Un gran tercio de varas y vuelta al ruedo para Noé

2º Desafío ganadero del ciclo en la Plaza de Toros de Las Ventas. Se lidiaron tres toros de la ganadería de Palha (1º, 3º y 5º) de procedencia Pinto Barreiros y Baltasar Ibán y tres de la ganadería de Hoyo de la Gitana (2º, 4º y 6º) de procedencia Sata Coloma en la línea de Graciliano Pérez Tabernero, serios y bien presentados en general a excepción del primero de la tarde zancudo y sin remate, cariavacado y feo para esta Plaza. Destacaron las buenas hechuras del segundo y el soberbio juego en varas del tercero que reveló su bravura. Un cuarto de entrada en tarde agradable.  El peso medio de la corrida fue de 573 kg.


RUBÉN PINAR (de coral y oro) bajonazo (silencio); y media estocada habilidosa (silencio).

JAVIER CORTÉS (de rioja y oro): pinchazo hondo y estocada caída (ovación); pinchazo y media estocada caída (ovación).

GOMÉZ DE PILAR (de purísima y oro): buena estocada algo desprendida (vuelta al ruedo tras petición); y media estocada tendida (palmas tras aviso).


Presidencia: Justo Polo, MAL y rematadamente mal. Incumple el reglamento al cambiar de tercio con 3 banderillas al tercero de la tarde (en ningún momento el toro tuvo cuatro que es lo que dicta el reglamento taurino) y otorga sin titubeos el cambio de tercio después de la segunda vara cuando el torero correspondiente lo solicita, qué poca autoridad Sr. Presidente y que poca afición, estamos ante un desafío ganadero apuntalando la bravura de la res con una tercera vara, déjenos disfrutar de este tercio.

Suerte de varas: Hoy se han notado más ganas. Parece que llamarse “desafío ganadero”, es una llamada de predisposición y no sólo limitarse a pintar el ruedo señalando las distancias en las que se debe colocar el animal para examinar su casta y bravura. No obstante, falta mucha escuela del cite del caballo de picar por parte de los varilargueros ya que hay una torpeza de monta y manejo del equino abrumadora. Destacar al J.M “El Patillas” por torear a caballo al tercero de la tarde y dar un buen puyazo y a J.F.Aguado que en el primer encuentro colocó bien la vara e intentó lucir al parado sexto.

Cuadrillas y otros: Destacar la buena brega de Iván Aguilera en el tercero, una buena lidia es el condicionante primordial del comportamiento posterior del animal en el ruedo.


Por primera vez, la afición contaba con un hueco de protagonismo en papel. Nuestro socio y amigo Faustino Herranz “El Rosco” y referente en el tendido 7, aparecía como imagen de portada en el programa de mano de la tarde como emblema de afición al TORO y en reconocimiento a su pasión por la tauromaquia. Ojalá nos podamos empapar muchos años de sus sabios comentarios.

Lo anunciado hoy era un desafío ganadero sinónimo de competencia entre los que crían al toro bravo para ver un producto merecedor de muchos años de esfuerzo, y así nos deleitó el tercero de Palha con su coraje ante al castigo y su derroche de sangre BRAVA.

Esta tarde trenzaban el paseíllo toreros que no sumaban entre los tres ni catorce corridas toreadas en la temporada pasada y valga apuntar este dato. Resulta controvertido que defendamos la tauromaquia en otros muchos aspectos pero en otros la descuidemos totalmente, no hay novilleros que despunten y los que algo triunfan tienen las oportunidades bastante mermadas de carrera torera. Las figuritas de turno se anuncian en demasiados carteles con corridas comoditas que pasan desapercibidas por falta de interés porque ya no están dispuestos a jugarse el tipo y otros con ansias de triunfo ni las huelen ni siquiera tienen una oportunidad. Con todo esto, quiero recalcar la predisposición de Gómez de Pilar, de la buena lidia hoy despechada en el coso y sus ansias de triunfar como de hacer las cosas despacio y bien, ojalá todo torero venga así a Las Ventas y haga verdadero honor a su profesión. Y resulta asombroso decirlo, pero gracias a él hemos podido ver una suerte de varas en todo su esplendor ya que si fuera por el presidente de hoy se hubiera esfumado ¡cuánta prisa tenía en sacar el pañuelo!
Noé ha invitado a una tercera vara a “Asustado” convirtiéndose en una emoción desorbitada en el tendido, francamente me quedo con el reflejo de la brillantez de los ojos de mis vecinos viendo tal belleza. Eso de que el toro conociendo el castigo, galope con alegría ante su oponente pidiendo más pelea es algo que todo aficionado sueña con ver cada tarde cuando ocupa su asiento. Hoy lo hemos visto. Eso es bravura y así debe ser el TORO de lidia, el único animal poseedor de tal cualidad.

