Madrid está en decadencia

Ampliar Portada

Cuatro novillos de José Luis Pereda y 2 novillos de La Dehesilla (3º, 4º). Con cuajo y serios de presencia, sobre todo los tres últimos, de variado juego y con cierto interés.

Ángel Jiménez Grana y oro. Silencio y silencio tras aviso..

Pablo Atienza. Verde hoja y oro. Silencio y silencio tras aviso.

Rafael González. Burdeos y oro. Oreja y vuelta ruedo tras petición.


1º G. JLP - AJ - 12/!4 - Tramposo - negro mulato liston - 510kg - 62

En los primeros compases de la lida anduvo abanto y sin emplearse en varas. Llego al último tercio con cierta movilidad y casta. Había que poderle y someterlo por bajo, ya que el animal desbordaba al matador. Por el pitón izquierdo, la embestida fue más deslucida, quedándose corta en su recorrido.

2º G. JLP - PA - 11/14 - Esmeraldo - negro chorreado verdugo - 536kg - 68

El animal arreó de salida sobre todo en el primer encuentro con el montado, llegando a derribar al equino. No fue castigado y llego al último tercio con cierta castita. Por el pitón izquierdo tuvo más recorrido que por el derecho.

3º G. DH - RG - 05/14 - Carpintero - negro chorreado axiblanco - 530kg - 158

El novillo apretó en la primera vara, pero tirando feos derrotes y haciendo sonar el estribo. En el segundo encuentro salió suelto. Llegó al último tercio con calidad en la embestida para el lucimiento y en las primeras series se arranco de largo galopando. Lástima que al final de la faena se viniera un poco abajo, faltándole algo más de entrega.

4º G. DH - AJ - 05/14 - Ambicioso - castaño girón bragado axiblanco - 480kg - 148

Le dejó el piquero un primer puyazo bajo de colocación y el animal no se empleó en el caballo. Llego a la muleta con movilidad, pero exigía que lo llevaran siempre muy toreado y sometido por bajo, ya que si no desbordaba al torero, echando la cara arriba y arroyándole.

5º G. JLP - PA - 11/14 - Muletero - negro de capa - 495kg - 81

En ninguno de los encuentros con los del castoreño, realizo una pelea destacada, llegando al último tercio con movilidad pero sin emplearse Terminó

parándose. En el tercio de banderillas sufrió una fea voltereta, que le mermó sus fuerzas..

6º G. JLP - RG - 04/14 - Unjaleo - castaño ojinegro - 530kg - 39

El animal tuvo tres encuentros con el montado, de los que terminó saliendo suelto, mostrando una manifiesta mansedumbre. Este hecho lo acusó y terminó aplomado. En el juego que ofreció le faltó casta, transmitiendo poco a los tendidos en el último tercio.


Presidente: Trinidad López Pastor Expósito. En el tercero se vio obligado a conceder la oreja, ya que había petición mayoritaria. En el sexto acertó al negar la oreja, a pesar de la petición de los paisanos del novillero.

Público:Tarde nublada en la que molestó un viento racheado. El coso registró algo más de un cuarto de aforo. Había muchos seguidores de los tres novilleros que pedían las orejas sin ningún criterio.


La decadencia que está sufriendo nuestra querida plaza de Madrid es abismal, observándose un incremento en cada festejo, hecho que nos duele a los aficionados. Ayer se tomaron una serie de decisiones que convirtieron la novillada en un autentico despropósito. El torero Rafael González aglutinó un grupo de paisanos en los tendidos, que solicitaron los trofeos a cualquier coste. Si el presidente en el tercero se arrugó a la hora de dar el apéndice, en el que cerró plaza supo aguantar las peticiones de los “autobuseros y del paisanaje”.

También están los aficionados cansados de las actuaciones denigrantes de los mulilleros, ya que cuando hay petición, frenan el tiro de mulillas para que el público se caliente, presionando con ello al presidente para que conceda el trofeo. Actuaciones como estas deberían corregirse o ser sancionadas..

La novillada de José Luis Pereda, estuvo bien presentada, siendo interesante el juego que dieron algunos de los novillos. Pero como sucede en otras ocasiones, nos hubiera gustado verla en otros toreros más experimentados y sin el fuerte viento que molestaba por momentos.

Por los motivos expuestos, Rafael González, estuvo a punto de abrir La Puerta Grande de la Calle de Alcalá. Su primero fue buen novillo que dio juego en el último tercio, con cierta acometividad y entrega en sus embestidas. El novillero comenzó dando unas verónicas ajustadas, ganándole terreno a su enemigo. Desafiando también al fuerte viento que corría, comenzó el último tercio en los medios del coso, dándole tres ajustados pases cambiados por la espalda. Luego midió bien los tiempos y lució a su enemigo citándolo de largo y dejándolo llegar a la muleta con tranco. Concluyo con cuatro ajustadas bernardinas, dejándose llegar mucho los pitones de su oponente, despenándolo de una estocada algo desprendida de colocación. El presidente de manera sorpresiva concedió la oreja después de una petición mayoritaria. A pesar que el torero demostró buenas maneras, a la faena le falto más redondez y continuidad. Con la vuelta al ruedo, hubiera sido suficiente.

El que cerraba plaza acudió tres veces al montado. Al animal le falto un poco de fondo, viniéndose pronto abajo. Rafael lo intentó al igual que en su primero, citándolo de largo en las primeras series, pero no tuvieron calado en los tendidos. Se limito a llevarlo a media altura, colocándose al hilo del pitón. Finalizó su labor, calentado los tendidos, ligándole seis cambiados de mano por la espalda, matándolo de una estocada en lo alto, precedido de un pinchazo, ambos en la suerte contraria. Sus paisanos pidieron la oreja, pero Trinidad, aguantando estoicamente el arreón, no la concedió.

Abría cartel Ángel Jiménez, que en su primero acuso la mala lidia que le propinaron en los primeros tercios. Esto provocó que llegara a la muleta tirando feos derrotes, hecho que dificultó el acople de su labor, produciéndose continuos enganchones, sufriendo también las molestias del viento. Su estocada cayó desprendida. Ante el cuarto de la tarde, un animal con cierta movilidad pero al que había que poderle y someterlo por bajo, Ángel Jiménez no estuvo a la altura. Se le vio muy verde y desbordado por momentos, no encontrando el mando que le pedía el novillo. También estuvo bastante desacertado con el verduguillo, después de dejarle solo un pinchazo.

Completaba la terna el segoviano Pablo Atienza, que dejó muy buenas sensaciones el año pasado en las novilladas del verano en esta plaza. El segundo de la tarde, salió con muchos pies y acusó el poco castigo recibido, llegando muy entero al último tercio. En la mayoría de muletazos le toco el engaño, lo que violentaba la condición del novillo, faltándole dominio a su labor. Lo mato de una estocada muy desprendida, precedido de un pinchazo bajo. Al quinto lo recibió con unos bellos lances a la verónica, ganándole terreno y rematándolo con una media y una revolera. Luego la res sufrió una fea voltereta, al ponerla en suerte en el tercio de banderillas, hecho que acusó, echando con ello muy pronto la persiana a su faena. A pesar de ello el matador lo quiso intentar en diferentes series por ambos pitones, pero sin muchas opciones para el lucimiento. Lo mato de una estocada bastante desprendida y precedida de dos pinchazos bajos de colocación y como remate con dos golpes de verduguillo.

En tardes como las de hoy, es cuando aparece el debate de “si es justo o no que se pueda abrir La Puerta Grande de Madrid, cortando dos orejas (una de cada animal)”. Ahí dejo la cuestión.


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


José Luis Pereda - La Dehesilla

Comparte esta publicación

Te Recomendamos