Los caraduras y el dadivoso

Ampliar Portada

04 Junio 2013 | Escrito por Joaquín Monfil | Fotografías de Constante

Primera corrida de la mal llamada Feria del Arte y la Cultura, aunque por la paupérrima calidad de los carteles debería mejor llamarse “Feria de la Incultura y para que la Empresa pueda forrarse aún más a nuestra costa” ¿A la CAM le parece bien esto, señor “sonrisas” Abella? Sí, a usted se lo preguntamos ¿Son precios acordes a la calidad del espectáculo ofrecido y a los honorarios de ganaderos y toreros? ¿Verdad que no? Tras este preámbulo para “soltar lastre” diremos que se lidiaron seis mansísimos y en general descastados toros de “El Montecillo” (los antiguos de El Ventorrillo) de Paco Medina, encaste domecq que colaboraron para que, en general, la tarde se fuera al garete. Sólo los lidiados en tercer y sexto lugar llegaron con cierto brío y recorrido a la muleta, aunque debido a que fueron los más mansos y no se les picó. Se simuló la suerte de varas.

1º) Platanero. Anovillado y pobre de cara. Nadie sabe cómo fue aprobado. Recibió un puyazo corto en buen sitio y un picotazo huyendo de la suerte de Curro Sanlúcar. Muy manso, llegó sin fuerzas ni recorrido a la muleta. Pitos en su arrastre.

2º) Lenguasucia. Un novillo manso sin cuajo ni cara para Madrid. Puyazo trasero y picotazo trasero de Óscar Bernal. Muy manso y sin humillar jamás. Algunos pitos en su arrastre.

3º) Hojalayero. Manso y descastado. Picotazo en la puerta al salir de Manuel José Bernal, dos picas traseras en la segunda raya y escapa en ambas. Iba y venía en la muleta como un perrillo faldero. Palmas y pitos en su arrastre.

4º) Duradero. Puyazo trasero haciendo la carioca de Dionisio Grilo y otro trasero queriéndose quitar el palo. Se movió en la muleta pero el espada le perdía pasos y nunca lo entendió. Silencio en su arrastre.

5º) Chaparro. Otro manso que queda suelto y sin parar y cuando los picadores entran en el ruedo se va hacia ambos recibiendo picotazos de uno y otro. Puesto ya en suerte recibe un puyazo trasero de Romualdo Almodóvar. Llegó a la muleta sin fuerza alguna. Pitos en su arrastre.

6º) Canastero. Noble y repetidor. Manso encastado y el único con suficiente trapío de la corrida. “Jabato” le da un puyazo trasero y otro simulado. Llegó con fuerza a la muleta y sus arrancadas lucieron a su matador. Palmas en su arrastre


ANTONIO FERRERA, (grana y oro). Estocada corta caída y atravesada. El cachetero acierta a la 5ª. SILENCIO. Estocada desprendida y atravesada. Apuntillado a la 3ª. SILENCIO.

SERAFÍN MARÍN, (azul marino y oro). Estocada delantera. El puntillero acierta a la 3ª. SILENCIO. Pinchazo sin soltar en los bajos, pinchazo caído, otro pinchazo sin soltar, AVISO, media estocada baja y atravesada. SILENCIO.

JOSELITO ADAME, (verde botella y oro). Bajonazo delantero. El puntillero acierta a la 2ª. OREJA CON ALGUNAS PROTESTAS. Pinchazo muy tendido que escupe, otro pinchazo arriba y estocada. VUELTA AL RUEDO.


Cuadrillas: Los montados mal como siempre y simulando la suerte en general. Penosa la actuación de los banderilleros Tomás López y Kaito en el tercer toro y a pesar de todo dieron la vuelta con su matador. Penosa también la actuación de los terceros con la puntilla, pues entre Manolo Rubio, Ismael González y Kaito hicieron un total de 15 intentos para despenar a 6 toros.

Presidencia: Muy mal don Julio Martínez por la mañana, al aprobar una corrida anovillada impropia para esta plaza. Y muy mal por la tarde al conceder una oreja no pedida mayoritariamente. Menos mal que Adame pinchó el sexto, porque si no le hubiese pasado lo del otro día con Aguilar, es decir tener que darle o quitarle la puerta grande.

Incidencias y otros: Por fin, tarde soleada y con buena temperatura. Sólo menos de un tercio del aforo cubierto, unos 7.000 espectadores. Muchas banderas de Méjico y bastantes sombreros tejanos en la plaza.
 


¡Qué caraduras! Era el comentario unánime entre la escasa gente del 7 esta tarde, cuando unos incapaces banderilleros, que no habían podido poner dos palos de una vez y que habían llegado a colocar sólo 3 banderillas tras realizar 6 intentos al tercero de la tarde, acompañaron a su matador, Joselito Adame, al dar éste la vuelta al ruedo tras otra injusta orejita caída...del palco, sin petición mayoritaria, ocupado por el, otro día más, indocumentado orejófilo don Julio Martínez. Decimos que injusta porque mató de un bajonazo delantero y además tampoco había mayoría. Los banderilleros que fracasaron como tales habían sido Tomás López y Ricardo Quintana “Kaito” (éste incluso falló dos veces con la puntilla), que no se cortaron un pelo en dar la vuelta y devolver regalos y sombreros del público lanzados a su matador, como si de “Guerritas” redivivos se tratase ¡Qué falta de vergüenza! Sin embargo el otro subalterno de la cuadrilla fue Miguel Martín, que hizo muy buena lidia en éste y puso dos excelentes pares al sexto ¿No deberían los dos primeros, tras fracasos como el de hoy, renunciar a acompañar a su matador?

Y ahora una pregunta a don Julio: ¿Por qué cambió el 2º tercio del tercero de la tarde si el toro sólo tenía 3 palos puestos? Además hoy volvió a mostrar su cara más orejera y estuvo a punto de volver a armarla, igualito que hizo con Alberto Aguilar hace días, al pasarse y conceder injustamente una orejilla en el primer toro de un matador, un toro noble que se fue sin torear. Porque en el sexto, el manito Adame sin llegar a estar superior, sí que estuvo mucho mejor que en el tercero. Y hoy don Julio tuvo la suerte de cara porque Adame falló a espadas en este último. Pero ¿y si llega a acertar? ¿Hubiese aguantado para no conceder por segunda vez la puerta grande? ¿Ve usted, don Julio, como hay que ser más prudente y menos dadivoso inicialmente? A ver si esto le sirve de lección de una maldita vez ¿Quién le dijo que la responsabilidad de ocupar el palco de La Ventas era cosa fácil? Si no está preparado o no se ve con fuerzas...dimita.

Los toros de El Montecillo, otrora los magníficos ventorrillos de Paco Medina están actualmente que dan pena. Los más mansos, que casi no pudieron picarse, los sorteó Joselito Adame y fueron los únicos que llegaron (mejor dicho aguantaron) al último tercio. Los demás, unos “marmolillos” infumables en la muleta que impidieron cualquier lucimiento ¿Será que por la crisis no les dan de comer? ¿O eran los más baratos en oferta a precio de saldo?

Ferrera estuvo hoy gris, sin la garra de otras ocasiones y algunas veces con un rostro de “poseso” en el tercio de banderillas, especialmente cuando se volvía al público. Más que una ovación, parecía buscar un exorcista en el tendido. Puso pares a toro pasado, al quiebro, al cambio por los adentros, el par del “retrovisor” y repitió las cabriolas de equino en la cara del toro, tras parearle y quebrarle. Actúa en el segundo tercio como un rejoneador pobre que no hubiera podido comprarse el caballo y lo tuviera que hacer todo él. Hoy, tras las últimas más recientes y serias actuaciones en este coso, volvió a parecerse al Ferrari acelerado que todos hace tiempo ya conocemos.

En cuanto al catalán Serafín Marín, hoy frío, serenidad y valiente quietud en toda su actuación pero como si estuviese en China, a miles de kilómetros. Esa fue su falta de conexión con los tendidos de esta plaza que tanto le quiere y tanto le ha apoyado. También es cierto que le tocaron un par de mansos de carreta y descastados. Pasó de puntillas por Madrid o más aún, es como si no hubiese pasado.

La corrida, en conjunto fue otro fracaso más de la empresa que sólo pudo congregar a menos de un tercio del aforo con otro cartel “barato”. Lo mejor de la tarde, el pasodoble Agüero, interpretado por la banda (algún día lo explicaré). Con eso está todo dicho. Y ¿qué dice ahora la CAM que aprueba estos pobrecitos carteles sin interés alguno? ¿O es que las inmensas tragaderas del señor Abella y su grupete de amigos no tiene nada que decirle a Taurodelta por esta absurda “feria del Arte y la Incultura”, perdón Cultura? ¿Dónde están las figuras del escalafón, las que más cobran, las que imponen ganado y compañeros? Casi todos los días hemos visto cemento, hoy no sólo era eso lo que veíamos los pocos que estábamos. Veíamos también, mirando un poco más allá, lo que el afán avaricioso y recaudatorio del taurinismo está consiguiendo en este espectáculo único en el mundo, el abandono de la moderna sociedad que le da la espalda al no tener generaciones que renueven la afición, sus estertores agónicos, en definitiva y aprovechando que soy wagneriano a muerte y este año es el segundo centenario del nacimiento del genial Richard Wagner, estaba viendo “El ocaso de los dioses”, final de la tetralogía de “El anillo de los nibelungos”.

Mañana es la corrida de la Beneficencia con Morante, aunque los torillos que he podido entrever en los corrales son raspas de chicharros y al parecer sólo hay uno o dos aprobados. Veremos si pasan...o los pasan. La actuación presidencial será fundamental. Y puede armarse la gorda, porque mañana la mayoría serán “claveleros orejistas y aplaudidores” que vienen de gorra, con invitaciones oficiales regaladas en los Ministerios a los políticos y amiguetes. Veremos.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos