El abonado penitente se sienta de nuevo en su localidad isidril. La plaza, la misma que en las temporadas anteriores. Los aficionados (que no el público), los mismos que [...]