Una gran tarde de Toros en la Goyesca


  • Morenito de ArandaDe caldero e hilo negro. Estocada. Un aviso. Saludos. pinchazo, media estocada. Silencio. Estocada desprendida pero eficaz. Dos orejas. Estocada entera. Ovación.
  • Ángel TeruelDe fucsia e hilo negro. Herido en el transcurso de la lidia de su primero.
  • Alberto López SimónDe blanco e hilo negro. Pinchazo, estocada caída, tres descabellos. Un aviso .Oreja. Estocada casi entera. Un Aviso. Oreja. paso a la enfermería.


Toros día 2 mayo 2015 Esto es la fiesta verdadera, que gran corrida de toros. Una corrida de Agustín Montes, seria, con trapío, cuajada, bien presentada, grandullona pero rematada, con kilos, y con casta!! La corrida se movió mucho, transmitió y emociono a la afición y al propio ganadero quien recientemente se ha quedado viudo, pero que su esposa desde algún sitio seguro que disfruto con el encierro de ayer.

Este festejo entrara en la historia de las Goyescas y de la plaza de Las Ventas, pues hubo triunfo apoteósico de toreo puro de Morenito de Aranda, triunfo en otra medida de López Simón que con una cornada siguió en el ruedo y más sangre derramada por Ángel Teruel cuando se estaba intentando poner firme en su primero. Sobre todo hubo EMOCIÓN gracias a una corrida de importancia del hierro de Cabanillas de la Sierra, Montealto.

Desde el primer momento se aprecio la enorme predisposición que traía el de Aranda, pues ante su primero, un colorado atacado de kilos, fue a recibirlo a porta gayola pero se quedo en el intento, pues el morlaco salió distraído y muy parado, condición que mostraría durante toda la lidia, impidiendo el lucimiento de Morenito que lo intento a base de buena colocación y muletazos con la izquierda de uno en uno, dando el pecho de frente. Mato de estocada arriba pero poco eficaz.

El segundo de la tarde manseo en los primeros tercios pero llego a la muleta del madrileño Ángel Teruel con esperanzas. El diestro madrileño pronto se le llevo al centro del ruedo, donde después de unas series de dudas, consiguió dar varios muletazos con la diestra de cierto sabor. Cuando más asentado se veía al espada, más relajado cogió la mano izquierda y el burel con sus terribles defensas le arreo una cornada certera en el muslo, por lo que le impidió continuar con la lida y tuvo que ser trasladado a la enfermería. Morenito con profesionalidad le despacho de una estocada entera. No tiene suerte este torero de renombre, no le terminamos de ver.

Muy serio fue el toro que hacia tercero que le toco en turno a López Simón. Excesivo tamaño de capote el de Barajas, con esa manta no se puede torear. Empujo en el caballo el animal y llego a la muleta con buen son, Alberto empezó la faena de muleta doblándose con unos muletazos muy toreros. Pronto se saco al toro al centro, un toro que tenía mucho que torear y que poder y al joven madrileño se le notaron las carencias y estuvo por debajo de él. Un animal de triunfo al que López Simón no le propino ni un muletazo limpio, demasiados enganchones que deslucieron su labor. En la suerte suprema en el primer encuentro un pinchazo y en el segundo al volcarse al morrillo, el burel le cogió de fea manera, tirándole al suelo y volviéndole a voltear. Pronto vimos que estaba herido en la zona posterior de su pierna derecha. Tres descabellos tuvo que arrearle para dar muerte con este toro, y la afición de Madrid muy sensible pidió la oreja por el esfuerzo o por la sangre, no por otros méritos.

Cuando todos pensábamos que no podría continuar en el ruedo, en un momento de arrojo y de torería pidió que saliera su segundo oponente, un tío, un castaño de 620 kg, muy serio para un torero sin facultades, que arrastraba la pierna derecha que lucía el torniquete. En este toro y con las facultades, Alberto tampoco estuvo bien, si con arrojo y valor pero escaso toreo. Estocada entera y oreja para su satisfacción personal y como premio al esfuerzo de aguantar en el ruedo.

Y salido Frutero, así se llamaba el que hacia quinto, muy en la línea del Ventorrillo de Paco Medina, pronto comprobamos que el toro tenía transmisión en el capote del de Aranda, que quiso dejarle crudito, pues apenas se le pico. En el comienzo de faena Morenito ya empezó a mandar y a poder al toro, que falta le hacía, pues se quería comer la franela y repetía por abajo que daba gusto. Morenito un poco acelerado en estos comienzos se fue asentando y metiendo al toro en la cesta. Al terminar una tanda con la diestra realizo un cambio de mano, sensacional, que metió aun más a la gente en la faena. Luego llegaron tandas con la izquierda muy profundas, en las que se valoro la colocación del diestro y el cargar la suerte y adelantar la pierna contraria. Que gusto! Que aprendan las figuritas que torean de perfil y con la pata retrasada o escondida. Lo de ayer es el toreo! Morenito por ambas manos se enroscaba una y otra vez en muletazos eternos que remataba con soberbios pases de pecho o con torerísimos trincherazos. Faena de menos a más, pero redonda, se merecía una gran estocada, y así fue. Dos orejas indiscutibles, dos orejas de ley por hacer simplemente el toreo puro, el toreo de verdad, ahí es nada, felicidades Torero!!

El sexto un negro listón que desde el principio le costó humillar y tenía algo de genio, Morenito profesional y eficazmente le lidio, le saco algún muletazo de su estilo y le despacho pronto para soborear el triunfo y la gloria.

Así es la fiesta verdadera y así debe ser, una gran corrida de toros, con trapío, casta y emoción y unos toreros que dos de ellos vieron la consecuencias del riesgo y otro Morenito que puso las cosas en su sitio tan solo con su pecho y sus femorales enseñándoselas a sus toros y a todo el escalafón, de cómo hay que torear. En definitiva una tarde de emoción y una tarde de toros en la que los aficionados estamos radiantes. Viva la fiesta verdadera.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información