Fallece D. Victorino Martín Andrés, DEP GANADERO

En la tarde de hoy, 3 de Octubre de 2017, ha fallecido a los 88 años de edad en su finca cacereña de “Monteviejo”, el ganadero D. Victorino Martín Andrés, como consecuencia de haber sufrido el pasado 1 de octubre un accidente cerebrovascular.

La misa funeral tendrá lugar mañana a las 18:00 h en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Galapagar y posteriormente su entierro en el cementerio viejo de la misma localidad.

La Asociación El Toro de Madrid quiere expresar su más sincero pésame y condolencias a su familia y amigos, como también a todos los aficionados, ya que se ha ido un GANADERO, que vivió para y por el TORO, íntrego, con bravura, casta y emoción . Descanse en paz.

(D. Victorino Martín Andrés, 1929-2017. Descanse en paz)


Nadie podría imaginar en agosto de 1960 cuando los hermanos Martín, Adolfo, Victorino y Venancio adquieren el primer lote de la ganadería de los hermanos Escudero Calvo procedencia Albaserrada, la dimensión que su acción iba a adquirir.

Entre abril de 1962 y diciembre de 1965 adquieren el total de la ganadería, el hierro de la A coronada del Marqués de Albaserrada, junto con la finca de Monteviejo donde trasladaron sus Albaserradas desde la finca los Labajos en Guadarrama.

Quedándose en propiedad de Victorino Martín Andrés el hierro y la finca de Monteviejo en 1988, después de la partición de la ganadería con su hermano Adolfo Martín Andrés, y yendo a parar a éste el hierro y todas las reses herradas con la V de Venancio Martín.

Hablar de Victorino Martín es hablar de un ganadero hecho a sí mismo, que sin pertenecer al elenco de ganaderos de alcurnia y tradición está sabiendo permanecer en lo más alto del escalafón temporada tras temporada, y ya son muchas. Hoy gracias a él, el nombre de Victorino es conocido en el mundo entero y hasta en el lenguaje coloquial ¿Quién no ha escuchado la frase cuando hay dificultad de por medio de ¡vaya Victorino tienes por delante!.

De Victorino han salido algunas afirmaciones que reflejan el sentir y el pensamiento de esta asociación y como ejemplo citaré algunas:

“El toro debe de ser fiero y no eso de toreable” 

“El problema es que se ha inventado el toro fácil, sin emoción y eso no es la fiesta

“Si cae el toro, cae la fiesta”

Es desde la historia más reciente de la Plaza de las Ventas (1950) el ganadero con mayor número de vueltas al ruedo de sus ejemplares al coso venteño: “Baratero” y *“Minerito”*, 1969, “Pajarero” y “Cigarrero” 1970, “Jaquetón” 1975, “Bodeguero” 1976, “Conducido” 1978, “Bustillo” 1980, “Director” 1982, “Buscador” 1984, “Matador” y “Milanero” 1989, “Hebreo” 1997, “Escamon” 1998, “Portillo”1999 y “Murciano” 2002”.

* Del toro “Minerito” no he encontrado datos en la hemeroteca y es según Victorino Martín Garcia es el nombre del toro que lidio Sánchez Bejarano en la corrida a favor del Montepío de Toreros el 18 de Septiembre de 1969*.

Con más azulejos en la Venta del Batán como el toro más bravo de la Feria de San Isidro de ese año: “Jaquetón” 1975, “Bodeguero” 1976, “Conducido” 1978 “Pobretón” 1982, “Ventolero” 1986, “Escamón” 1998 y “Gaditano” 2003.

También el que más azulejos tiene en el patio de arrastre de la Plaza de Toros de las Ventas como la corrida más completa de la Feria de San Isidro de ese año en presentación y bravura desde su instauración en 1981: años 1982, 1989, 1998, 2000, 2001 y 2003.

Victorino Martín Andrés ha salido varias veces a hombros por la Puerta Grande de las Ventas y debemos destacar: en 1978 junto a Ruiz Miguel y en 1/6/1982 en la llamada corrida del siglo, con los diestros Ruiz Miguel, Luis Francisco Espla y José Luis Palomar.

No podía, ni debía olvidarme de su mayor éxito logrado en el coso venteño como fue el indulto a “Velador” el 19/7/82 a manos de Ortega Cano en la Corrida de la Prensa. Único en la historia de la plaza.

Y como colofón a su trayectoria la placa homenaje de este año, en la Puerta de Madrid de la Plaza de Toros de las Ventas como reconocimiento a su labor en la cría de reses brasas y defensa de la Fiesta de los Toros.

Por último, no quisiera olvidarme de los otros dos hierros que la familia Martín posee: los Vega-Villar de Monteviejo y los Urcola. Auténticas joyas genéticas de la cabaña brava española, que fueron adquiridos a los herederos de D. Francisco Galache Covaleda allá por el año 2002 y que tanto esfuerzo les está costando mantener. Esta última compra de los Vega-Villar completó la adquirida en 1995.

(Texto de la presentación de nuestro socio Miguel Requís, en la tertulia de Victorino Martín García del 2016)


 

 

 

Te Recomendamos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas su uso. Aceptar | Más información