Tertulia Mauricio e Iñigo Gamazo, ganaderos de "Raso de Portillo"

Ampliar Portada

En recuerdo de Ramón Roca Paterna.

El comentario a la finalización de la tertulia fue que posiblemente haya sido la mejor de la temporada. Como nota destacada y saltándome la cronología del desarrollo de la misma, resaltaré la reflexión que hizo un aficionado en una de las últimas preguntas: compartía la filosofía que aplican  estos ganaderos en la crianza del toro de lidia,  que coincide plenamente con la de nuestra Asociación, añadiendo, ojalá los demás vieran  la luz en esta línea y que la fiesta quedara alumbrada por la fortaleza de la bravura y la casta que estos dos señores tratan de buscar en su ganado, añadiendo que los indultos, tal y como se están desarrollando, no eran la referencia a seguir en la crianza del toro bravo. Otro aficionado presente y de mucho peso en nuestra Asociación, planteó a nuestros invitados si  la casa Matilla les había contratado alguna novillada o corrida de toros. La negativa de los ganaderos fue tajante: NO. En esta simple pregunta junto con la respuesta, quedó reflejada la situación actual de la fiesta.

Pero no todo fueron luces en la tertulia, previo a su comienzo el presidente abrió la tarde, presentando a los invitados y poniendo en conocimiento de los presentes el estado crítico de salud del socio, Ramón Roca Paterna, que según las noticas que llegaron no eran muy halagüeñas. Desde esta humilde ventana queremos infundirle a la familia nuestro sincero apoyo  en estos momentos tan delicados. También envió un mensaje al socio, Antonio Monedero Escobar, que sufrió el pasado jueves un accidente cuando se dirigía a la tertulia del cual se está recuperando.

Al día siguiente y durante la preparación de este resumen, conocimos la triste noticia de su fallecimiento. D. E. P.

A continuación tomó la palabra nuestro socio y documentalista, Gonzalo García de Castro que deleitó a los presentes con sus datos sobre la ganadería  de Raso de Portillo, de los cuales dejaremos unas pinceladas de su exposición. Este ganado pasta  en la misma finca desde el siglo XIII. Nuestros invitados son la 4ª generación de ganaderos, marcando en el haber de la ganadería ser la primera de las consideradas fundacionales, pero de mínima trascendencia en la cabaña brava que no sea la cita histórica en las denominadas, “Raíces Fundacionales”. Dada su antigüedad estuvieron desde tiempos inmemoriales abriendo los festejos reales, mostrando la divisa blanca. Estas reses pastan en el pueblo vallisoletano de Boecillo, en tierras que en el siglo XIX y por motivos de salud para la ciudadanía, fueron desecadas.

Este ganado fue denominado  “Raza Castellana o Morucha”  Según los tratadistas fueron cruzadas con otras de procedencia navarra, denominadas “Canteras locales” y con otras castellanas y jarameñas. Eran animales feos de tipo, ligeros de pies pero blandos. Desde el siglo XV fueron criados en régimen de comunidad. Del primer ganadero individual que se tienen noticias datan de 1.715 y fue Alonso Sanz. A partir de aquí este ganado fue pasando por distintos propietarios hasta que en 1.880, llegó a manos de Triffino Gamazo y Calvo, ascendientes de nuestros invitados. Un toro de esta ganadería inauguró la plaza de la Puerta de Alcalá en el año 1.749. Es la  más antigua reconocida oficialmente. La última corrida regia que tuvo el honor de abrir, fue la celebrada con motivo del enlace de Alfonso XII y María de la Mercedes de Orleans. En la actualidad poco queda de la sangre castellana ligada con la navarra. En 1.954 se cruzó con sementales de Santa Coloma en la línea de Dionisio Rodríguez y con sangres de otras procedencias, Conde la Corte, Coquilla, de Benito Mora…

Mauricio e Iñigo Gamazo son los actuales administradores de la ganadería, y que nuestro documentalista tuvo el honor de ceder la palabra, pero antes dejó una cita para la posteridad,  “Salvad al soldado Raso de Portillo”, añadiendo que aunque no representen mucho en el campo bravo, es una estirpe de ganado dentro del Patrimonio Ganadero.

Lo primero que expuso Iñigo Gamazo fue alabar la información ofrecida por nuestro socio, Gonzalo García de Castro, continuando que en la actualidad esta ganadería funciona como una sociedad anónima. Actualmente suelen lidian novilladas, la mayoría en Francia, y están muy contentos ya que cada temporada están recogiendo éxitos debido a su riguroso trabajo. De momento no tienen intención de cambiar el rumbo que llevan en la selección, ya que su propósito es disfrutar como aficionados al no depender económicamente de ella. Mauricio Gamazo expuso que los refrescos suelen hacerlos con sangre de la misma procedencia, y que debido a los saltos hacia atrás de la genética continúan apareciendo detalles del ganado original. En la actualidad tiene 120 vacas de varias procedencias. Los novillos lidiados en Ceret eran de procedencia Santa Coloma, en la rama de Dionisio Rodríguez. Indicó el ganadero que llevan varios años con dos sementales aunque regularmente prueba otros con el fin de evitar problema de la consanguinidad. No les gusta la manera que se están indultando en la actualidad, ya que lo hacen con un solo puyazo.  Respecto al criterio de bravura, respondieron que tienen unos mínimos en la selección y la bravura de las vacas la miden en el juego en el caballo, pero también deben tener mucha fijeza, añadiendo que al tener poco ganado la exigencia en la selección tiene que ser mayor.

