Tertulia Pedro Iturralde y Benedicto Cedillo

Ampliar Portada

El pasado jueves 25 de enero se celebró una nueva tertulia, y en esta ocasión pudimos aprender y debatir sobre el tercio de varas, de manos del picador de toros Pedro Iturralde y el jefe de la cuadra de caballos de Madrid, Benedicto Cedillo.

En primer lugar nuestro presidente,  Roberto García Yuste dio la bienvenida a los invitados y asistentes y posteriormente dio paso a nuestra socia y directiva, Rosa Heras, realizando una detallada presentación de los invitados.

Tras la presentación en primer lugar tomo la palabra Pedro Iturralde, en el que contó cuales fueron sus inicios como picador. En sus inicios fue de picador en la cuadrilla de Mario Coelho, en el que toreo muchas novilladas. Debutó en corrida de toros el mismo día que Mario Coelho tomaba la alternativa en Barcelona. El salto definitivo a las corridas de toros le vino por el torero vallisoletano Manolo Sánchez, y posteriormente fue pasando por diferentes cuadrillas. En esta temporada del 2018 cumplirá su vigésimo primera temporada como picador de toros.

Seguidamente fue el turno de Benedicto Cedillo, en el que quiso dar las gracias por la invitación. Son varias personas los que forman la cuadrilla de Equigarce y agradeció la invitación ya que es una de las pocas veces en el que puede mantener un diálogo entre la cuadra de Madrid y los aficionados. Benedicto Cedillo es el mayor de tres hermanos, es caballista profesional y se dedica a la doma, preparando caballos y jinetes para competiciones nacionales. La labor de la cuadra de picar se reparte entre él y sus hermanos, siendo Benedicto el encargado de domar y realizar labores de campo, mientras que sus hermanos, se ocupan de organizar los festejos que realizan.

Equigarce empezó en el año 1994, empezando en pequeñas ferias hasta que llegaron a la feria de Málaga. En el 2011 llegó la oportunidad de ser la cuadra de Madrid y en la actualidad siguen siendo la cuadra de caballos de Madrid, además de la cuadra de picar de plazas como Pamplona, Málaga, y otras plazas de segunda categoría. Además también venden o alquilan caballos de picar a diversas cuadras.

A continuación llegó el turno de preguntas y tertulia, en el que la primera cuestión fue sobre la pérdida de protagonismo en la actualidad del tercio de varas; Pedro Iturralde contestó: “En la actualidad es el toro más bravo de la historia, todo va por modas. Desgraciadamente vivimos en una moda de un toro comercial en el que lo importante es el último tercio. Las plazas las llena el público (no como en Francia), y aficionados somos los que somos. Debemos de ser consecuentes del espectáculo que vamos a ver cada tarde, pero el taurino es pesimista con lo que más nos gusta. Con toda humildad si la suerte de varas no estuviese en alza no estaríamos aquí ahora, la gente no conocería a 7 u 8 picadores, no se sabrían los nombres de las cuadras”.

Se preguntó a Benedicto Cedillo cuantos caballos hacen falta para Madrid, el peso, la raza: “Tenemos por encima de 40 caballos, para torear en Madrid, nosotros podemos decir que el año que menos caballos hemos utilizado para la feria han sido 22 caballos y habido años que hemos superado los 30. Nosotros tenemos que tener 25 caballos al máximo nivel para esta plaza. El tema del peso lo dice el reglamento (de 500-650 Kg.), aquí en Madrid se pesan a principios de temporada ya que es la norma de la plaza. A nosotros nos han rechazado caballos por 5 Kg. de más y la gente habla, que según avanza la temporada los caballos pueden pesar más, y otros menos. A mitad de San Isidro se pesaron los caballos y muchos de ellos se mantenían en el mismo peso”.

Se pregunto a Iturralde, el porque los picadores no suelen picar en la yema, y a Benedicto sobre los caballos de picar que se tumban sobre el toro, contestaron lo siguiente; Pedro Iturralde; “a la hora de picar intervienen tres factores, el toro que viene a veces por donde le da la gana, el caballo que también tiene vida propia y el corazón de un picador. Para que eso se junte, el mismo nombre lo dice “suerte de varas”. No conozco a ningún picador de toros que salga a coger el toro a la paletilla. Porque se pican en la paletilla, porque quitando la yema, es todo paletilla, es muy complicado, tenemos que tener en cuenta lo difícil que es”.  Benedicto Cedillo sobre los caballos que se tumban: “Cuando veamos a un caballo tumbarse encima de un toro, es porque el toro esta apretando, cuanto menos peso y más pequeño sea el caballo más se tendrá que tumbar encima de un toro para que no se caiga”.

Una de las preguntas que generó más debate y polémica fue sobre cuales eran las diferencias entre las cuadras de Madrid, Sevilla y la cuadra de Bonijol en Francia; Primero tomó Iturralde la palabra: “Sobre las diferentes cuadras (la de Bonijol por ejemplo), no es la cuadra si no el tipo de espectáculo que se ve por ejemplo, en Madrid nos dice el delegado gubernativo que nos vayamos a la contra querencia y si en el segundo puyazo si el toro no tiene mucha fuerza hagamos como que le piquemos, pero no les demos. En Francia se acerca el presidente y nos dice que no van a cambiar un toro con menos de dos puyazos, esa es la diferencia de las cuadras y el espectáculo. No hay cuadras mejores o peores, hay una regularidad en las cuadras que cualquiera de las tres son muy buenas”.

Benedicto Cedillo: “Como he dicho antes nosotros alquilamos muchos caballos, por ejemplo hay caballos de Sevilla que luego los veis picar aquí, incluso en Francia. El mismo caballo que pica en Francia, pica en Bilbao, no hace falta irse a Francia ¿que movilidad tienen en Bilbao?”. Sobre la movilidad de los caballos de Bonijol, Benedicto Cedillo afirmó que incluso diferentes videos que se ven de Francia, están acelerados para que parezca que los caballos tienen más movilidad.

Es muy criticado por la afición que los monosabios agarren de la cabezada del caballo desde el callejón, Benedicto Cedillo contestó lo siguiente: “Los monosabios somos auxiliadores, se nos ha echado fuera del ruedo, y lo único que hacemos los monosabio es quitar la cabeza del caballo a las tablas”.

Otra cuestión a Iturralde fue sobre el rectificar a la hora del puyazo, que muchos de sus compañeros, no rectifican lo suficiente cuando el puyazo ha sido trasero o caído, a lo que Iturralde afirmó que él si suele rectificar cuando falla a la hora del puyazo pero también afirma que a veces es perjudicial para el toro el darle otro puyazo, con la consiguiente pérdida de sangre del toro.

Otro tema de debate fue sobre la puya de picar en la actualidad: “Estamos picando el toro más grande historia con la puya más pequeña de la historia. Ahora mismo la selección se fija en la muleta, si a las vacas no se les selecciona para el caballo, los toros tampoco. La puya no es ningún problema, es la casta”.

A colación de este tema intervino el veterinario Julio Fernández Sanz, y en el que afirmó que lo que realmente merma al toro no es ni la puya, ni la sangre, es la acción de empujar al caballo, normalmente en pérdida de sangre los toros en el tercio de varas suelen estar en torno al libro, litro y medio de sangre, y como muy máximo los dos litros.

Tras cerca de dos horas y media de tertulia, y en el que hubo mucho debate y polémica concluyó esta tertulia sobre la suerte de varas, dando las gracias a Pedro Iturralde y Benedicto Cedillo por asistir y deseándoles suerte para esta temporada, y sobretodo que el tercio de varas vuelva a tomar el protagonismo que nunca debió de perder. ¡Viva el toro y la suerte de varas!

Comparte esta publicación

Te Recomendamos