Daniel Menes vino en novillero

1º G. SY -JM – 10/12 – Cigarrero – negro de capa – 453kg – 59
Le pusieron muy mal en suerte, en los dos puyazos que recibió, aparte de que le propinaron una muy mala lidia. A pesar de todo ello la res llego al último tercio con cierta raza y casta, repitiendo en los engaños, a pesar de lo mal que le hicieron las cosas en los primeros compases. 

2º G. SY – CD – 09/12 – Yegüero – colorado chorreado verdugo – 498kg – 56
El novillo en la primera vara se arranco al relance al caballo y en la segunda el picador en un primer momento no acertó en meterle las cuerdas. , en ningún de ellos la res se empleo dejándose dar. Después el animal tampoco tenía mucho dentro, embestía pero le faltaba bastante más casta y raza, a la hora de embestir a los engaños, no teniendo mucho dentro. Incluso en varias de las ocasiones, se quedaba corto, tirando la cara alta al final del lance.

3º G. SY – DM – 02/13 – Enrejado – negro de capa – 486kg – 1
El animal no se empleo, en los dos puyazos recibidos, a pesar de que en el primero de ellos el novillero, decidió ponerlo de largo al equino. En el último tercio el novillo se dejo por el pitón derecho, iba y venía con bondad y nobleza, pero sin romper del todo. Por el pitón izquierdo le costaba un poco más al final del lance, quedándose algo corto y tirando la cara alta al final del lance. 

4º G. SY – JM – 10/12 – Baratero – negro bragado meano – 509kg – 2
Le dejaron a la res dos puyazos muy deslucidos, bastante bajos y traseros de colocación, el público lo despidió con algunos pitos. Este en el último tercio, pedía mucho mayor dominio y mando. Había que llevarlo siempre muy toreado y sometido por bajo, ya que cuando no lo hacía tiraba la cara alta protestando.

5º G. SY – CD – 10/12 – Minador – negro de capa – 512kg – 17
El picador no estuvo nada acertado al picar al animal, en los dos puyazos que le propino el varilarguero paso al tercio, esto provoco que cierto sector de la plaza le propinara una pitada. Al igual que en su primero la res no tenía mucho dentro, sin decir mucho de interés a los tendidos. Por el pitón izquierdo, a la res incluso le costaba al final del lance. Le falto más casta y raza, a la hora de embestir a los engaños. 

6º G. SY – DM – 12/12 – Hurevero – colorado chorreado verdugo – 506kg – 60
La res no se empleo, ante el castigo recibido en los del castoreño. Ya con la muleta en mano la res por el pitón derecho se dejaba y repetía en sus embestidas, con cierta castita y raza. Por el pitón izquierdo, al igual que sucedió en su primero, le costaba un poco más al final del lance, quedándose algo corto en su recorrido.


  • José Manuel: (nuevo plaza)(grana y oro corbata verde) pitos y silencio tras dos avisos.
  • Curro Dura: (fucsia y oro) silencio y silencio.
  • Daniel Menes: (nuevo plaza)(verde hoja y oro corbata rosa) oreja y silencio.


Cuando por los aficionados a los toros utilizamos la expresión “este chaval ha venido en novillero” es por todos conocida y entendible. Con esto queremos decir que el chaval, se presenta con ganas de agradar, dejarse lo máximo que pueda delante de la cara de sus oponentes. Para nada estamos diciendo que pueda hacer cualquier cosa o que valga todo para demostrar que viene con esa disposición, en esta profesión no todo vale. Pero tampoco podemos exigir a un novillero, la perfección absoluta del toreo, que haga todo con pureza y verdad, cuando no lo hacen ni las figuras del toreo, para nada podemos exigírselo a los chavales que se presentan en Madrid.

Y hoy realmente Daniel Menes ha venido en novillero, a entregarse por completo, a poner todo lo que había en su mano, para que la gente saliera hablando de él y tuviera ganas de volver a verle. Por todos es sabido no término de aprovechar del todo la condición de sus lotes, sobre todo del sexto de la tarde, pero a pesar de ello ha estado bastante digno. Muy variado, realizando una gran cantidad de quites a lo largo de toda la tarde, vistoso remates de las series y templanza con la mano derecha en su primer animal. 

Mucha gente desconoce quién es este chaval, salido de la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda. Es hijo de Iluminado Menes, matador de toros y actual conserje de la Venta del Batan. Daniel ha nacido y se ha criado literalmente entre toros y nunca mejor dicho. Ya se le podía ver con apenas cinco años, ya ejerciendo como alguacilillo en las clases prácticas de la Escuela. ¡Qué tiempos aquellos!. Otro novillero que presentaba hoy también en Madrid, era el murciano José Manuel, al que creo que se le ha podido pasar un poco el arroz. Lleva en el escalafón inferior, desde el 2007, casi nueves años, sin salir de plazas de la Región de Murcia y demostrando muy poco. No es por desanimarle, pero debería de empezar a pensar en cambiar de profesión. 