La primera pregunta fue que, a pesar de la ganadería más antigua,  no han tomado  antigüedad al no haber lidiado en Las Ventas. Comentó el ganadero que han tenido oportunidad de venir pero se han cruzado circunstancias que lo han impedido, pero que tampoco les preocupa este hecho, solo que su ganado muestre condiciones que lleguen a los tendidos y sobre todo que se sientan satisfechos como aficionados. Añadiendo que el empresario Simón Casas ha contactado con ellos en varias ocasiones incluso visitando su finca, pero no han llegado a un acuerdo. No lidian mucho en España porque no los contratan.

Apareció en la tertulia una referencia al Toro Gambito, adquirido al ganadero Gabriel García Sánchez. El toro procedía del encaste del Conde de la Corte y estuvo padreando durante ocho años, siendo uno de los padres de la ganadería actual. Debido a que la mayoría de las novilladas las lidian en Francia, comentaron el comportamiento de varios ejemplares en plazas francesas, destacando al toro  Vedillo, lidiado por Alberto Lamelas en Vic Fezensac y que puso en apuros al torero, añadiendo que este tipo de toro no lo quieren ni ver las figuras y que después de la lidia, Lamelas no se digno saludarlos.

Ambos ganaderos hablaron con seriedad y franqueza, sacando a relucir en varios momentos su vena de aficionados, hecho que aplican en la selección de su ganadería, insistiendo, al no depender económicamente de ella. A pesar de ello hay que alabar su labor, que podía ser ejemplarizante para muchos ganaderos. En Francia piensan acudir junto a otras ganaderías, nombrando la de Valdellán. En el 2020 tienen intención de lidiar  una corrida de toros. Esperemos que la plaza elegida sea Las Ventas, añadimos nosotros, aunque expuso que lidiar en plazas de 1ª es muy complicado ya que la selección es muy exigente, en especial para ellos al tener una camada corta. 

Salió a relucir La Unión de Criadores de Toros de Lidia, indicándoles a los ganaderos su no presencia en este grupo, dado lo que representa esta ganadería para la cabaña brava, Respondieron que son socios fundadores de La Asociación de Ganaderías de Lidia y que no les quita el sueño el cambio. Respecto al trabajo en el campo, comentaron que es muy duro, selección, veterinaria, sanidad… Se le preguntó por su antiguo mayoral, Rafael Agudo, exponiendo el ganadero que está jubilado, pero ahora están dos de sus hijos trabajando en la finca. Uno de ellos fue picador en la cuadrilla del malogrado Iván Fandiño.  Un contertulio alabó la labor de los ganaderos preguntándoles por las previsiones para la próxima temporada y si piensan venir a la Comunidad de Madrid. Respondieron que por trapío podrían venir a Madrid, pero el ganado de Santa Coloma es muy especial, marcado fundamentalmente por la mezcla de sangres.

En cuanto a la aportación que marca el comportamiento de las reses, son de la opinión que es el toro quien más aporta genéticamente a este hecho. Respecto a la diferencia entre los públicos de Francia y España, añadieron que en Francia suelen disfrutar de todas las suertes de la lida, sin embargo consideran que la teoría de la suerte de varas está inventada y los franceses usan petos más ligeros y miden más el castigo en la pelea en el caballo. Añadiendo que es el sentido común aplicado a estos espectáculos. En las plazas españolas tienen prisa por llegar cuanto antes al tercio de muleta para luego dar 80 muletazos. También en Francia tiene sus plazas toristas y aleccionan a los toreros en colocar tres veces al toro en el caballo y si no cumplen, no vuelven a torear en ella. En una palabra, en Francia se vive la fiesta incluso culturalmente. Un detalle, a un picador le dieron un premio de 500 € y salió a recogerlo montado en su caballo sin montura. Sobre la utilización de las fundas, no están de acuerdo en su uso, ya que su ganadería no es una actividad económica y también aducen que todo lo se les hace a los toros influye en su comportamiento ya que asimilan todas sus vivencias, y la colocación de las fundas es una de ellas.

Respecto a los toreros que tientan en su ganadería, uno de los fijos es López Chaves, también suelen ir Robleño y Octavio Chacón, añadiendo que hay algunos que han ido una vez y no han vuelto.  En cuanto al problema sanitario, lo peor que le puede ocurrir a una ganadería es que le quiten la carta verde, ya que este hecho le impide lidiar en Francia. Respecto a la gestión de las plazas de toros, hay algunas de ellas que funcionan muy bien por ejemplo, Calasparra. En la actualidad hay dos tipos de ganaderos y como consecuencia dos tipos de fiesta. Tienen la impresión de ser tratados como ganaderos raros, pero luego no dicen que muchos de sus novillos riegan los cosos de bravura y casta, considerando que es la prensa taurina la que crea ese ambiente de rechazo a su ganadería. Respecto a la retienta, comentaron que no suelen retentarlas. En cuanto al futuro de la fiesta, añadieron que hay que volver al toro con casta y que transmita emoción.

Con el silencio en la sala, atentos todos los presentes a las respuestas de los ganaderos, dieron las diez de la noche. Todo ocurrió en un suspiro, fue una pena que llegara el fin, pero como dice el dicho, no sufras que terminó, disfruta que lo has vivido.

Gracias ganaderos.

Pepeíllo. Miembro de La Asociación el Toro de Madrid.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos