Lamentablemente una más

Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. Corrida Extraordinaria de la Beneficencia. Lleno de «No hay billetes» en tarde de calor asfixiante.

Toros de Victoriano del Río

1º ARTILLERO, nº 46, 547Kg, Negro, deslucido e insulso.

2º ENAMORADO, nº 30, 526Kg, Castaño Salpicado, DEVUELTO por flojo.

Sobrero: LASTIMERO, nº 101, 575Kg, Castaño Bragado, (Domingo Hernández) mansurrón.

3º MALEADO, nº 164, 547Kg, Negro, (Toros de Cortes) protestón y rajado. 

4º ALMIRANTE, nº 71, 633Kg, Negro Bragado, pasa y pasa sin gracia ni clase.

5º MALHUMOR, nº 102, 543Kg, Negro Bragado, soso, rajado y sin entrega.

6º CARRETÓN, nº 16, 567Kg, Castaño Salpicado, pasa sin emoción, ni entrega.  

EL JULI, de grana y oro. Pinchazo y estocada corta (silencio). Estocada trasera y caída (oreja).

JOSÉ MARÍA MANZANARES, de azul rey y oro. Estocada tendida. Un aviso (silencio). Estocada caída (silencio).

ALEJANDRO TALAVANTE, de nazareno y oro. Pinchazo y estocada atravesada (pitos). Estocada caída (silencio).

Cuadrillas:

Chocolate toreó a caballo y aguantando las arrancadas de Lastimero. Ovación unánime.

Presidió el festejo desde el palco real S.M. el Rey Felipe VI, acompañado del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, también estaba en el palco real el matador de toros Curro Vázquez. Antes del paseíllo sonó el Himno Nacional en medio de una tremenda ovación.

Importante gesto de la Corona en apoyo de la tauromaquia (confiamos que haya más) ahora que no hacen otra cosa que darnos palos por todos los lados. Con su presencia Felipe VI simbolizó lo que representa para la más alta instancia del Estado la fiesta de los toros.

El Julio, que abría cartel, con su primer oponente receto una lección de destoreo compuesto por trallazos terroríficos ante un oponente insulso, ante su segundo, que resulto el de mayor movilidad de toda la corrida, Don Julián ligo algún redondo fuera de cacho, cerrando las tandas con enganchones en todos los pases de pecho que dio, a mitad de faena, cuando el toro ya no se tenía de pie, decidió pegarse un arrimón sin ton ni son, eso para los pueblos se oía en los tendidos, donde todavía queda algún aficcionad@, pero a los señores que venían de fiesta y no a los toros les gusto y decidieron, con el beneplácito del presidente, concederle una oreja con menos peso que cualquier oreja que se concede en una plaza portátil de pueblo. 

José María Manzanares hizo, bajo mi humilde opinión, lo mas destacado de la tarde, con el capote en ambos toros, con detalles toreros como una larga afarolada para un quite por chicuelinas. Pero hay se acabo Josemari, todos esperábamos al del año pasado, pero ese, esta tarde no vino. Al sobrero de Domingo Hernández, no supo meterle mano, se pasó la faena probando al natural entre toques, latigazos y enganchones, se aburrió con el manso inválido que salió en quinto lugar. Entre ponte bien y estate quieto se le pasó la tarde a un Manzanares mucho mas pendiente de su figura que de torear.

Ha Talavante se ha hecho muy largo hacer el paseíllo cuatro tardes en las Ventas en tan poco espacio de tiempo, esta tarde, lamentablemente estuvo a por uvas. Llevaba tres tardes  seguidas cortando una oreja (a medio gas). No logró hacerse con el tercero y los ayudados por alto del inicio quedaron en algo imperceptible. No conecto con el público en ningún momento y eso que este año está muy receptivo. Ya en el que cerró la tarde, el público había ahogado sus penas y el asfixiante calor en alcohol y decidió tirar por la calle del medio y abreviar.

 

Luis Blázquez

Aficionado y socio de la Asociación El Toro de Madrid

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información