Entre topetazos y saltos

Ampliar Portada

Madrid. Plaza de toros de Las Ventas. Vigesimoséptima de Feria de San Isidro. Casi lleno (22.597 espectadores según la empresa) en tarde soleada y con rachas de viento.

TOROS:

1º Berrugo nº 59, colorado, 540kg, mal presentado. Descastado y peligroso sin fuerza, pitos en el arrastre.

2º Laneto nº 19, cárdeno bragado, 567kg.Templado y sin entrega, palmas en el arrastre.

3º Tiznaolla nº 85, cárdeno claro, 541kg, mal presentado. Complicado, repone  y orientado división en el arrastre.

4º Rompeplaza nº 29, cárdeno salpicado, 554Kg, mal presentado. Orientado y de corta arrancada, pitos en el arrastre.

5º Tahonero nº 63, negro listón bragado, 544Kg, mal presentado. Se defendió, imposible, pitos en el arrastre.

6º Taponero nº 80, cárdeno, 576Kg. Manso, encastado y fiero. Palmas en el arrastre.

CUADRILLAS:

Destacaron a caballo Pedro Iturralde y Santiago Morales “Chocolate”.

Raúl Martí en la lidia del sexto.

TOREROS:

Rafaelillo (azul pavo y oro): Estocada que hizo guardia  y once descabellos. Aviso (silencio). En el cuarto, media estocada caída y dos descabellos (silencio).

Pepe Moral (negro y plata): Estocada y cuatro descabellos. Aviso (saludo por su cuenta). En el cuarto, pinchazo y estocada caída (silencio).

Román (grana y oro): Cuatro pinchazos, estocada atravesada y descabello. Aviso (silencio). En el sexto, estocada caída y descabello (silencio).

INCIDENCIAS:

Rafaelillo sufre un puntazo corrido en la región inguinal izquierda y región cervical lateral derecha. Pronóstico leve. Tras ser atropellado y volteado por el primer astado  de la tarde.

PRESIDENTE: 

D. Jesús María Gómez Martín. Suspenso. Aprobar una “corrida de toros” como la que hemos visto esta tarde en Madrid es vergonzoso, insultante y realmente doloroso para los aficionados y la categoría de este coso.

Después de veinte seis tardes de feria nos disponíamos a disfrutar de una corrida de toros del legendario y temido hierro de Miura. Pero tanto los ganaderos como el productor Simon Casas, habían programado un encierro de vergonzosa presentación, un insulto a Madrid y a la historia de la propia ganadería, solo podemos salvar del saldo ganadero al sexto toro, un auténtico miura por su honda caja y expresión. Madrid no se merece esto. Pasado el trago de la horrible presentación, nos quedaba lo peor, el de cerciorar, muy a nuestro pesar, que no hay un solo torero del escalafón que sea capaz de hacer la faena que precisan unos toros como los vistos en la tarde de hoy, nos hemos empeñado en torear a todos los toros igual y así nos luce el pelo.

 

Abría el cartel Rafaelillo, que lamentablemente lleva tiempo sin estar a un nivel aceptable. Es verdad, que le toco en suerte el peor lote. Con su primero estuvo contra las cuerdas, intento estirarse por el izquierdo pero acabo defendiéndose entre regates como pudo, evitando los hachazos que le tiraba el miura. Al tirarse a matar y  meterle la mano hábilmente, sufre una cogida espectacular, que le destroza la taleguilla propinándole un puntazo corrido de carácter leve. En el cuarto, al que recibe con una larga de rodillas, creemos ver al Rafaelillo de siempre. El toro, como sus hermanos, solo le busca y no pasa. Rafaelillo intenta lidiarle a la antigua, como demandaba el Miura, pero ha de desistir, debido a que parte del público, que no aficionados, le empiezan a pitar. “Señores esta es la lidia a este tipo de toros”, se oía en algún sector. Rafaelillo contrariado decide tirar por el camino de enmiendo y abrevia.

 

Pepe Moral soñaba cuando empezó a trastear al segundo de la tarde, largos fueron los muletazos de inicio por abajo que el Miura se tragaba, soñaba con puntuar en Madrid al igual que en Sevilla, pero  citando por las afueras y toreando para afuera es imposible conquistar Madrid. El toro, que se dejo, le pedía a gritos colocación y mucha firmeza, pero el seguía soñando. Si pensaba que un Miura en Madrid  le iban a dar otra oportunidad, se confundía, porque a su segundo, en cuanto se estiró en el ruedo y nos mostro todos sus huesos, sólo tenía que lidiarlo, y hay que tener mucha Moral para realizar esta tauromaquia, puesto que él seguía soñando.

A Román le tocaron los toros que animaron un poco la tarde, El tercero fue de bellísima lámina, pero lo único que hizo fue dar un topetazo a las tablas, Hay se le acabo todo lo que llevaba dentro, una lástima, porque ni en el capote, caballo y muleta apenas embistió, actuó como cualquier manso, pese a su aire noble. Con la zurda el toro le puso los pitones en el corbatín y Román se fue a por la espada. El sexto, “Taponero” salió de chiqueros decidió a saltar y salto sobre la barrera del 7, despertó a la gente, sobre todo a la del callejón. Le abrieron la puerta rápidamente y salió al ruedo tirando cornadas.  A punto estuvo de coger a un tipo de traje. Le falto fluidez cerebral a Román con un toro que venía y no se iba, una faena con alguna tanda enganchándole adelante. No le vamos a negar el esfuerzo que realizo y que la mayoría tuvo en cuenta. Una faena con pequeños logros, un angustioso dar la cara pero también muchas lagunas porque, si se habla de toros exigentes, este lo fue.

Miura, nos ha cambiado las caídas del año pasado por unos toros de escasas carnes, bien armada y condición desigual en la que todos destacaron por su mansedumbre en los caballos, sosería y por sus topetazos y saltos.

 

Luis Blázquez González


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


Miura

Comparte esta publicación

Te Recomendamos