Casta, casta y casta

Ampliar Portada

30 Abril 2009 | Escrito por Salva

Novillada con picadores. 6 NOVILLOS DE JOAQUIN MORENO SILVA, desiguales de presentación, los tres últimos con más trapío, encastados y nobles. Peso de los Novillos: 462, 464, 464, 525, 535, y 517 Kg.


JULIAN SIMON: ½ estocada, palmas, 2 pinchazos, aviso, media baja, silencio.

NUNO CASQUIÑA: ½ Estocada tendida y un descabello. Palmas con un aviso. 1 Bajonazo, 2 Descabellos. Silencio.

NUNO CASQUIÑA: Pinchazo delantero y una entera. 1 aviso. Vuelta al ruedo. ½ Estocada, 1 Aviso, 1 Descabello.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Presidente: Cesar Gómez, sin complicaciones. La plaza poco llena. Saludo después de terminar el festejo el mayoral de la ganadería. Destacó “Bala hijo” en el tercio de varas del 6º de la tarde.


Llegará la feria y echaremos de menos este festejo por el interés que ha tenido. Casta, emoción, y en algún novillo bravura. Los toreros no supieron que hacer con la casta que manaba a raudales de los novillos que tenían delante. No están acostumbrados a la casta y estuvieron poco bien.

Destaco el 6º en el tercio de varas, en el que tomó 4 puyazos. En la última vara se frenaba cuando fue al caballo y no le pegaron. No obstante, el novillo no merece ninguna crítica simplemente porque no estamos acostumbrados a este detalle.

Detalle que, por cierto, va a acabar con la fiesta de los toros. El público lleva pipas porque se aburren del espectáculo que están viendo. En este festejo nadie las comió porque estaban viendo el riesgo y el miedo que pasaban los toreros, incapaces de solventar los problemas que generaban los novillos. Por cierto, en la tarde de autos, no se escuchó ni una protesta y si, caras de felicidad entre los aficionados por lo que estaban viendo, sabedores de que dicho espectáculo tardaran muchos días en volver a verlo.

Los novillos no fueron imposibles de torear, ni mucho menos. Con esos mismos animales hace años hubieran triunfado los toreros. Parece que es una blasfemia decir que la novillada fue en muchos casos noble. Seguían los engaños y obedecían casi siempre al toque de capote y muleta. Sin embargo, los novilleros no quisieron verlo y llego a parecer otra cosa.

Dentro de poco comienza la feria de San Isidro y la del aniversario, no sabemos muy bien de que, aunque eso es otro asunto. Recordaremos mucho la casta que hoy nos han ofrecido los novillos de Moreno Silva y el gran espectáculo que dieron. Tiempo al tiempo.

 

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos