Alejandro Marcos, novillero diferente


  • Juan Miguel. De blanco y plata. Silencio y silencio.
  • Clemente. (Nuevo en esta plaza) de fucsia y oro con cabos negros. Ovación y Silencio.
  • Alejandro Marcos. (Nuevo en esta plaza) de corintio y oro. Ovación y Silencio.


Buen sabor de boca nos ha dejado a los aficionados el novillero de la Fuente de San Esteban, Alejandro Marcos, un concepto elegante, con naturalidad, verticalidad y torería. En una palabra diferente. Estamos cansados de ver a muchos novilleros que intentan imitar a las figuras, tumbándose y echando la pata atrás, lo que a los aficionados nos irrita. El joven espada Charro hizo una faena al tercero de la tarde toreando despacio, muy derecho y muy cruzado. Mejor con la mano izquierda, donde consiguió una tanda con profundidad y mas ceñida que con la diestra. Se le apreciaron recursos y torería, remato una de las tandas con un pase del desprecio, que era un cartel de toros. Con la espada muy mal, le falta practicar más con el carretón y hacer la cruz.

Con el sexto, un novillo más en tipo Villamarta de Núñez , ensillado, que tenía más casta y genio fue bien picado por Oscar Bernal y bien lidiado por Oscar Ramos, no se termino de acoplar, ni con el capote al recibirle ni en un quite por delantales se vio al chaval seguro. Con la muleta empezó la faena a pies juntos para continuar toreando acelerado y despegado. Con la espada otra vez mal.

Guiado por el diestro salmantino Juan José, está en buenas manos, esperemos que corrija algunos defectos y entrenen la espada, pero ahí puede haber un torero.

Encabezaba la terna el madrileño Juan Miguel, estuvo muy mal. Con 29 años se debería pensar muy seriamente su futuro como espada. Estuvo muy desconfiado toda la tarde. Puso empeño pero así no son las cosas, muy mal colocado, poco estético, sin clavar los pies en el suelo, sin templar, muy vulgar. La espada mal. En el cuarto de la tarde, más de lo mismo, un sinfín de pega pases sin decir nada, aburriendo al novillo, aburriéndose el mismo y aburriendo al público.

Completaba la terna el diestro rubio francés, de Burdeos, guiado por Carlos Zúñiga veedor de la empresa. No tuvo un lote muy propicio para el lucimiento, tampoco él dijo nada. Su primer oponente llego a la muleta muy parado y le costó una eternidad sacar los muletazos, destacando en esta primera labor la forma de hacer la suerte suprema, bien colocado en corto y por derecho. En el quinto podría haber estado mejor si hubiese templado la embestida de la res y le hubiera dado distancia, pues le ahogo en exceso. Otra oportunidad le queda en la feria de San Isidro, esperemos que deje mejor impresión que la de hoy.

De las novilladas vistas en lo que va de temporada estamos viendo sangre nueva, mas predisposición y más naturalidad. El nombre de Alejandro Marcos hay que unirle el de David de Miranda y Andrés Roca Rey, esperemos que se unan muchos más, pues hacen falta.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información