HACE FALTA ALGO MÁS QUE GANAS

 

INÉDITO VALENCIA, OPORTUNIDAD PERDIDA POR TERRÓN Y GENEROSA VUELTA AL RUEDO DE FLORES . 5 Agosto 2017

En noche calurosa veraniega y con más de un cuarto de entrada, se ha celebrado el cuarto certamen internacional de novilladas nocturnas. Se lidiaron seis utreros de la ganadería de Arauz de Robles, procedencia Arauz de Robles (varias sangres y principalmente D. Luis Gamero Cívico y Marqués de Saltillo). Correcta de presentación. Justos de fuerzas y juego desigual con opciones los lidiados en segundo, quinto y sexto lugar. Pobre balance de la terna novilleril en la que hace falta algo más que ganas.

Guillermo Valencia, de mostaza y oro. Pinchazo, media estocada y tres descabellos (silencio tras aviso). En el cuarto, pinchazo y media estocada (silencio tras aviso).
Luis Manuel Terrón, de grana y oro. Pinchazo, media estocada y dos descabellos (silencio tras aviso). En el quinto, estocada y un descabello (saludos).
Fernando Flores, de azul celeste y oro. Pinchazo y estocada trasera (silencio). En el sexto, pinchazo y estocada (vuelta al ruedo).

Presidente: Don Trinidad López-Pastor Expósito. Mal, debiéndose haber devuelto el primer novillo a chiqueros una vez comprobada su invalidez para la lidia. Bien al no conceder trofeo tras la petición sin mayoría en el sexto.

Tercio de varas: En vías de desaparición. Mal los del castoreño, sin apenas realizar la suerte como es debido. Traseros y caídos en su mayoría. Apenas pudimos ver colocado en suerte ningún novillo.

Primer novillo: Chistorrona (19): Negro listón. 508 kg. Inválido. Muy justo de fuerzas que pierde las manos varias veces. Animal muy cuidado en el caballo con dos puyazos muy leves de intensidad provocando el descontento del aficionado. Silencio.

Segundo novillo: Extenuada (35): Negro. 459 kg. Codicioso y repetidor. En ambas entradas al caballo recibe puyazos traseros y paletilleros realizando el novillo un juego más que aceptable en el jaco. Palmas.

Tercer novillo: Chinito (22): Negro bragado. 509 kg. Parado y reservón. Midiéndole mucho el castigo en su primera entrada y sin picar en su segunda. Sin apenas transmisión y poco recorrido. Pitos.

Cuarto novillo: Venganza (35): Negro bragado. 515 kg. Parado y deslucido. Manseó estrepitosamente en el caballo saliendo suelto del peto en sus dos acometidas. Novillo desclasado, corto en su recorrido y descastado. Silencio.

Quinto novillo: Chirona (39): Negro bragado. 532 kg. Buen juego. Exigente. El varilarguero, en la primera vara, le estuvo tapando la salida excediéndose en el castigo propinado. En su segunda, es cogido en buen lugar. Palmas.

Sexto novillo: Extrovertida (36): Negro. 518 kg. Serio. Encastado. Llega al jaco sin colocar recibiendo dos picotazos en el sitio por parte de Israel de Pedro. Simulacro del tercio de varas. Palmas.

Cuadrillas: Muy poco a destacar, la buena actuación de Lipi en la brega durante toda la tarde y a los palos Ángel Otero en el primero.

Trenzaba su segundo paseíllo de la temporada el colombiano Guillermo Valencia quedando prácticamente inédito al estrellarse ante un lote sin prácticamente opciones en su paso por Madrid.

Saludó a porta gayola al abre plaza para continuar con una larga cambiada en el tercio. Ya desde el inició el novillo evidenció su falta de fuerza y raza lo que condicionó el resto de la lidia. Lo cuidó Valencia sin bajarle la mano ni obligarle demasiado finalizando una faena aseada con unas manoletinas.
Poca historia y opción hubo ante el desclasado cuarto, un novillo manso que carecía de transmisión y humillación que rápidamente se paró quedando prácticamente inédito el novillero venezolano.

Tuvo mejor suerte Luis Manuel Terrón con un lote de grandes posibilidades que fue totalmente desaprovechado por el novillero pacense. Lástima de oportunidad perdida. Terrón afrontaba su cuarto paseíllo de la temporada además de regresar a Las Ventas tras caer herido grave en 2016.

No acabó de acoplarse Terrón ante el buen exigente primero de su lote, un novillo codicioso y repetidor que pedía distancia y mando yendo la faena a menos entre enganchones y desarmes que acabó desbordando al novillero pacense jaleado por sus paisanos. Muchos pases poco toreo.

Se repetiría la historia ante el quinto, otro utrero con opciones de la divisa jienense. Un exigente y encastado novillo que embistió con calidad, recorrido y humillación al cual Terrón no logró templar en ningún momento y que acabó ahogando al animal en una faena que alargó en exceso.

Llegaba Fernando Flores ante el segundo paseíllo de la temporada en el coso de la calle Alcalá tras la aceptable actuación del pasado 1 de mayo con ejemplares de la ganadería de Dolores Aguirre escuchando una ovación en el primero de su lote.

Dejó escapar una oportunidad de oro Flores ante el buen sexto. Un novillo codicioso y repetidor que pedía distancia, consiguiendo conectar con el generoso público triunfalista en dos series de derechazos vulgares siendo lo más destacable su actitud y ganas. Fue a menos la faena por el lado izquierdo, fuera de toda suerte y echando para afuera el novillo.

Sin opciones en su primer turno Flores ante un novillo parado y reservón.

 

Carlos Rodríguez-Villa

Aficionado y socio de la Asociación El Toro de Madrid

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información