Buenos Toros de Palha, con casta y bravura

Ampliar Portada

16 de octubre de 2016 | Escrito por Roberto García Yuste | Fotografías de Iván de Andrés

Seis toros de Palha , dos vías de procedencia, por un lado Pinto Barreiros de D.Isias y Tulio Vázquez y Olivera Irmaos cruzados entre si y en parte con Torrealta y otra de Baltasar Iban. Bien presentados, sin exageraciones y sin volumen excesivo, pero muy serios. En juego desigual, todos exigentes, destacando el primero y segundo, bravos y encastados, el tercero complicado, el cuarto manso descastado, el quinto más noble y soso y el sexto noble y bueno por el pitón izquierdo. Fue buena corrida en líneas generales en presentación y juego aunque falto un pelín más de picante y de temor que se pide a los toros de Joao. Los cuatro últimos cinqueños y a los dos primeros les faltaban un mes para ello. Según la tablilla mentirosa el peso medio de la corrida fue de 515 kg.


Fernando Robleño de corinto y oro. Estocada desprendida (vuelta al ruedo sin petición.) Media estocada caída (silencio).

Arturo Macías de turquesa y oro. Estocada desprendida (pitos) pinchazo hondo y tres descabellos. Aviso (silencio).

Alberto Aguilar de turquesa y oro. Media estocada (saludos). Estocada trasera y seis descabellos. Aviso (vuelta al ruedo).


Presidente: Justo Polo Ramos. Sin complicaciones.

Suerte de varas: Vergonzoso la suerte de varas hoy, principalmente los dos primeros toros que se los ha picado más que a muchas corridas enteras y sobre todo se les ha picado mal. Los varilargueros venían predispuestos a matar los toros en el caballo, nos han impedido a los que pagamos ver un tercio de varas digno, y eso que varios toros, como los dos primeros se prestaron para ello arrancándose de largo, con fuerza y empujando. Los del castoreño no han dosificado el castigo ya en la primera vara picando trasero, en la paletilla y cuando rectificaban iban a donde más daño podían hacer, de traca los picadores hoy, otra decepción.

Cuadrillas: Destaco la buena brega de Iván García en el sexto, tuvo que desmonterarse.

Más de un tercio de entrada en tarde de temperatura agradable.

Parte médico de Fernando Robleño. Herida por asta de toro de 10 cm en región posterolateral tórax derecho no penetrante en cavidad. Se interviene quirúrgicamente en la enfermería de la Plaza de Toros. Pronóstico leve que no le impide continuar la lidia. Fdo. Dr. García Padrós.


Mucha expectación en ver las reses de la divisa de Palha. Anunciada, pero remendada, para el día de la Hispanidad y aplazada para hoy, completa. ¿Por qué? Cosas de dentro que nunca nos enteremos plenamente de verdad los aficionados. Lo que está claro es que salimos ganando porque vimos una gran tarde de Toros, gracias a las reses portuguesas del criador de toros, como le gusta que le llamen, Joao Folque.

¿Quién dice que hay que mimar y cuidar a los toros en los primeros tercios para que aguanten la muleta? ¿Quién se atreve a decir que no existen toros que se vengan arriba y vayan durante la lidia a más después de que los zurrasen de lo lindo con la puya? Hoy hemos visto dos. Si dos Toros con mayúsculas y casi mismo nombre Saltillo II y Saltillo I, primero y segundo lugar respectivamente, pero ambos toros bravos y encastados, sobre todo Saltillo I, sin duda uno de los mejores toros de la temporada venteña, un animal alto de cruz, sin terminar de rematarse pero que imponía seriedad, como tiene que ser el toro de Madrid. Al ser recibido de Capote por el mexicano Arturo Macías se queda corto en los lances a la verónica pero en el primer tercio, acude con alegría, fuerza y violencia al primer envite, empujando abajo y con los dos pitones en un puyazo largo y trasero. Cuando se libera del equino sale al capote de David Álvarez humillando y continua con esa condición durante toda su vida. Antes del segundo envite, Macías realiza un quite por chicuelinas vulgares y de nuevo es puesto en suerte y mal colocado al caballo que monta Juan Francisco Peña quien vuelve a cebarse con el animal, arreándole una vara larga. Sale el toro y de nuevo quite por chicuelinas en el turno de Alberto Aguilar. En banderillas protesta y berrea, de bravo, que lo seguiría haciendo en la faena de muleta. Saltillo I fue sacando su casta, acudiendo cada vez con más fuerza a la muleta de Macías, humillando, pero el diestro no se acopló, se vio superado, estuvo desconfiado y muy mal colocado en toda su labor sin saber aprovechar la embestida de su oponente, como les habría pasado a la mitad del escalafón, o más, desconocedores de la lidia de un toro bravo con casta y con poder. Un gran toro.

En el quinto quizá el animal más noble de toda la tarde con una embestida sosa, sin transmitir nada al espectador, Macías siguió en la línea de pega pases y de la mala colocación en los cites. Para pensárselo, en México y en otros sitios desgraciadamente esos conceptos valen pero en Madrid no lo toleramos.

Empezó la corrida con un susto, pues Robleño fue a porta gayola y el Palha, que no era un bobo como se vio, salió imponiendo con dudas, pero cuando vio a la presa se arrancó con violencia, fuerza y propino una voltereta a Fernando que nos imaginamos lo peor. Afortunadamente solo se quedó en una cornada leve. Robleño vino con ganas y predisposición para hacer las cosas bien, su picador concretamente El Legionario no. Receto dos puyazos traseros y fuertes a Saltillo II, animal que después de un quite por gaoneras de Macías, se fue viniendo arriba, sin terminar de humillar pero repitiendo, embistiendo a saltitos pero con esa ansia de querer comerse la franela. Robleño empezó con precaución, llevando al animal muy enganchado y tapadito, consiguiendo algún muletazo suelto largo y ligado de cierto gusto, faena de lidiador y de profesional que gusta a esta afición. La estocada cayo entre desprendida y caída, la petición se enfrió pero le valió para que el alcalareño diera una vuelta al ruedo en reconocimiento al mérito de su labor con una cornada de 10 cm.

Con el quinto, un burraco rematado de hechuras, pronto mostro sus intenciones y su condición, un manso descastado que no permitió ningún lucimiento a Robleño. Aparte de que fuera mal lidiado el animal ni se empleó ni se entregó. Alberto Aguilar completaba el cartel, se enfrentó a un primer toro con peligro, que no terminaba de pasar, un toro complicado que miraba, media y acudía al cuerpo, propino dos desarmes y Aguilar pronto fue a por el estoque de verdad para ya en la suerte suprema conseguir meter la mano con habilidad dejando una media estocada donde hace daño, suficiente para acabar con la vida de su enemigo.

El último de la tarde de nombre Quita Sustos, siguió con la tradición de las reses en las tientas de Santarém, se durmió en el peto, de vez en cuando apretaba pero se dejaba pegar. Muy bien bregado por el rubio Iván García, que no evito que en banderillas hubiera peligro y el animal cortara el viaje. Alberto Aguilar lo vio claro desde un principio y baso su faena por el pitón izquierdo, con un inicio muy torero seguido de dos tandas de naturales en las que destaco la colocación, el temple, hondura en el muletazo y el llevarle en redondo. Con la derecha no era igual por lo que volvió al pitón izquierdo consiguiendo otras dos tandas de naturales bellas, destacando un torerísimo cambio de mano y rematando con un pase de pecho de cartel de toros. Pena que la estocada fuera desprendida y con el descabello no estuviera certero, sino habría sido oreja.

Con este festejo termino la era Taurodelta, con su último toro lidiado en esta plaza, Quita Sustos, el que nos hemos llevado los aficionados olvidándonos de Taurodelta pero viendo la llegada de Simón casas. Buen sabor de boca nos dejan los Palhas, toros a los que se les ha masacrado en varas, han aguantado quites, y se han venido arriba a la muleta, con casta, poniendo en peligro a los de luces y emocionando a los aficionados y luego han vendido cara su muerte, esto es un Toro y esto es la fiesta, gracias Joao.

 

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos