Notable Aguado, suspenso Victoriano

Ampliar Portada

28 de septiembre de 2018. Más de tres cuartos de entrada en tarde calurosa. Se sortearon 4 toros de Victoriano del Río (2º,3 º, 5ºy 6º) y dos con el hierro de Cortés (1º y 4º). El 5º fue devuelto por inválido y sustituido por un sobrero de Conde de Mayalde. La corrida enviada por la “Casa Vitoriano” fue una escalera de toros bastos y feos y de comportamiento manso, descastado y flojo en general. El cuarto, un auténtico inválido. El sobrero de Mayalde, de cinco años y diez meses, presentó poca fuerza y siempre estuvo a la defensiva.


Alejandro Talavante –gris perla y oro-. Pinchazo y Estocada caída -(saludos).  2 pinchazos y estocada trasera (silencio).

Jiménez Fortes –teja y oro-. Estocada defectuosa y un descabello (Silencio). 2 pinchazos y estocada de la que sale dramáticamente volteado. Remata Talavante al tercer descabello (silencio) 

Pablo Aguado -marfil y oro - (CONFIRMACIÓN). Estocada trasera (saludos). Estocada trasera y tendida (oreja)


Tercios de varas y cuadrillas: Es una pena. Por más que desde nuestra Asociación intentamos resaltar la suerte de varas como el tercio principal de la lidia para evaluar el comportamiento del toro, por más que nos marquemos como punto principal de nuestras crónicas la reseña de lo que ocurra en el peto, es desalentador. Han concluido los desafíos, y como si de magia se tratara, vuelve a desaparecer el tercio de varas. Es imposible destacar ni reseñar nada al respecto. Prácticamente no existió durante toda la tarde… ¡como en tantas otras! Nada reseñable entre las cuadrillas de a pie.

Presidencia: Ocupó el palco D. Justo Polo Ramos. Mal. Aprobó una corrida para Madrid mal presentada y mantuvo incomprensiblemente en el ruedo un auténtico inválido, el que hizo cuarto.  Madrid no merece que el palco presidencial se ocupe tarde tras tarde por presidentes que olvidan su principal cometido, la representación y defensa de los 23.000 que pagan la entrada. Escuchó gritos enérgicos -y desde varios tendidos de la Plaza-  de “¡Fuera del  Palco!”

Enfermería: Fue atendido Jiménez Fortes tras la cogida sufrida al entrar a matar al 5º de la tarde, sin apreciársele heridas por asta de toro fue derivado al Hospital San Francisco de Asís para estudios radiológicos. Finalmente se confirmó que el diestro malagueño sufría una rotura de peroné.

Otros: Pablo Aguado confirmó la alternativa, al entrar en el cartel por la vía de la sustitución en lugar de Paco Ureña.


Al romperse el paseíllo Alejandro Talavante saludó una sincera ovación de la Plaza de Madrid. Ovación de reconocimiento ante el gesto de la única figura que ha respondido ante el nuevo formato (a modo de sorteo) con el que se ha gestado esta Feria de Otoño. Bien esta vez por la empresa de Monsieur Casas, y bien por Alejandro Talavante cuyo planteamiento a priori no admite un pero. Ojalá el experimento germine y en un futuro lo que siempre pareció una utopía, pueda volverse una realidad… ¿Verán nuestros ojos una Feria de San Isidro sorteada? Se nos antoja harto complicado, pero ahí ha quedado puesta la primera piedra.

Dicho esto, para este primer compromiso del extremeño, “las bolitas” quisieron emparejarle con los pupilos de Victoriano del Río. Y hoy los toros de la sierra de Madrid no han estado a la altura. Y tampoco la Autoridad por cierto, por aprobar una corrida fea, basta y mal presentada. Suspenso por tanto para el ganadero, que ha traído a Madrid lo que ha parecido más una limpieza de cercados que una verdadera corrida elegida como merece la Plaza de Las Ventas. Con el primero de su lote, muy justo de presentación, al que se simuló la suerte de varas pero que aguantó una faena de muchos pases, Alejandro ha estado pulcro, aseado pero despegadito y sin alcanzar ningún momento de profundidad. Sin llegar a cruzarse y con una colocación siempre al hilo del pitón, los muletazos no alcanzaron la hondura que en otras ocasiones este torero sí ha demostrado conseguir. Con el cuarto, ya recuperado el orden de lidia normal, nada pudo hacer porque nada tuvo delante. Un auténtico inválido que D. Justo mantuvo en el ruedo incomprensiblemente provocando un escándalo, que en otras épocas y no tan lejanas hubiera sido mayúsculo. No debería olvidar este señor, al igual que sus compañeros actuales que su primera misión es la de defender al público pagano y hoy lo que ha conseguido con su actitud es que buena parte de todos “sus defendidos” le hayan gritado con toda la razón aquello de “Fuera del Palco”.

Cumplido por tanto este primer compromiso por parte de Alejandro Talavante de forma simplemente discretita, a esperar a los adolfos de la semana que viene.

Saúl Jiménez Fortes nos ha vuelto a encoger el corazón al entrar a matar al sobrero que ha hecho quinto. Ha resultado volteado de mala manera y ya en el suelo, el toro lo ha prendido del pecho para volver a lanzarle posteriormente cornadas alrededor del cuello que nos hacían presagiar consecuencias mucho peores. Por suerte los pitones no alcanzaron el cuerpo del malagueño, aunque finalmente se ha confirmado una lesión ósea de peroné de la que esperemos se recupere lo antes y mejor posible. Por desgracia, en la parte artística nada ha quedado para el recuerdo. Ha pechado con un toro, el que hizo tercero de Victoriano del Río, que resultó manso y sin fuerza y que acudía a los cites sin decir absolutamente nada, con más estilo de bovino cárnico que de bovino bravo.  Con el sobrero de Mayalde, cinqueño largo, con el que se parodió la suerte de varas y que a pesar de ello llegó a la muleta a la defensiva y sin ningún recorrido, decidió abreviar acertadamente.

Quien sí ha destacado ha sido Pablo Aguado. Y sinceramente, nos ha sorprendido gratamente. Ha venido a confirmar la alternativa por sustitución de Paco Ureña, herido gravemente en un ojo hace unos días en Albacete. Y el examen, aunque se le haya presentado en septiembre, ha servido para demostrar que traía la lección bien aprendida. Ya con el de la confirmación nos ha demostrado muy buenas maneras con el capote en el saludo, saliéndose hacia los medios, ganando terreno y rematando con buena media. Y con dos quites posteriores, uno como replica a unas gaoneras muy “trabucadas” de Talavante, donde han surgido delantales limpios, suaves, toreando con mucho gusto y con una media de cartel. Con este primero, la faena luego no ha llegado a coger nivel porque tampoco el toro ha dado para más. Enseguida se vino a menos, aflorando su justeza de fuerzas (como la de toda la corrida) que hizo que se rebrincara y defendiera tras la primera serie para pararse definitivamente a continuación. Con el sexto, grandón y de feas hechuras, comenzó la lidia ganando de nuevo terreno con el capote hasta las afueras imponiéndose a unas embestidas que ya mostraron dificultad desde el inicio. No hubo posibilidad de mayor lucimiento capotero en este caso, pero con la muleta el sevillano ha estado hecho un tío. El toro al que dieron duro en un primer puyazo en el caballo que hacía puerta, pronto ha sacado a relucir su falta de casta. Embestidas a la defensiva durante toda la faena, defendiéndose, probando a cada momento… No pasaba, pero enfrente ha tenido a un Aguado firme, siempre bien colocado, honrado en los cites, con un valor seco, sereno. En torero. Muy por encima de las condiciones del toro, tras matarlo de estocada algo trasera y tendida, ha cortado una oreja de mérito, de las de verdad. Enhorabuena, el examen estaba superado con nota.

Sin embargo, no podemos decir lo mismo del ganadero. Su suspenso ha sido de los de repetir curso.


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


Victoriano del Rio

Comparte esta publicación

Te Recomendamos