De lo mejor hasta el momento

Festejo del día 17/05/2017

Se lidian 6 toros de Fuente Ymbro, encaste Domecq línea Jandilla de variada presentación. Algunos más terciados. En general una corrida para los toreros, de cortarle las orejas. Mansa y noble en su conjunto y en la que abundó la falta de casta. Temperatura agradable con algo de viento al principio y tres cuartos de entrada. Destacar la presencia del Rey emérito Don Juan Carlos al que brindaron la muerte de los tres primeros.

Primer toro: Mestizo 122, de 530 kg. Flojo de fuerzas que pierde un par de veces las manos al principio. Sin colocarlo en suerte acude al relance al primer puyazo con la cara arriba y sale suelto. En el segundo picotazo y al salir del penco vuelve a caer. Protestas al picador. Manso e inválido. Leves pitos en el arrastre.

Segundo toro: Soplón 150, 520 kg. Primer castaño de la tarde que parece descoordinado de atrás. Metiendo la cara abajo y empujando con un pitón recibe un puyazo trasero. Sin fijarlo recibe un picotazo en el segundo encuentro y pierde las manos al salir. Cumple en varas pues empujó de manera alegre y con la cara abajo. Silencio.

Tercer toro: Tremendo 132, 553 kg. El toro mejor presentado de la tarde. Primera vara muy trasera y no se emplea. En el segundo cite, el jaco le pega una puñalada en la paletilla y levanta el palo, no rectifica. Encastado. División de opiniones en el arrastre.

Cuarto toro: Hortelano 96, 551 kg. Impresentable, pitos de salida. Feo y muy alto. En el primero se emplea poco y sale suelto, se desentiende totalmente del penco. En la segunda vara se pica en el 9 y vuelve a salir suelto. Manso con clase, mucho que torear. Ovación en el arrastre.

Quinto Toro: Valdivia 32, 544 kg. Impresentable. Segunda sardina colada por Gallardo. Manso que no paraba de escarbar. Se deja pegar y cae en la primera. Picotazo y se va de rositas. Genio. Embiste de manera incierta y sin humillar. Pitos.

Sexto toro: Hurón 111, 581 kg. Un negro listón cerraba la corrida de Gallardo. Interesante pitón izquierdo de inicio. En la primera acude fijo y con la cara abajo, da una coz y se va a la querencia. En el segundo encuentro el picador le deja muy crudito. Noble y a menos, descastado. Silencio


David Fandila “Fandi” de azul marino y oro. Abrevia. Pinchazo y pinchazo hondo, dos descabellos; pitos. Estocada traserísima degollando al toro. Pitos

Miguel Ángel Perera de azul y oro de estreno. Bajonazo; silencio. Desprendida, tendida y pierde la muleta; silencio.

José Garrido de grana y oro. Aviso, pinchazo hondo caído y delantero, dos descabellos; saluda y ovación.


Presidencia: Le correspondió a Javier Cano, sin demasiados problemas negó el cuarto par a Fandi en su primero y no le concedió la oreja en su segundo por la leve petición.

Suerte de varas: Reconocemos que el Fandi es de los mejores directores de lidia del escalafón y que, salvo Perera los demás hicieron por colocar el toro en suerte. Se picó mal y trasero, picotazos en su mayoría. Parece que nos quieren acostumbrar al simulacro de varas sevillano. Protestas.

Cuadrillas: Destacar la lidia de Curro Javier al segundo y los aplausos a Javier Ambel por los dos pares al segundo y la brega del quinto.


Fue de las mejores tardes que llevamos esta séptima de feria y es que los toros en general tenían mucho que torear. Como en la mayoría de las tardes salieron animales nobles que embestían con una nobleza exquisita y humillando pero y los matadores dónde estaban… Pues El Fandi recibiría a su primero de rodillas para ir calentando el ambiente de su público, después de simular el tercio de varas y ver el quite por altaneras de Perera cogió las banderillas y se puso a demostrar la capacidad física que posee delante del toro pero de la que no hace buen uso, pues puso los tres pares muy pasados. El presidente cambió el tercio y se lio un pequeño pulso entre Fandi, su público en los tendidos de sol y el presiente por negarle el cuarto par. Ya con la muleta en mano parecía otra cosa, y el toro no estaba sobrado de fuerzas precisamente. Cuatro enganchones y abrevió

La tarde continuaba con un Perera un poco perdido en la muleta y en el tiempo, pues alargó faena a un toro que se cansó de los trapazos del extremeño que en Madrid hace tiempo que no le vemos como antes. Despegado y sin ideas claras el toro pasó desapercibido.

Salió el tercero y como todos sus hermanos tuvo el defecto de escarbar y aquerenciarse en tablas después de la suerte de varas. Garrido inicia la faena en los medios y ver al toro galopar de esa manera nos emocionó, se cambió la franela a la izquierda y comenzó una serie de tanteo. Probó la mano derecha y el toro humillado y colocando la cara por ese pitón le permitió a Garrido gustarse en los medios. Poco a poco lo va cambiando de terrenos y lo va cerrando en el tercio, se echa encima y consigue firmar una buena tanda de naturales, Madrid explota y Garrido comienza a abusar de pico y a echarse encima. El toro protesta en el tercio y comienza a escarbar de nuevo, humillado por ambos pitones y con cada vez menos recorrido se va al desolladero el mejor toro de lo que llevamos hasta ahora.

Que alguien me explique el mérito de Fandi de torear en la primera plaza del mundo todos los años, y es que su habitual faena de pueblo cansa y lo volvió a demostrar con el impresentable manso cuarto ovacionado en el arrastre no se por qué. Un manso con sus 25 embestidas para romper Madrid y el de Granada como siempre, despegado, abusando de pico y siempre fuera pegando el trallazo dirección m30. Con el toro rajado y con más de 60 trapazos, hinca rodilla en el albero y saca una tanda de manoletinas que despiertan algunos aplausos.

La imagen de Miguel Ángel Perera de 2014 dónde ha quedado… Ayer estuvo perdido, sin ideas, no demostró tener el mando de la tarde en ningún momento. Le pudo el segundo y también el manso quinto que sin humillar y con una embestida incierta, con genio le sacó totalmente de la tarde. Toro para doblarse con él, poderle por abajo y cuajarlo como hubiera hecho el Perera del 2014. Nada de nada; lo mandó al carnicero con una estocada tendida.

Y para finalizar la variada tarde que dejó Gallardo en Madrid salió otro manso dando coces y escarbando; no deja de ser curioso y llamativo que tantos toros del mismo hierro escarben tanto. Bien pues Garrido comenzó echándose encima del burel pues no tenía apenas recorrido y era más bien soso. Llevaba un tranco como de inválido y se notó cuando Garrido se pasó de faena y el toro no quería saber nada desde la segunda tanda. Noble y muy soso. El buen sabor de boca que dejó en su primero se fue al traste por intentar hacer la misma faena al sexto que requería menos mando y más temple. Le cuesta matar y de esta manera concluye su segunda tarde en feria.

No se si nos conformamos con una corrida así de Ricardo Gallardo, mucha mansedumbre para una ganadería que acostumbra a echar toros de nota. Hay que pedirle más, mucho más pues necesitamos de Agitadores y Molineros en la plaza. Lo que todos tenemos claro es que los toros que ayer pisaron el albero venteño han sido lo mejor hasta el momento.

 

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información