Decepcionante corrida de Cuadri que se va sin torear (Va por uste

Ampliar Portada

  • Luis Miguel Encabo. De rosa y oro. 1º) Pinchazo hondo y 7 descabellos. Un aviso. SILENCIO. 4º) 4 pinchazos y 11 descabellos. Aviso. PITOS.
  • Fernando Robleño. Blanco y plata con remates negros 2º) Bajonazo PITOS. 5º) Metisaca y Media estocada que vale. SILENCIO.
  • Rubén Pinar. Coral y oro. 3ª) Estocada arriba entrando con habilidad. PALMAS Y SALUDA DESDE EL TERCIO. 6º) Media caída y trasera. SILENCIO Y PALMAS AL ABANDONAR EL RUEDO.


A lo largo de la feria se escuchan, muchas tardes, voces que, provenientes de diferentes puntos de la plaza, sentencian, unas veces con acierto y otras con menos, que el toro “se va sin torear”. Esto es lo que ha pasado hoy con toda la corrida, que, a pesar de su mansedumbre en los caballos y de su escasez de casta, ha tenido movilidad y nobleza en la muleta, siempre con las dificultades propias de este encaste. Luis Miguel Encabo ha estado toda la tarde desconfiado y sin sitio. Citando despegado y con precauciones, y sin la quietud necesaria para mandar en las embestidas. Digamos en su descargo que ha tenido el peor lote, en especial el toro cuarto, sin duda el peor de la corrida. Como además ha pegado un auténtico mitin con la espada, todo ha quedado en pitos y silencios. Tampoco hemos visto en toda la tarde a Fernando Robleño, el madrileño ha abusado de torear al hilo del pitón, metiendo el “pico” sin poner la muleta plana. Un par de muletazos es poco bagaje en la faena al segundo, quizá el más encastado de la corrida. En el quinto, tras un comienzo esperanzador, la faena se ha venido abajo. A estas alturas de la tarde el público ya había sentenciado que la corrida estaba por encima de los toreros. Rubén Pinar ha tenido el mejor lote. En su primero destaca un buen inicio de faena y con la izquierda, que era el pitón del toro, cuatro naturales largos, con profundidad y mandando. Con el defecto de que al no ponerse en su sitio, se quedaba descolocado y así es muy difícil ligar. En el sexto, un toro con más fijeza y prontitud que sus hermanos nuevamente hemos visto al albaceteño, sin cruzarse, citando retorcido para dar muchos muletazos enganchados que no llegaron al público, que le despidió con cariñosas palmas al abandonar el ruedo.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos