¡Arreando!

Ampliar Portada

14 Mayo 2011 | Escrito por José Ricardo Carrasco | Fotografías de Constante

Corrida de toros. 5º de la Feria de San Isidro. Dos sustituciones en el cartel inicial. Uceda Leal, por “Curro Díaz” e Iván Fandiño por Leandro. Toros de la ganadería de El Montecillo (más mono-encaste), en general nobles. Tarde de lluvia hasta la salida del cuarto toro, el aforo fue creciendo a medida que se dispersó la lluvia para llegar a casi su totalidad. Temperatura poco fría pero agradable.

1er toro. Imperdible, 540kgs. Nacido el 03/07, bien presentado, manso pero noble, recibió una vara y un picotazo. Se creció en la muleta. Silencio en el arrastre.

2º Dirigente, 526kgs. Nacido 08/06. Escaso de presencia y blando, dos puyazos, se picó poco y sirvió para la muleta. Aplaudido en el arrastre.

3º Gracioso, 541kgs. Nacido 02/07. Justo de presencia, blando y suelto. Una vara romaneando y un puyazo dejándose. Pocos pitos en arrastre.

4º Mocetón, 592kgs. Nacido 10/06. Bien presentado, parado, recibió dos varas muy fuertes y resultó arreando más que embistiendo. Silencio.

5º Alcachofa, 537kg. Nacido 12/06. Escaso en presencia, flojo, recibió una vara y un picotazo en los riñones y picado entre líneas. Silencio.

6º Olvidado, 536kgs. Nacido 10/06. Anovillado, bien de pitones, un picotazo, una vara y otro picotazo, blandeó y se quedó muy corto.


Presidente: D. Julio Martínez Moreno, que fue abroncado en el 1º por negar la oreja de este a Uceda Leal. El día anterior se la concedieron por menos. ¿Sería posible unificar criterios entre los presidentes?.

Suerte de varas y banderillas: Otra tarde más en la que la suerte de varas, se hizo como les dio la gana a los del castoreño, sin pensar en el perjuicio que causan. O sea, denunciable. ¿Hasta dónde llega la profesionalidad de estos individuos? Los que les pagan, ¿como piensan? Nada destacable en el tercio de banderillas, en cuanto a colocación de “palos” o lidia en este tercio.


Atención, “figuras”: arreando que viene Iván. Sí, Iván Fandiño, un TORERO que en pocas fechas ha demostrado poder con toros de los que las “figuritas” rehúyen y torear con estilo y finura, otro toro de los que todos desean, llamado para más señas Delicioso y al que Iván le cortó una oreja. Propongo un cartel: Iván Fandiño y dos de los “diez”, pero con toros como, por ejemplo, los del día 2 de mayo de Carriquiri ¿Le harían un hueco? ¡Eso sí sería un cartel rematado! Y esto es solo un ejemplo, podría proponer muchísimos más.

Uceda Leal (de frambuesa y oro). Nada con la capa para llegar a la muleta y después de un suave trasteo empezar con la mano izquierda. Se gustó y gustó. Tres tandas y cambio de muleta y de mano (pesaba demasiado). Con la derecha dos tandas, para terminar la lidia con la izquierda . Entera un poquito desprendida y petición de oreja. Saludó desde el tercio, contrariado por la negativa del presidente de otorgarle el trofeo. Negativa ocasionada por la escasez de pañuelos, ya que los asistentes sujetaban los paraguas e impermeables. En el cuarto nada hizo, ante la mansedumbre del toro, que buscaba “tablas” constantemente y cuando iba eran arreones más que embestidas. Mató de entera en el “rincón” y recibió silencio por parte del público.

Iván Fandiño (de azul pavo y oro). En el primer toro, el de Uceda, hizo un quite con tres gaoneras muy limpias, que le sirvieron para poner el público a su favor. Aprovechó muy bien la nobleza y suave embestida de su enemigo. Le dio muletazos muy suaves y largos con ambas manos, para terminar con unas ceñidas bernardinas y matar de una buena estocada que le sirvió para cortar una oreja de este toro. En el quinto, empezó la faena con un pase cambiado “por detrás”, metiéndose al respetable en el bolsillo. No le valió de mucho porque se le acabó el toro y no pudo sacar más. Mató de entera caída. Leve petición de oreja no sé por qué y saludó desde el tercio. Así como en el único quite que realizó fue aplaudido, en ninguno de sus dos toros se le vio nada con la capa.

Miguel Tendero (de lila y oro). Estuvo desaparecido toda la tarde. Hizo un quite en el segundo con tres “chicuelinas” y nada más que destacar. En el tercero, nada de capa y con la muleta trasteo por arriba, lo intenta con las dos manos y como se le queda muy corto lo mata de pinchazo sin soltar y entera “pescuecera”. Silencio. En el sexto, más de lo mismo. Se pasa de faena al oír unas palmitas fáciles y mata de pinchazo y entera caída. Silencio.

Tarde anodina y rara, debido a que lo mejor que ocurrió fue en los dos primeros toros y todos estábamos más pendientes de que no nos mojara el paraguas del vecino, o de taparnos con el impermeable.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos