Lo que pudo ser y no fue

Festejo del día 26/05/2017

Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. 16ª de la Feria de San Isidro. Cartel de «No hay billetes» en tarde calurosa.


Toros:
• 1º “Chillista”, nº 93, 524 kg, negro listón. 12/11; noble pero sin fuerza.
• 2º “Hebrea”, nº 94, nacido en febrero 2012 y con 527 kilos, fue premiado con la vuelta al ruedo El toro fue bueno y enclasado, se arranco de largo al caballo las dos veces, pero no se le pico, solo se le señalo, excesivo premio la vuelta al ruedo.
• 3º “Imperial”, nº 1, 561 kg, negro. 12/11 (Vegahermosa); con buena condición y transmisión.
• 4º “Investigadora”, nº 31, 552 kg, negro listón. 1/12 con poco fondo; manso.
• 5º Bis. “León”, nº 39, 585 kg, negro. 12/11 (Salvador Domecq); encastado.
• 6º “Decano”, nº 69, 556 kg, negro listón bragado. 1/13; encastado y exigente.


Paquirri (azul rey y oro): media estocada, descabello (silencio); estocada (silencio).

Sebastián Castella (azul celeste y oro): media trasera, aviso (oreja); pinchazo, estocada desprendida, dos avisos (saludos).

López Simón (azul noche y oro): estocada (silencio); pinchazo, estocada, aviso (silencio).


Suerte de varas: Cuando colocaron a los toros en suerte, los Jandillas se arrancaron de largo al caballo. “Hebrea” segundo de la tarde empujo y metió los riñones, realizo bien la suerte José Doblado pero solo le señalo. Una tarde más en la que solo hubo picotazos.

Cuadrillas: José Chacón y Vicente Herrera saludaron tras banderillear al segundo de la tarde. Aplausos para Viotti cuando se lleva el al tercer toro a una mano al burladero del 6. Aplausos al varilarguero José Doblado por la realización de la suerte varas.

Presidencia: El Presidente, Don Gonzalo Julián De Villa Parro, ha tenido la mano un poco rápida para sacar el pañuelo azul para conceder la vuelta al ruedo al segundo toro de la tarde de nombre Hebrea, el sabrá por qué, pues esa vuelta no fue pedida por absolutamente nadie en la Plaza. Y, sin embargo, ha tenido la mano más reservona para sacar el pañuelo verde hasta que no ha finalizado el tercio de banderillas del quinto de la tarde, decisión que ha sorprendido mucho ya que aunque era excesivamente manso y con la fuerza justa, no se había caído durante las banderillas pero si un par de veces durante el primer tercio.


Abría el cartel Francisco Rivera que ahora se hace llamar Paquirri. Ha venido a despedirse de Madrid, el último trago en sus 22 años de alternativa, y demostró sobradamente que esta para quedarse en casa. A estas alturas da lo mismo si dio un natural de más o se cruzó un poco menos, intento dejar algún recuerdo en su última tarde en las Ventas entrando a quites e intentando caldear la plaza poniendo banderillas al tercer toro, pero nada de nada, realizo un trasteo correcto y se marcho de Madrid con mas pena que gloria, suerte en tu nueva etapa.

Tras sus fracasos en Sevilla y el de hace unos días en Madrid, Castella necesitaba que pasara algo en el ruedo venteño y se encontró con “Hebrea”, el prototipo del toro tan del gusto del público (que no de aficionados) de nuestros días: ni un mal gesto, ni una mirada, toro perfecto para esos que dicen eso de “estar a gusto con el toro”. Le ha cortado una oreja con una faena que ya conocíamos, que sabíamos que iba a pasar, inicia con el pase cambiado a un toro que siempre que veía muleta iba. Fue por el pitón derecho por donde ligó con algo de profundidad, el toro galopaba detrás de los vuelos de la muleta, humillado y entregado pero a Castella se le ha olvidado el dar el medio pecho y echar la pata “palante” y sin eso, todo queda muy pobre. Las series por la izquierda fueron a trompicones, y llenas de redondos fuera de cacho, todas las series fueron rematadas con estéticos adornos que hace que el publico (que no aficionados) entren en éxtasis. Faena de muchos pases y muy poco toreo, cobra media estocada trasera y no se arriesga a fallar con el verduguillo, esto hace que tardara en caer. Por consiguiente, el enfriamiento hizo aguardar la mano tardía del presidente para conceder la que sería la única oreja de la tarde, mano que sorpresivamente, saca el pañuelo azul para dar la vuelta al ruedo a Hebrea, cuando esa vuelta no fue pedida por absolutamente nadie en la Plaza.

Un mundo tardó el presidente en devolver al quinto, el destino le tenía reservado a Castella un sobrero de Salvador Domecq que le iba a descubrir, el toro no regalaba nada, había que poderle y mandar pero Castella no lo vio así, se paso la faena intentando acoplarse con su enemigo, algún pase de castigo al principio de la faena hubiera sometido al animal y habrían propiciado el triunfo que ha buscado con mucho ahínco, la situación se ha complicado aun más en el momento de entrar a matar. Suplió su falta de recursos con su conocida táctica del arrimón y acortar el viaje. Está claro que los toros que exigen no son para él.

Y López Simón, sigue en su particular descenso, fuera de lugar, perdiendo el sitio y desentendiéndose de las distintas lidias que le piden los toros. Se atreve hacer un quite al segundo de la tarde y lo único que consigue es tirar al toro por dos veces al suelo. Ante un noble y templado tercero se mareó de muletazos, se le fue vivo y por eso nadie le hizo caso. El sexto fue un toro encastadito y con recorrido al que tampoco le supo ver, le obligaba a tener que trabajar pero Simón no estaba por la labor. Parece que los públicos, esos que tanto le han jaleado y encumbrado ahora le han dado la espalda, quizá López Simón necesite un descanso, hoy ha pasado con mas pena que gloria.


La corrida de toros de Jandilla, dio posibilidades para que los tres toreros hubieran abierto la puertecilla grande del 1+1, junto con la entrega del público (que no aficionados) de Madrid, pero la terna estuvo muy por debajo y otra vez más salimos de la plaza comentando lo que pudo ser y no fue.


Aficionado y socio de la Asociación El Toro de Madrid

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información