Hartos, y no poco

Festejo del día 30/05/2017.

Martes 30 de mayo, novillada con picadores. Plaza de toros de “Las Ventas”. Media plaza en tarde nubosa y apacible. A lidiar novillos de Montealto procedencia Domecq, vía Jandilla y Ventorrillo. Desiguales, mal presentados y descastados. Muy sospechosos de pitones. Pedir a la presidencia que se analicen las astas de una vez.


Leo Valadez: Sangre de toro y oro. Dos pinchazos, pinchazo hondo y tres descabellos; silencio. Perpendicular y caída, descabello; silencio tras aviso.

Diego Carretero: Grana y oro. Dos pinchazos, estocada contraria y un descabello; silencio. Pinchazo, contraria y saludo protestado.

Andy Younes (Presentación): Chenel y Oro. Estocada arriba y perpendicular; leves aplausos. Delantera y caída perdiendo la muleta; silencio.

Presidencia: Justo Polo debió de rechazar varios novillos y devolver el pobrecito sexto. El delegado haría bien en llamar la atención a los picadores por irse al nueve por gusto.

Tercio de varas: Corrida picada en el tercio del nueve, en general picada arriba y picotazo en el segundo encuentro. El único novillero que se preocupó de dejar al novillo en suerte por Younes.

Cuadrillas: Destacar la lidia a caballo de Manuel José Bernal en el primero. Dos pares en la cara, saliendo muy torero de Morenito de Arles en el tercero.

Otros: En el quinto Diego Carretero es prendido por el novillo y se lleva un buen revolcón. Puede finalizar la lidia.

Llegó la 20 de feria y con ella una novillada impresentable, mansa y sin fondo; descastada y muy sospechosa de pitones. La afición ayer acudió a la plaza por el cartel, tarde atractiva con novilleros punteros y novillos de ganadería que suele funcionar de toros. Los seis de salida presentaron un comportamiento distraído, como si no fuera con ellos la cosa. En general, no se colocó ninguno en suerte y el picador les lanzaba la caña en la zona del 8 y el 9, lidias desastrosas que desembocarían en un comportamiento a menos.

 Abriendo plaza un tal Venturoso, más propio de una novillada de Guadalix de la Sierra que de Madrid, recibe un buen castigo arriba y un picotazo saliendo suelto y, recibiendo un aseado quite por gaoneras por parte de Carretero y la correspondiente réplica. Leo Valadez quiso desde el principio adoptar la actitud de novillero, con la que se viene a la primera plaza del mundo. Rodillas en tierra, trapazos para allá y para acá, consigue que el novillo se venga abajo y aquí acaba una faena que alargó más de lo que debiera. Finaliza con unas manoletinas que empiezan a ser patrón obligatorio de los novilleros, y el novillo se va en un silencio, convertido en pitos por el ridículo de las mulillas. Que en las Ventas haya que seguir aguantando semejante cachondeo…

 Salió Caramelo, galope y transmisión de salida. Dos varas traseras y se viene arriba en los palos. Carretero intenta hacer las cosas bien, con suavidad pero el novillo escoge la condición de venirse a menos, descastado y noble. A punto de salir el tercero y el público ya estaba mosca; ni un par en la cara, ni una vara en el sitio y ningún rastro de buena lidia por allí, que emoción!!!

La tónica de la tarde era esa, poco fondo y nula presentación. Pues tercero y cuarto no fueron la excepción. Ni la bonita pose del francés, que se presentaba en Madrid, ni la persistencia del joven novillero mexicano con el cuarto evitaron la debacle en el epicentro de la tarde. Cuando Andy Younes brindó y se limitó a someter a un rajado, y Valadez intentaba sostener al inválido; la afición estaba más pendiente del bocata que de la labor de los jovenzuelos que por allí andaban trasteando con dos pobrecitos. Pues nada, la tarde iba a peor y cuando parece que te quieres ir a casa, sale un novillejo que quiere embestir por el pitón derecho.

Tremendo descolgaba la cara en el capote, Carretero lo soltó al lado del picador; como el que deja tirado a un perro en el campo. Humilla y tiene recorrido por el derecho, pero nada oye, parece que el chaval de 20 años por muy joven que sea tiene que enganchar al toro todo el rato y pegarle trallazos para fuera, todo por arriba y muy violento. ¿Y nosotros debemos quejarnos? Pues claro que no hombre, si es solo un novillero al que se le puede permitir todo, como acortar el viaje y taparnos un pitón muy interesante. Recriminar el destoreo a un niño es de ser una persona que no tiene sentimientos, o eso soltaba alguno ayer por la boca. El toro se va entre aplausos y después de ser volteado, Carretero saluda por su cara bonita.

Salió el novillo más feo que veía en mucho tiempo; cuerpo de novillo, cara de deshecho. Pocas protestas de salida y la cosa se va calentando cuando pierde las manos dos veces, o tres. Descoordinado el novillo, cansado el presidente, al igual que el personal; no devuelve al enfermo que en el último tercio no dejaba de levantarse del suelo. Esto que es de verdad… Novillero desganado por el papel que tiene que afrontar en el último de una novillada larga, y un presidente que le hace la puñeta, pues muy bien.

De esta manera finaliza la peor novillada del ciclo isidril. Sin trapío, sin casta y sin emoción, pues como vamos a estar… Hartos, y no poco.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información