Completaba cartel, el hijo del matador de toros del mismo nombre Curro Duran. Que ya dejo ganas de volver a verle, en esta plaza el pasado mes de abril ante una buena novillada de Guadajira. Hoy lamentablemente ha tenido que pecar con el peor lote. 

El madrileño Daniel Menes, con su primero lo recibió de manera sorprendente, poniéndose de rodillas y dándole una caleseria desde la puerta de chiqueros. Se produjo en este animal un duelo de quites ya que José Manuel le propino dos vistosas lopecinas y decidió responder dándole tres también muy lucidos faroles por encima de la cabeza. 

Ya con la muleta en mano, estuvo digno sobre todo en las series con la mano derecha. Lo llevo templado, corriéndole bien la mano, aprovechando la calidad y bondad del animal por ese pitón. Es verdad que falto que lo llevara un poco más toreado y sometido por bajo, pero corría el riesgo de que el animal se viniera muy pronto a menos. Me gusto las varias y sorprendentes formas, con la que remato las diferentes series que le dio, tanto templados cambiados de muleta de mano por delante como vistosos faroles por encima de la cabeza. Terminó con cuatro ajustadas bernardinas, ciñéndose mucho al animal. Lo mato de manera eficaz, con una estocada quizás un pelín desprendida de colocación. Se le premio con una oreja, más o menos merecida, si tenemos en cuenta la buena disposición y ganas de agradar, que tuvo desde el inicio.

Con el que cerraba plaza, al que recibió tres largas cambiadas de rodillas en el tercio, en la tercera de ellas casi le desarma la capa, esto lo ligo con cuatro gaoneras muy ceñidas y una revolera invertida. En este realizo un bello quite por verónica, dándole tres templados lances. En el último tercio, lástima que no terminara de estar altura, en este animal le pudieron los nervios y el tener el triunfo al alcance de la mano. La res tenía un gran pitón derecho, repitiendo en los engaños. Aquí se le vio que está todavía muy poco rodado, ya que el animal exigía un mayor dominio y mando. Con los aceros, en este no estuvo nada acertado, le dejo un mete y saca antes de una estocada entera bastante baja de colocación.

El segundo del cartel era el espada Curro Duran, que fue el que menos suerte tuvo en el sorteo. Con el segundo de la tarde, se marcho a portagayola, para darle una larga cambiada de rodillas. En este animal Daniel Menes le realizo un quite por gaoneras, dándole tres ajustados lances, ante un novillo que se veía que no iba a ser lucida tirando la cara alta de manera fea. Ya con la muleta en mano, el inicio fue lo que más llego a los tendidos, dándole en los medios del coso, dos cambiados por la espalda, lo que ligo con una serie con la mano derecha, pero la res no terminaba de permitir el lucimiento. Se tuvo que limitar a llevarlo a media altura sin bajarle nunca la mano y en las dos últimas decidió exponer acortando las distancias, pero la res ya estaba excesivamente parada y aplomada. Al entrarle a matar y dejarle una digna estocada en lo alto, la res le arroyo un poco con la testuz, gracias a Dios solo se quedo en un susto. 

Con el quinto de la tarde, el novillo más serio de la tarde, sobre todo de pitones. Pero ante este animal el joven espada no tuvo ningún tipo de opción, ante un animal que tenía muy poco dentro, viniéndose muy poco a menos. Solo se pudo limitar a dejarle una estocada casi entera un poco desprendida de colocación. 

El otro novillero que se prestaba en Madrid, era el murciano Juan Manuel. Estuvo bullidor tanto con el capote, como en banderillas. Debemos decir que no le realizaron los quites adecuados, ya que la res pedía que lo obligaran por bajo, porque las multitudes tafalleras que le propinaron hicieron que la res acrecentara el defecto de tirar la cara alta. Tampoco acertó en el iniciar la faena con cuatro estatuarios, cuando lo que debía de haber hecho es doblarse por bajo con él. Luego no estuvo para nada a la altura, muy acelerado y sin verlo nada claro. El novillo se le fue con las orejas puestas al patio del desolladero.

En el cuarto de la tarde, un novillo que pedía lo mismo que su primero, tampoco supo entenderlo. Clavando los pares de banderillas, siempre bastante pasado de la cara del animal. En la muleta estuvo también bastante descordado y en ocasiones se le vio un poco a merced. Aparte con este, no estuvo nada acertado con el verduguillo, llegando a escuchar dos avisos presidenciales. 

Ya para finalizar un apunte a la empresa. Por favor tenga en consideración al público asistente, es insufrible venir a la plaza de toros en estos meses de verano a las siete de la tarde. ¡Que vuelvan las nocturnas, ya!

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información