De novilleros y de subalternos

Ampliar Portada

14 Julio 2013 | Escrito por Ricardo Anguas | Fotografías de Constante

Se lidiaron cinco novillos de La Guadamilla, flojos, nobles y acapachados, y un sobrero lidiado en 6º lugar de Javier Molina.

CURIOSO, castaño, lidiado en primer lugar, el mejor presentado, flojo y noble.

ALADO, colorado, acapachado, flojo y noble, saltó en segundo lugar.

El tercero, NUBLADO, negro listón, acapachado y noble.

Saltó en 4º lugar RUISEÑOR, negro, también acapachado y flojo.

El 5º fue BLANQUECINO, negro salpicado, de buena presencia, aunque noble fue flojo.

En 6º lugar salió ALIROJO, un jabonero muy flojo que fue devuelto.

El 6º bis, un sobrero de Javier Molina, y de nombre MELINDRE, negro listón, flojo y se dejó sin picar, noble.


TULIO SALGUERO: , tres series por el pitón derecho y dos series por el izquierdo con poco lucimiento, pinchazo y estocada, saludos. Lucido quite en el 3º. En el 4º, dos series por el izquierdo con dos pases templados, dos series por el derecho de tres pases y remate, pinchazo, aviso y tres descabellos, silencio.

MARIO DIÉGUEZ : (nuevo en esta plaza), cuatro pases por alto de inicio de faena, tres series por derecho, cuatro series por izquierdo, tres ayudados por alto, estocada caida y tendida, saludos. En el 5º cuatro verónicas de saludo, doce pases por el pitón izquierdo, destacando cuatro, tres pases por el derecho y dos por abajo, estocada trasera, vuelta al ruedo por su cuenta. Torero de corte sevillano al que habrá que volver a ver.

ROBERTO BLANCO: realizó un quite vistoso en el 2º, tres series por el derecho, cuatro pases por el izquierdo y remate, pinchazo, metisaca bajo, pinchazo, aviso y descabello, silencio. Recibe al 6º a portagayola, mucho pase por el derecho al de Javier Molina sin conectar con el público, recibió tres pequeños revolcones “por tonto” (con perdón, pues el novillo que no tenía malas intenciones, ni pases, le avisó varias veces), estocada trasera y tendida, silencio.


Cuadrillas: Los picadores mal, picaron poco, por la falta de fuerza de los novillos y mal casi siempre. Mal los banderilleros, que parecen que no saben o no quieren, sobre todo los de los dos primeros matadores. Destacar en banderillas a Venturita y Jesús Herrero en el 6º bis, de la cuadrilla de Roberto Blanco, saludando el último una vez el matador se disponía a iniciar la faena de muleta.

Autoridades y otros: Presidió el festejo D. Julio Martínez Moreno, devolvió el 6º por inválido, pasó 2º, 3º y 4º con unas cornamentas acapachadas, debiendo devolver por flojos 1º, 2º , 4º y 6º bis. Cambió el tercio en el 6º bis sin picar, tras petición del matador. Tarde veraniega, sin viento. Unas cinco mil personas.


Las Ventas se han convertido en una plaza de novilleros inexpertos, de subalternos que no conocen su oficio o no quieren o no valen para desarrollarlo, salvando, por supuesto, a esos que, los hay, son excepcionales y profesionales.

De novilleros que llegan a Madrid en busca de una oportunidad para que se les abran las puertas de otras plazas. De novilleros que tendrían que llegar a Madrid con treinta o cuarenta novilladas toreadas, a novilleros que han toreado una o ninguna, ésta es su carta de presentación. De novilleros que incitan el aplauso del público, que dan vueltas al ruedo por su cuenta, o que salen al tercio a saludar al público sin haber sido aplaudidos. Vaya por delante mi respeto y admiración por estos novilleros noveles a los que no culpo de nada, pues no es suya esa culpa y sí decir que los culpables son quienes les contratan.

De cuadrillas inexpertas que llegan todos los veranos y que, salvo honrosas excepciones, no tienen ninguna profesionalidad, salen corriendo de animales que en la mayoría de los casos dan pena - y no miedo - como deberían de dar. De cuadrillas que necesitan pasar cinco veces para colocar cuatro palos en la anatomía de los novillos. De cuadrillas que pican a los animales no mal, peor. De cuadrillas que levantan las manos al público solicitando los trofeos para el torero, que indican a su jefe de filas dar vueltas al ruedo que no han sido solicitadas, que se quedan junto al toro muerto hasta que llegan las mulillas queriendo simular cortar orejas que no han sido demandadas. También parte de esta responsabilidad será de quien les contrata.

De familiares y amigos de toreros, de público que va tomar el sol, que aplauden y jalean cualquier trapazo, cualquier desarme, la caída boca arriba de la montera en el brindis... que estando en su perfecto derecho de expresarse como quieran, ayudan a transformar la primera plaza del mundo en una plaza de pueblo, en una plaza de costa, o como alguien dice en una plaza de carros (con todo el respeto a esas plazas, que son parte de nuestra historia y cultura).

De la empresa que bajó el nivel de presentación de los toros, y de la que ha bajado el nivel de presentación de los novillos esta temporada, ya que casi siempre habíamos elogiado el trapío de los novillos de Madrid. De la empresa que baja el nivel de los novilleros y de las cuadrillas.

De presidentes, que con todos los respetos, se niegan a devolver toros inválidos. De presidentes que aprueban toros o novillos no aptos para esta plaza.

Hartos estamos los aficionados: De novilleros y de subalternos.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos