Visita a la ganadería de Victorino Martín

El pasado 4 de marzo, la Asociación El Toro de Madrid, realizó la primera visita ganadera del año, el lugar de destino sería tierras extremeñas, concretamente a la ganadería de Victorino Martín. Sobre las 6 de la madrugada, un grupo de cerca de 70 socios y amigos de la Asociación, partimos desde la plaza de Las Ventas, hacia nuestro primer punto de destino, la finca Monteviejo en Moraleja.

Una vez llegados a Monteviejo, visitamos el museo de Victorino Martín, donde nada más entrar, pudimos observar la leyenda y lo significa esta ganadería en la fiesta de los toros. El museo consta de tres partes, las dos primeras con detalles, premios, galardones y obsequios recibidos a la largo de la historia de esta famosa vacada, la segunda, todos los premios, recuerdos y cabezas de toros con los toros más importantes lidiados en Madrid, cuya estrella principal del museo es el toro disecado, el único toro indultado en Las Ventas, “Belador”. En el museo también se puede apreciar numerosas cabezas de importantes sementales de la ganadería y la evolución del toro de Madrid a lo largo de los años.

Tras concluir la visita en el museo nuestro siguiente destino fue a la finca principal de la ganadería, “Las Tiesas de Santa María”. Nada más llegar a la finca no recibió Pilar Martín, hija de Victorino Martín García, donde pudimos observar la plaza de tientas, corrales y demás dependencias. Tras realizar una cata de vino de “Victorino Martín” y almorzar productos típicos extremeños, montamos en el remolque ansiosos de ver los toros.

Pilar Martín nos explicaría por todos los cercados donde pasaríamos y gracias al mayoral Félix y resto de vaqueros, conseguirían acercar los toros para que los viéramos lo más cerca posible.

Primeramente pasamos por el cercado de los toros de cola de la camada, según Pilar Martín estos toros son los de menos cabeza y remate de la camada, por lo que fueron separados de sus hermanos, para diferenciarlos y que cojan el remate necesario para que puedan ser lidiados.

Seguidamente pasamos al cercados donde estaban los utreros que serán lidiados este año de los otros hierros de la familia Martín, Monteviejo y Urcola. En el cercado se pudieron ver los novillos cuyo comportamiento, según Pilar Martín, es muy complicado y difícil para trabajar en el campo, ya que son animales con mucho temperamento.


Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información