¡Cómo está esto!

Ampliar Portada


¡Cómo está esto!

  • PABLO SANTAMARIA: (Frambuesa y Oro) de Quito y su 2ª actuación en el Coso Venteño, 2 pinchazos y 4 descabellos, 1 aviso, SILENCIO. Un pinchazo y bajonazo, SILENCIO.
  • LUIS MIGUEL AMADO: (Verde pistacho y oro) de Madrid, hacía su presentación. 1 pinchazo y 1 bajonazo siendo desarmado y 4 descabellos. SILENCIO. 5 pinchazos, bajonazo y 4 descabellos, 1 aviso. PITOS.
  • PASCUAL JAVIER: (Grana y Oro) de Valencia igualmente se presenta en Madrid. Pinchazo y estocada desprendida. LEVE PETICION Y SALUDOS POR SU CUENTA. 1 pinchazo, 1 entera 3 descabellos y 1 aviso, SILENCIO.

Día 11 Qué bello es el toreo cuando se ejecutan las suertes y los tercios como mandan los cánones: recibir al toro con el capote, fijarlo para que sepa dónde tiene que embestir, ponerlo en suerte en el caballo para que se pueda apreciar la belleza de la bravura al arrancarse, sabiendo a lo que va. Ese tercio de banderillas, donde el rehiletero se muestra, se deja ver, cita y en su encuentro con el toro y de poder a poder clava en la cara, saliendo andando del embroque y que en caso de apuro haya un compañero colocado que le haga el quite, sacándole así del compromiso. Y por supuesto el toreo de muleta, embarcándolo con tandas de pases largas, templadas y ligadas que acompañan la embestida del astado, con el torero pies quietos en la arena cargando la suerte, embraguetándose la embestida y dejándolo preparado para el siguiente pase, siendo todo esto realizado según el gusto, estilo, concepción y cualidades de cada cual.

Pero esta tarde, lo presenciado en la Plaza de Toros de las Ventas del Espiritu Santo ha sido todo lo contrario. De inicio, no hemos presenciado toreo de capote, ni fijado a los novillos, dándoles una lidia que poco ha beneficiado para el transcurso de la corrida. Se ha picado tres veces por el montado que guarda puerta, dándose la circunstancia de que en una ocasión fuera el monosabio el que evitara el encuentro con el mismo, ya que no había subalterno que lo impidiera. En otra ocasión es el subalterno que al verle venir le da un capotazo que en vez de sacarle lo mete bajo el peto del picador de puerta. En varas, como he comentado anteriormente, mal, propinándoles un excesivo castigo, no poniéndose el novillo en suerte y si se arranca de largo no sabiendo cogerle, siendo descabalgado, para luego masacrarlo en el siguiente. Solamente en banderillas hemos podido apreciar la belleza de la ejecución por parte de MANOLO MACÍAS Y ANTONIO VÁZQUEZ. Por lo demás, pasadas en falso, pares puestos a toro pasado o al relance y compañeros mal situados para hacer el quite ¿Y con la muleta? Pues los tres coletas más de lo mismo. El toreo moderno: citar con en pico, no cruzarse citando en la pala del pitón, rematar el pase para las afueras perdiendo pasos y sin cargar la suerte en ningún momento. Pero, eso sí, inicio de faena con pase cambiado por detrás, redondos al final de faena y arrimones para calentar a sus seguidores. De acuerdo que son novilleros, que no les podemos pedir lo que ni siquiera las “figuras” hacen, que torean poco y algunos no tienen ni apoderado. Pero para venir a Madrid se requiere algo más si se quiere ser algo en esto, porque aquí es donde le puede dar un vuelco a su carrera.

Luego que si los novillos eran malos, que si no servían, que si no han permitido que se les toree, etc. No. A cada novillo es su matador el que tiene que darle la lidia que necesita. Adaptarse a sus condiciones para sacarle el mejor partido posible. Sin ir más lejos, algunos (2º, 3º y 5º) han galopado y se han arrancado de largo en banderillas cuando se les citaba para las afueras. No querían tablas pidiendo distancia y salida al centro del redondel, no arrimones y salida a tablas. Seguramente hubiera cambiado su comportamiento. De la suerte de matar, ni hablo.

Me hubiera gustado, de alguno de los tres coletas, hablar como al principio de la crónica (con esa intención voy todos los días a los toros) y haber disfrutado del bello arte del toreo, sabiendo que quien fuera por primera vez repetiría, pero estoy convencido que para quien haya sido su bautismo, después de los visto hoy, no volverá.

Para la Empresa: no sé si habrá en el escalafón novilleros más curtidos, pero no comprendo cómo se ha quedado fuera del ciclo un novillero catalán que pasó por Madrid el 25 de junio, llamado JESÚS FERNÁNDEZ y que nos dejó en la mente un toreo añejo y valiente. Y los novillos de HOYO DE LA GITANA que iban a venir en junio y que no tenían peso ¿han engordado ya? ¿O es que no vinieron por otro motivo?

Comparte esta publicación

Te Recomendamos