En su primer encuentro derriba al caballo, se encela con su enemigo y enfatiza su genio. En el segundo, sale como un tío queriendo coger a diestro y siniestro pasando verdaderos apuros el monosabio al pie del burladero. Y Noé con una torerísima lopecina lo vuelve a colocar en el sitio ¡qué admirable ver posicionar al toro sin dar sendos capotazos en su suerte! Y surge el éxtasis, se vuelve a arrancar, recibiendo en todo lo alto la tercera puya por parte de “El Patillas”. Indudablemente, un gran tercio de varas como los de antaño. Gracias Joao!!

La buena brega de Iván Aguilera realza el comportamiento del toro, pues hay que hacerle las cosas muy bien hechas porque no es la tonta del bote. Ya en la muleta, es un toro que se apaga sin más en la corta distancia, consiguiendo algún natural de buen trazo del diestro, aunque sin lugar a dudas estos toros desgastan física y mentalmente porque es altísima su exigencia de concentración, sino vas al hule. Quizá le faltó ese puntito de chispa que el toro bravo debe tener para ser un animal completo y que el torero le hubiera dado algo más de distancia. Buena estocada desprendida hace doblar al animal. Vuelta al ruedo merecida. El sexto de la tarde, de Hoyo de la Gitana, estaba algo fuera de tipo, se lo puso más complicado, siempre con la cara alta y andarín queriendo ponerle en suerte también una tercera vara que no resultó. Gracias por el detalle Noé y gracias al piquero J.F. Aguado por, a pesar de la caída, torear con el caballo. Algún muletazo bueno, templado y en redondo, suelto dibuja en la monumental con un toro complicado.

A Rubén Pinar, en mi opinión, le falta esa personalidad en el toreo que cada torero debería ahumar cuando sale al ruedo. A sus dos toros los ha matado con la ejecución del Julipié como diría mi añorado amigo J.Monfil, qué pena. El primero de la tarde, ya de salida pierde las manos y repuchea en tablas anunciando su condición de manso y hace lo que puede con un toro que no humilla y va rebrincadito. El desfondado cuarto no le da tampoco ninguna posibilidad y decide cambiar el tercio tras la segunda vara, qué equivocación consentida por el presidente y que falta de afición.

El segundo de la tarde, de Hoyo de la Gitana es el más serio de la corrida le corresponde al diestro madrileño Javier Cortés al que le propinan una lidia que da pena. Entre que el piquero que le hace un colador rectificando malamente hasta tres veces brotando la sangre hasta la pezuña y que con los avivadores es muy reservón resulta complicado hacerse con el bicho. Faena meritoria de valentía, tragando mucho, cruzándose en cada pase de uno en uno. Buena predisposición del joven torero muy querido por este público. ¿La larga distancia hubiera moldeado la embestida del animal? Ya no lo sabremos.
La confianza de Folque en el quinto se desvanece ya que el puyazo literalmente en el rabo y los tantísimos capotazos hacen que se emplee poco en varas. El toro vale pero hay que cerrarle, no quiere medios y allí se apaga.

Ha sido una tarde muy entretenida y quiero agradecer a la empresa esta iniciativa, ya que hemos podido ver un toro bravo aunque no haya culminado en la muleta, una buena brega y un comportamiento diferencial de ganaderías evaluada por la suerte de varas. En este segundo desafío, al parecer ha ganado Palha, ahora me encantaría ver en un mismo desafío, ganaderías de encastes minoritarios compartiendo cartel con las demandadas por las figuras y que muestren la predisposición de Pinar y de Gómez del Pilar a los que hay ganas de que les devuelvan una oportunidad.

Palha no nos defraudó pero todo es mejorable pues nos ha dejado satisfechos con un toro bravo, sobre todo en el primer tercio. Hoyo de la Gitana debe seguir buscando esa bravura que no termina de encontrar. Pero si la historia de su nombre viene dada por el nacimiento de un pequeño gitanito en un vaguada (hoyo) de su finca, seguro que los ganaderos, hijos de I. Pérez Tabernero, volverán a renacer esta ganadería que tanto hace falta para abstraernos del descastamiento, nobleza y mansedumbre que existe en las dehesas por desgracia.

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información