Después de la verbena volvió la seriedad

Ampliar Portada

16 de mayo de 2016 | Escrito por Carlos M. Hernández Basilio | Fotografías de Iván de Andrés

Novillada, la de El Montecillo, encaste Juan Pedro Domecq y Díez, bien presentada; mansa, excepto el tercero, y descastada, excepto tercero y quinto, este último de casta mansa y bronca. Corrida, difícil y peligrosa, de las que piden el carnet, y a la que se han enfrentado tres novilleros poco placeados pero valientes y pundonorosos.

Dos de ellos, Filiberto y Adame, han terminado en la enfermería, y el tercero, el colombiano de Medellín Juan de Castilla ha tenido que enfrentarse a cuatro novillos, enfrentamiento del que ha salido airoso, con dignidad, torería y la entrega propia de un novillero.

Interesante y dura novillada; nada que ver con la del lunes anterior, con la que se presentaban en Madrid las figuritas del escalafón, ni con el esperpento que vivimos ayer en corrida de figuras. Hoy nadie estaba para verbenas.

1º) Garrafa. El Montecillo. Nº 38. Nacido en Noviembre de 2012. Negro listón salpicado. 461 Kg. Bien presentado. Empuja en la primera vara, cómo casi siempre trasera, y se va de la segunda. Se raja al comienzo de la faena y muestra su condición de manso. Pitos en el arrastre.

2º) Habanero. El Montecillo. Nº 2. Nacido en Noviembre del 2012. Negro-Listón. 499 Kg. Empuja y derriba en la primera vara, pero se marcha de la segunda, en lo que sería una constante a lo largo de toda la novillada. Descompuesto y descastado. Pitado en el arrastre.

3º) Grabador. El Montecillo. Nº 33. Nacido en Noviembre de 2012. Negro salpicado. 480 Kg. El único de la corrida que no ha mostrado mansedumbre. Nuevamente se le castiga en exceso en la primera vara, tapándole la salida, y se simula la segunda. Buen juego con la muleta, es aplaudido en el arrastre.

4º) Canastero. El Montecillo. Nº 19. Nacido en Noviembre de 2012. Castaño. 480 Kg. Abrochado de pitones. Empuja en la primera, pero cómo sus hermanos se repucha en la segunda. Totalmente rajado con la muleta. Manso y descastado. Pitos.

5º) Fandanguero. El Montecillo. Nº 28. Nacido en Diciembre de 2012. Castaño. 460 Kg. Manso, encastado y peligroso, muy mal juego en el tercio de varas. Pitado en el arrastre.

6º) Perezoso. El Montecillo. Nº 3. Nacido en Diciembre de 2012. Negro listón bragado meano gargantillo. 491 Kg. Muy bien presentado. Mas trapío que otros lidiados cómo toros en tardes anteriores. En la muleta se aculó en tablas en terrenos del 7, demostrando su mansedumbre. Pitos


Filiberto. De salmón y oro. 1º) 5 pinchazos, estocada y 1 descabello. Dos avisos. SILENCIO Y PASA A LA ENFERMERÍA.

Juan de Castilla. Blanco y oro. 2º) Estoconazo hasta la bola. FUERTE OVACIÓN AL SALIR A SALUDAR. 4ª) Que mató en substitución de Filiberto. Buena estocada. SILENCIO. 5º) Estocada trasera que vale. PETICIÓN Y VUELTA AL RUEDO. 6º) Que mató en substitución de Luis David Adame. Media estocada desprendida. OREJA .

Luis David Adame. Azul purísima y oro. 3ª) Pinchazo sin soltar y estocada. OREJA Y PASA A LA ENFERMERÍA.


Presidencia: Don Jesús María Gómez Martín. Sin problemas, y acertado a la hora de la concesión de trofeos.

En las cuadrillas: Magnífico tercio de banderillas el protagonizado por Miguel Martín y Alberto Zayas en el tercero.

Los avatares de la lidia, que obligaron Juan de Castilla a matar un toro de cada uno de sus compañeros, originaron un pequeño galimatías a la hora de seguir las intervenciones de las cuadrillas. El diestro lidió y picó los cuatro toros que mató con su propia cuadrilla, mientras dejó banderillear a las cuadrillas de los toreros heridos en sus respectivos toros, creándose una situación confusa y nada frecuente.

Incidencias y otros: Tres cuartos de entrada en tarde soleada, sin viento y de excelente temperatura. Al terminar el paseíllo, y como cada 16 de mayo se guardó un minuto de silencio en recuerdo de la cogida mortal de Joselito en la plaza de Talavera, hace ahora 96 años.

Parte médico de Filiberto: Heridas en dorso de mano izquierda, con sección completa aparato extensor segundo dedo, y sección extensor común tercer dedo. Herida inciso–contusa en región cubital mano izquierda. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros, pasando al hospital San Francisco de Asís. Pronóstico menos grave. Fdo. Dr. García Padrós.

Parte médico de Luis David Adame: Heridas por asta de toro en cara anterior pierna izquierda de 30 cm., que produce destrozos en músculo tibial anterior alcanzando borde anterior de meseta tibial externa, y otra de 25 cm. en cara externa de la misma pierna, que produce destrozos en músculos peroneos y alcanza cabeza de peroné, contusionando nervio ciático poplíteo externo. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros, pasando al hospital San Francisco de Asís. Pronóstico grave que le impide continuar la lidia. Fdo. Dr. García Padrós.


En su primero, y único toro que mató el diestro de Calasparra, poco pudo hacer. Tras un buen inicio de faena por alto y rematado con vistosas trincherillas, el novillo se rajó ostensiblemente refugiándose en terrenos de chiqueros. Allí le planteó batalla Filiberto en meritorios muletazos al manso que se colaba y buscaba peligrosamente.

A punto estuvo de que le sonaran los tres avisos, por las dificultades planteadas al tener que estoquear un toro que se defendía al hilo de las tablas.

El murciano se hirió con la espada, cortándose dos tendones de la mano izquierda, lo que le obligó a entrar en la enfermería, de donde ya no podría volver a salir el resto de la tarde.

Muy buena impresión dejó en la afición venteña el hidrocálido Luís David Adame, en su presentación en Madrid. Bien con el capote en la larga cambiada de rodillas con la que recibió al de Paco Medina, buenas chicuelinas y galleos, y vistosas gaoneras de frente por detrás en su quite al toro anterior, demostraron su soltura y buen toreo con las telas.

Al mejicano le correspondió el único novillo que embistió y repitió de toda la corrida, y lo aprovechó con dos buenas series con la derecha, hasta sufrir una fuerte cornada en la pantorrilla, de carácter grave según supimos después por el parte médico.

Continuó toreando por naturales, a pesar de que la herida de la pierna izquierda sangraba fuertemente, y tras un pinchazo sin soltar y una estocada algo caída, paseó una oreja fuertemente aplaudida e ingresó en la enfermería.

Nos quedamos con ganas de volver a verle, pero ante el parte médico, es duda que pueda estar recuperado para su nuevo compromiso el próximo lunes 23. Difícil papeleta le quedaba al diestro de Medellín Juan de Castilla. A su segundo, un toro que entraba descompuesto, cabeceaba y se revolvía, le plantó cara con valor, y a base de tragar mucho, y demostrando que es un torero de recursos, le consiguió sacar unos buenos muletazos toreando con la izquierda. Mató de una magnífica estocada hasta la bola, de esas que pueden acabar de estocada de la feria. Y recibió una fuertísima ovación al salir a saludar.

El cuarto, que mató substituyendo a Filiberto, era otro regalito, manso y que cortaba el viaje peligrosamente. Lo pasaportó de otra magnífica estocada.

En el quinto, segundo de su lote, toro manso, encastado y peligroso toreó francamente bien con la izquierda demostrando valor y una excelente muñeca. Cometió el error, tan frecuente en los novilleros, de alargar indebidamente la faena, lo que enfrió al público. Alguien debería enseñar a estos novilleros a que empiecen a medir sus faenas. Mató de una estocada trasera y tras petición dio una merecida vuelta al ruedo.

Al sexto, un novillo de presencia impresionante, superior a muchos que hemos visto lidiar como toros en tardes anteriores, le metió tres magníficas series con la derecha, llenas de verdad y torería, hasta que viéndose podido se refugió en las tablas en terrenos del 7. Aún consiguió alguna serie más, a base de exponer, y esquivar arreones a la yugular, y tras pasaportarlo de media estocada, cortó una oreja. Justo premio al valor y la torería demostrado toda la tarde por este joven torero colombiano.

 

Montecillo

Comparte esta publicación

Te Recomendamos