Con la miel en los labios

Ampliar Portada


Con la miel en los labios

Cuando poco antes de la hora de comienzo no vimos en el Palco de Presidencia a D. Cesar Gómez pudimos empezar a comprender lo que al final iba a suceder. A eso de las seis y diez de la tarde se comunica por megafonía, que “por decisión unánime de los novilleros se ha decidido suspender el festejo ante el mal estado del ruedo y debido a la amenaza de nuevas lluvias”, que al final no se produjeron en el entorno de la Plaza de las Ventas por lo menos en el espacio de tiempo que se debía dar el festejo.

La indignación entre los aficionados fue evidente, oyéndose voces desde el tendido preguntando ¿“a quién defiende la autoridad”?, ya que los que somos asiduos a esta plaza hemos presenciado corridas de toros con el albero en peores condiciones.

Lo ocurrido esta tarde nos abre una serie de dudas e interrogantes: Si el ruedo no estaba en condiciones antes del comienzo de la novillada, tampoco lo estaba una hora antes ya que no llovió con tanta intensidad en ese período de tiempo. ¿Porqué se permitió entonces que las taquillas siguieran vendiendo entradas y no se suspendió la novillada antes de abrir las puertas de la Plaza?. ¿Fue por unanimidad de los novilleros acartelados o fue impuesto por no se sabe quién?. Cuesta trabajo creer que uno de los actuantes en el festejo de hoy JESUS DUQUE, que había desplazado a 3 autocares desde Requena con allegados para verle debutar en las Ventas no hiciera lo posible por darles una satisfacción. ¿No ayudaría a tomar esa decisión la impecable presentación de los NOVILLOS-TOROS allí enchiquerados?. Quiero creer que no.

Esta novillada parece ser que será lidiada el 1 de Mayo ya que alguno de los novillos de Yerbabuena anunciados no han pasado el reconocimiento.¡Que circunstancia más favorable para la empresa que se ahorra un festejo!.

Felicitar al ganadero por la cuajada y variada novillada que ha mandado a Madrid, y lamentar que un año más por las inclemencias del tiempo se vea perjudicado como ya ocurrió el año pasado. Esperemos que el primero de mayo no haya ningún inconveniente y no nos tengamos que quedar como decía a comienzo con la miel en los labios.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos