Los ibanes dejan mal sabor

Agradecido, Provechito, Provechoso, Saltillo, Sartenero y Desagradecido (sustituido por Milonga de Torrealta). Los tres primeros cuatreños y los restantes cinqueños. Promediaron 524 kilos.


  • Fernando Robleño. Estocada rinconera; ovación con saludos. Estocada pasada de perfecta ejecución; palmas.
  • Serafín Marín. Bajonazo; silencio. Pinchazo y media desprendida; silencio.
  • Luis Bolívar. Dos pinchazos y estocada; silencio (un aviso). Pinchazo y media tendida; silencio.


Una de las corridas que los aficionados esperan desde que conocen los carteles y seguramente debido a esta esperanza muchos salían decepcionados. Se esperaba más del hierro serrano, aunque fuera un ejemplar que nos pusiera en vilo, pero nunca llegó a salir, al menos en la corrida de hoy. A lo mejor era el sexto el bravo al que aferrarnos, uno de los más guapos y serios de la corrida, salió rematando en burladeros, pero desgraciadamente se lastimó y asomó el pañuelo verde.

La mejor cualidad de los ibanes fue que todos salieron del encuentro con el picador pendientes de las telas que los provocaban, alguno creciéndose como Provechoso en tercer lugar. No se vio ninguna espantada como es costumbre todas las tardes, lo que demuestra el fondo de casta de esta ganadería.

El primero, negro de capa y fino de cabos, salió mostrando su buena condición desde el saludo capotero. Un toro blando, noble, con la codicia justa. Robleño lo administró en series cortas, atacándolo por el lado derecho llegó a los tendidos, pero el toreo profundo se atisbó en algunos lances al natural. Los doblones con gusto precedieron la estocada de una faena inteligente y bien medida. El cinqueño que sorteó en el cuarto capítulo, abrochado de astas, desarrolló una embestida corta y en todo momento sabía lo que se dejaba atrás. Robleño lo tapó bien en una faena que no pasó de aseada, haciendo gala del oficio adquirido a base de vérselas con toros-toros.

Serafín Marín ha estado muy desdibujado toda la tarde. Lidió mal el castaño jugado en segundo lugar, tundiéndolo a capotazos. Fue un ejemplar soso y manso, con querencia a marcharse. El torero catalán tardó en ver el boyante pitón izquierdo que tenía, sacó una tanda notable al natural pero ya estaba muy sobado y el toro no quiso más pelea. En quinto lugar se las vio con un toro cornalón y veleto, desangrado en varas, que espera en banderillas y queda aplomado en la muleta. Nada de provecho se podía hacer con él, no obstante culpamos a Serafín de la escabechina en el caballo, si no lo hubiera permitido es probable que el toro hubiera quedado más vivo.

Luis Bolívar, conocedor de esta plaza, ha traído consigo el don de las distancias. Sin embargo ha faltado capacidad y poder para atemperar y templar en los embroques, como se vio claramente en el trasteo con el sexto bis. El ejemplar de Torrealta salió claro vencedor, no tenía una acometida fácil, pero después de un par de desarmes y de continuos enganchones, no quedó ninguna duda. Ahí quien mandaba era el toro. El anovillado Provechoso lidiado en tercer lugar fue creciéndose continuamente, tenía una embestida humillada y vibrante, pero se paró mediada la faena, después de una tanda por la izquierda muy larga, en la segunda raya frente al nueve. Bolívar insistió en esos terrenos y la faena quedo en nada.

Y esto fue lo que dio de sí una tarde que deja mal sabor de boca a los aficionados.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información