Domingo de Resurrección, de bailes y de escándalos

Ampliar Portada

20 abril 2014 | Escrito por Roberto García Yuste | Fotografías de Constante

Quinto festejo de la temporada. Corrida de toros. Domingo de Resurrección.

6 Toros de Gavira, de procedencia Domecq Diez, sustituían a los Bayones que estaban anunciados en el cartel. Serios, desiguales de hechuras pero en líneas generales bien presentados, con mucha leña por delante y astifinas defensas, no todos rematados de culata, de comportamiento nobles, mansos y descastados, destacando los más manejables el primero y el sexto. Primero y tercero escasos de fuerzas, rozando la invalidez. El peso medio de la corrida según la tablilla engañosa fue 530.5 Kg.


Curro Díaz, de azul y oro: Estocada por el costillar que hace guardia. Estocada trasera. Aviso. Silencio. Pinchazo y estocada caída. Silencio.

Morenito de Aranda, de tabaco y oro: Estocada atravesada y dos descabellos. Aviso. Silencio. Media estocada atravesada. Silencio.

Antonio Nazaré, de blanco y oro: Estocada trasera y tendida. Silencio. Estocada desprendida y algo trasera. Vuelta al ruedo tras leve petición. Aviso tras pinchazo y estocada tendida. Tras leve petición, vuelta al ruedo.


Presidencia: D. Javier Cano Seijo. Según estaba previsto no le tocaba presidir al Sr. Cano pero si a D.Julio, ¿Qué pasó? Baile de palcos también que demuestran la poca seriedad que está teniendo Madrid y el poco respeto a la afición. Hubo baile de corrales, y la Autoridad a callar o a tragar beneficiando a la empresa y perjudicando al que paga, al aficionado.

Suerte de varas: Aburridos nos tienen los picadores que pican tan trasero y no se colocan en la pilastra de la puerta grande, justo en frente de toriles que es donde deben estar. Destaco José Antonio Flor de la cuadrilla de A.Nazare, pues marco un buen primer puyazo al sexto, delantero y dosificando el castigo, como debe ser.

Cuadrillas y otros: Tarde con nubes y claros con un tercio de entrada repartido el publico por los diferentes tendidos, pero ocupando gran parte del tendido 7, parece que la empresa quiere ocupar siempre ese tendido y coloca en cuanto puede a la muchedumbre en ese sector para mezclar a los habituales con los ignorantes. Buena lidia de Fco Javier Crespo al primero de la tarde, resto de cuadrillas sin destacar.


Domingo de Resurrección, inicio de temporada para muchos presumidos, pues se supone que empiezan los carteles de importancia en Madrid y Sevilla. En un principio de interés al menos en ambas plazas si, para Sevilla una de Miura y para Madrid un cartel atractivo en líneas generales, sin olvidar que para Málaga figuritas de papel con su torito llevado en el esportón. Madrid, Las Ventas, primera plaza del mundo y primer escándalo de la temporada. Se anuncia una corrida de Los Bayones, al parecer en el campo gustaba y había varios toros que se aprobaron el año pasado y no se lidiaron, este año han debido ofrecer pagar menos y el ganadero se los ha llevado, luego vino un camión de la ganadería de Gerardo Ortega y no se reconocen los toros y se devuelven a la finca y por último se trae una corrida de Gavira, que al parecer está muy barata, habiendo varios toros que su destino en un principio eran las calles de Castellón. Resumiendo, un escándalo que la autoridad y la empresa callan, la Comunidad consiente y no informan al que paga de los motivos por los que ocurren estos fraudes. ESTAMOS HARTOS DE LA FALTA DE TRANSPARIENCIA.

Centrándonos en el festejo, poco que destacar. El primer toro, cornivuelto fue de menos a más, en especial por el pitón izquierdo, mal picado pero bien lidiado por Crespo. En su quite correspondiente Morenito de Aranda dibujo los mejores lances de capote de la tarde, a la verónica con su estilo, hondo y de mano baja que gusta tanto en Madrid. Llego a la muleta no sobrado de fuerzas pero con calidad. Curro protagonizo un inicio de faena aseado, con torería y prometedor, pero luego entre el viendo y el continuo cabeceo del morlaco, Curro no se fue acoplando y llegaron los enganchones, la desconfianza y la perfilaría. Con la espada una fea estocada que toco las costillas, hizo guardia y colaboro para que gran parte de japoneses, chinos, italianos...bueno, guiris al ver la sangre abandonaran sus localidades y dieran por finalizado el festejo. En el cuarto más de lo mismo, un manso descastado que se empleaba con la cara alta y se quedaba corto. Curro pronto vio que no le serviría y estuvo con precaución colocándose a la pala del pitón y olvidándose del temple. Mato de estocada baja.

Salió el segundo, bien presentado y como tiene la costumbre el palco de Madrid, en seguida a cambiar el tercio antes de que recogiera el matador a su enemigo, ¿Por qué no esperan a que le recoja? así poco vemos torear de capa. Después de los correspondientes puyazos traseros Morenito volvió a hacer un buen quite a la verónica para dar réplica a Nazare que había realizado su correspondiente por atropelladas chicuelinas. Brinda a Ferrera, gran profesional. Con desparpajo torero empieza la faena con rodilla clavada en la arena, para luego continuar dando una infinidad de pases sin ningún interés. En el quinto, prácticamente igual, ni capote ni muleta, no se acoplo a la embestida a media altura del manso descastado oponente y con media espada le sirvió para despacharle.

El tercer espada Antonio Nazare, se encontró con su primer toro, el que hacia tercero uno de los más flojos de la corrida, inválido, al que se protestó y se aconsejó que se lidiara con el capote por bajo para comprobar que el animal no tenía fuerzas, el matador no lo hizo y en su faena na de na. Con el sexto, bien presentado, ensillado como los Núñez, largo, fue bien picado, delantero y luego se notó en la muleta, ¿casualidad? Por el pitón derecho el toro no terminaba de emplearse pero por el pitón izquierdo el toro tenía más recorrido, con transmisión y humillando. Nazare le entendió a la perfección, le dio su distancia, su ligazón y consiguió sacar varios naturales profundos con la mano baja y rematada atrás, no en rectilíneo sino en redondo, mostrando una fijeza que se gano las ovaciones de la tarde. Se tiró a matar, agarrando una estocada algo trasera y tendida que permitió que el toro cayera y felizmente diera una vuelta al ruedo al son del pasodoble J.A. Espartaco.

Así finalizó el domingo, y así finalizo yo esta primera crónica que escribo esta temporada, la cual me revisara desde el cielo mi amigo y recordado Joaquín, va por ti.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos