Don José Otero, un torerazo

Ampliar Portada

29 Agosto 2010 | Escrito por Ricardo Anguas | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Ciclo Ocho naciones. Los novillos fueron de la ganadería de “El Retamar”, aptos en presentación para Madrid, desiguales de hechuras, comportamiento variado y varios con sospechas en la integridad de sus pitones. De sangre Núñez.

Avechica se llamaba el primer novillo, un animal negro, largo y bajo, con cara de toro, sospechoso del pitón izquierdo y mal afeitado el derecho. Fuerte en el caballo.

Azor saltaría en segundo lugar, negro, alto, cornalón, bizco del pitón izquierdo, algo escurrido y patilargo. Escaso de fuerzas, aunque colocaba correctamente la cara.

General, otro animal negro, sería el tercero, gravemente sospechoso de pitones, buenas condiciones para embestir y buena pelea en el caballo.

Avecejo, el cuarto, de color castaño, flojo y penosamente lidiado, entre otros quehaceres, por la mala labor a quien le correspondía picarle, Eusebio Antonio Sopeña.El animal se apagaría muy pronto, pues tantísima sangre derramada...

Escarolo, melocotón de capa, un animal bonito, con preciosa lámina, bien hecho y astifino, todo un ejemplo de novillo.

Burlador, el último de la tarde, negro, bragado y meano, de capa. Un novillo, alto, largo y delgado, que a la postre sería el animal más potable en la muleta, gracias a la magnífica labor del subalterno José Otero.


“EL CALIFA DE ARAGUA”: Dos pinchazos y entera trasera y desprendida. Silencio – Pinchazo y entera desprendida. Silencio con leves pitos.

ALEJANDRO ENRIQUEZ: de Granada (nuevo en esta plaza): sartenazo. Silencio – Estocada entera, contraria y ligeramente trasera. Silencio.

EMILIO HUERTAS: de Santa Cruz de Mudela, provincia de Ciudad Real (nuevo en esta plaza): pinchazo, tendida y atravesada. Silencio – pinchazo y casi entera desprendida. Vuelta al ruedo por su cuenta.


Picadores: Los cinco primeros novillos serían muy mal picados por los picadores, sobre todo Eusebio Antonio Sopeña, que picó malamente en la paletilla al cuarto de la tarde, el cual sangraría en demasía y su vida se apagaría poco a poco. Santiago Morales “Chocolate”, picador ocupado de picar al último de la tarde, tuvo buena actitud , buena monta y aunque la colocación de la puya no era la perfecta, supo corregir a tiempo.

Aforo, inclemencias meteorológicas y otros: tarde soleada, calurosa y sin viento. Presidió don César Gómez Rodríguez, sin problemas. Alrededor de un cuarto de entrada de aforo. Lo más destacado fue la labor del subalterno José Otero. Tanto en banderillas como bregando a los dos novillos que le tocaron en suerte a Emilio Huertas.


¡BASTA YA!...Los aficionados a los toros estamos hartos del panorama taurino que se refleja en la plaza de toros de las Ventas de Madrid. Que conste que soy de los primeros en denunciar el momento actual de los cornúpetas. La escasez de casta, la flojedad, la poca emoción, la escasa presentación y ante todo la limpieza, la integridad y la verdad es lo que menos abunda en el presente taurino en la plaza que supuestamente es la de referencia en todo el mundo taurómaco. Por las crispaciones y confrontaciones que están provocando aquellos personajes que quieren acabar con los toros, junto al cruce de brazos irresponsable y poco profesional de los taurinos, vaticino que nuestra querida fiesta esta corriendo muchos riesgos.

Dicho esto...hoy, primer día del Ciclo Internacional de Novilleros Ocho Naciones, algunos salimos de la plaza imaginando qué habría sucedido si los novilleros actuantes hubieran sido otros mejor preparados para llevar a cabo una adecuada lidia frente a sus oponentes, pues los del día de hoy, tienen serios problemas para triunfar en un futuro próximo. Novilleros sin oficio, sin preparación, desganados, mentirosos, teatreros, faltos de valor y de principios, son las características de los tres que hicieron con poca torería hoy el paseíllo en Madrid. Pues si sólo digo esto, a los aficionados no les asombraría en absoluto, ya que es lo que han comprobado en el 90% al menos de las actuaciones de los novilleros durante toda la temporada.

Dos de ellos, “Califa de Aragua” y Alejandro Enríquez, deben reflexionar y replantearse su carrera profesional pues no consigo ver, ni por asomo, ninguna virtud en ellos y por cierto ya son mayorcitos como para estar perdiendo el tiempo. A Emilio Huertas quizá se le note un tanto más templado, pero sin más; como no espabile tampoco tendrá un futuro prometedor. Y los tres se enfrentaron a novillos a los que si les hubieran realizado las cosas bien, ya veríamos a ver si la tarde no hubiera propiciado el triunfo...Pero bueno...

De todos los festejos taurinos o por lo menos de casi todos, sacamos por conclusión cosas positivas. Y esta vez todas las papeletas se las llevaría un actuante de plata de a pie, vestido de verde y plata, Don José Otero; le llamo Don, porque estuvo soberbio toda la tarde en todas sus actuaciones y me emocionó. Aunque de los de allí sentados no se enterara casi nadie. En fin, cada cual va a ver los toros como quiera, pero repito, no se lleven las manos a la cabeza si pasara algo en nuestra fiesta nacional ¡¡Ojalá que no!!, pero trabajen como profesionales, por favor, por el bien de los aficionados.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos