Finca EL Monosabio

Ampliar Portada

Visita a la finca ecuestre el “MONOSABIO”. Finca de Luís Durán Blázquez (capataz de los monosabios de la Plaza de Toros de Las Ventas de Madrid).

Luís Durán, uno de los personajes más conocidos de la plaza de Madrid, nos recibió en su pequeño rinconcito ecuestre en las cercanías de Madrid junto al monte de El Pardo, allí disfruta de su gran pasión que no es otra que los caballos, aunque según nos confesó la caza también le apasiona. Antes de ver algunos de los caballos que posee, tuvimos una amena tertulia con él sobre la suerte de varas, de la que es gran conocedor, lleva 13 años de capataz de los monosabios de la primera plaza del mundo y tiene multitud de anécdotas que contar.

Luís es quien elige los caballos que cada tarde salen al ruedo venteño, luego los picadores por orden de antigüedad escogen de entre esos que Luís elige, el que mas gusta a los “picas” es “Bonito”.

La elección de los caballos de picar viene condicionada por los toros que salgan por chiqueros ”si van a salir tanques, pues elijo tanques”, para el es muy importante la doma y saber montar, algunos picadores se montan en el caballo el mismo día que salen al ruedo sin entrenar en el invierno. Luís Durán posee varios caballos de picar que tiene en otra finca en Navalcarnero, pero nos enseñó los dos caballos de los alguacilillos, que son de su propiedad, dos preciosos tordos rodados cuyos nombres son “Gitano” y “Bribón”, las cámaras de fotos echaban humo ante animales tan bellos, pero la joya de la casa estaba por aparecer un semental de nombre “Albero”, 1, 72 de alzada, cuando le puso la silla y le montó, que gozada de animal, vaya estampa, cada yegua que quiera probarle tiene que soltar unos cuantos euros. No faltaron comentarios sobre la cogida que sufrió en la pasada feria de otoño”me libre de una buena”, la cabeza de ese toro “Comisario” esta en su poder y pronto en un pequeño museo que esta haciendo estará expuesta, junto con otros recuerdos de su trayectoria como monosabio, entre ellos la placa que le entregamos antes de terminar nuestra visita y hacernos la foto de familia.

Pasada una hora y cuarto salimos de la finca “El Monosabio” propiedad de un buen hombre, cercano, amable y campechano.


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


Comparte esta publicación

Te Recomendamos