas y por este motivo tuvieron que cerrarlo, abriendo otro portal en Méjico con el nombre Burladero2. 

Respecto a su carrera profesional, cuando trabajaba en la SER, le llamó La Cope, a pesar de estar en ella Rafael Cabrera, para lo cual debería dejar la cadena SER. La reunión mantenida con los dirigentes de La Cope, no tuvo un final feliz pues las condiciones económicas eran leoninas. Ante este hecho, le ofrecieron de nuevo la gestión de Burladero, poniendo como premisa la admisión de los despedidos cuando se produjo el cierre. Sobre este medio de comunicación volvieron a aparecer las críticas de los gestores de determinados toreros ya que no se les podía criticar, poniendo como ejemplo a Iván Fandiño. Al parecer este torero era intocable. En otros ejemplos de este tipo aparece Bilbao, recibiendo presiones de los publicistas; entonces a partir de mayo la SER deja de pagarle el sueldo establecido. Comentó de pasada otro caso similar de Pablo Hermoso de Mendoza, una gran persona para todo aquel que no le conozca, añadió. Motivos tendría para calificarlo de esta manera, añadimos nosotros. Sobre el caso de los caballos de Leonardo Hernández y Diego Ventura solo comentó el hecho sin entrar en detalles. Sobre una corrida de Bilbao, Manuel Vidrié hizo unos comentarios que molestaron a los protagonistas y eso que el Sr. Vidrié es una persona muy comedida en sus comentarios, añadió nuestro invitado. Siguió comentando las quejas recibidas en el portal, por parte del colectivo de la unión de Banderilleros, molestos por las críticas recibidas.

Desde octubre de 2013 no está trabajando en la SER. Comenzaron a dejarle de pagar, y aunque no quiso entrar en detalles sobre este hecho, ya que perteneció a esta empresa durante 35 años, si mostró una carta enviada por la cadena SER en la que le manifestaban que aunque no colaboraba en esta emisora seguirían abonándole su sueldo hasta que se aclarara su situación laboral. Despropósito tras despropósito, comentamos nosotros. Por voluntad propia decidió rescindir su contrato con la SER. Los cambios se pueden producir con una revolución o con un cambio generacional, en estos pone sus esperanzas, comentó al respecto de la situación actual de la fiesta.

Dentro de sus actividades profesionales, colabora con la universidad en la información taurina, destacando al torero, José Miguel Arroyo, Joselito y a Cristina Moratiel, ganadera y gestora de la ganadería de Baltasar Ibán, artífices e impulsores para que esta materia se trate en la universidad. Un contertulio consideró a Alfonso Navalón como “el José María García de los toros” a lo cual dijo nuestro invitado que el periodista desaparecido debió ser más honesto, ya que según la historia se benefició de su posición para obtener una reata de vacas de un ganadero salmantino y llevó una novillada a Cenicientos afeitada; estos dos detalles ponían en entredicho la honestidad del desaparecido colega. 

Llevó a cabo una crítica exhaustiva sobre Manuel Molés al cual consideró su padre profesional y el primer periodista de toros, inventando el periodismo taurino por la radio, pero que en su etapa tuvo sus momentos de sombra, comentando que fue segundo de Mariví Romero. Con Gonzalo Carvajal estuvo de “corre ve y dile”. Con él mantuvo sus diferencias de criterios en cuanto a ganaderías, calificándolo de un defensor del encaste Domecq y no tener ningún apego sobre las ganaderías denominadas duras, poniendo como ejemplo la de Moreno Silva. Remató sus comentarios sobre Molés diciendo que el periodista se vanagloriaba de haberlo echado de la cadena SER.

Sobre la FIT (Fusión de la Tauromaquia), comentó que la fiesta puede verse favorecida con esta unión, ya que puede aportar al mundo taurino el sentido empresarial, pues consideró que el modelo de los empresarios actuales ha fracasado. De Telemadrid comentó que es una cadena sin medios comparada con otras como Canal+.

Respecto a la contratación de los toreros realizó unos comentarios aportando unas grabaciones sobre un caso donde Gabriel Picazo quedó en mal lugar, demostrando con ello las miserias que se producen en estos espectáculos y que si el aficionado conociera en toda su dimensión, dejaría de acudir a las plazas, añadimos. Remató el Sr. Moncholi la faena comentando que la cadena Telemadrid, debido al aporte económico que hace a la empresa de la plaza desde donde retransmite la corrida, aporta su opinión sobre los toreros a contratar, ya que dependiendo del cartel, sube o baja la audiencia y por ende la publicidad. No mostró mucha ilusión por el futuro de la fiesta de los toros en Telemadrid, ya que la televisión autonómica no tiene medios económicos. Llevando a cabo una comparación entre distintos programas, indicó que la retransmisión de una corrida de toros cuesta alrededor de 25.000 € y una película unos 3.000€, indicando que el año pasado la corrida celebrada en Cenicientos y transmitida por Telemadrid, el empresario no pagó a los toreros.

Así está la fiesta, así se manifestó D. Miguel Ángel Moncholi y de esta manera hemos tratado de contar lo que fue su exposición, que distó mucho de ser una tertulia, añado yo. 

Gracias periodista por la claridad de sus comentarios y afirmaciones 

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información