El abuelo Lisardo vuelve a sonreir

Ampliar Portada

18 Mayo 2010 | Escrito por Juan José Matute | Fotografías de Constante

Corrida de toros. Con lleno en los tendidos se ha celebrado la decimotercera corrida de la Feria de San Isidro 2010. Se lidiaron toros del Puerto de San Lorenzo, bien presentados con mucho recorrido, nobles en general donde destacó por encima de todos ellos el bravo y encastado sexto. Todos llevaban orejas para cortar, el peso de la corrida fue 551, 553, 562, 563,569 y 571 kg.

Nombre de los toros: Mariposino,Bailador,Montesino,Cartuchera,Cubanoso y Cubilón.


MANUEL JESÚS “EL CID”: estocada casi entera trasera y un descabello, silencio. Estocada caída, silencio.

SEBASTIAN CASTELLA: dos pinchazos y media caída, ovación con saludos. Estocada casi entera, silencio.

RUBEN PINAR: puñalada infame, silencio. Bajonazo ovación.


Tercio de varas: muy mal picada toda la corrida, todos ellos traseros y en la paletilla. Destacó el sexto toro que empujó abajo y metiendo los riñones, que fue recompensado con dos puyazos traperos.

Cuadrillas: Muy buena lidia de Rafael Perea “El Boni” al primer toro, en la línea que nos tiene acostumbrados y buenos pares de banderillas de Manuel Montoya al que cerró plaza que terminó siendo ovacionado.

Presidió Don Cesar Gómez Rodríguez. Bien


Sorprendidos salimos de la Plaza con la buena corrida que ha mandado D. Lorenzo Fraile Martín, toros muy bien presentados muy en la línea de Lisardo y todos ellos con el hierro del Puerto no como en años anteriores que siempre venía con algún remiendo del otro hierro de la casa como es la Ventana del Puerto, ¡que pena de toros! Solo necesitaban que los tres coletudos que han hecho el paseíllo esta tarde hicieran el honor a su profesión se pusieran delante y a torear. No se han comido a nadie, todos han servido y los espadas han estado muy vulgares.

El Cid se vio desbordado por sus oponentes, con el que abría Plaza, se arrugó y se dedicó a darle trapazos y enganchones, en vez de someterle por abajo que es lo que le pedía el toro. En el segundo de su lote que llegó con mucho motor al tercio de muleta se vio que su corazón podía mucho mas que su cabeza y le volvió a sorprender, si este toro lo hubiera pillado en otros tiempos otro gallo hubiera cantado, pero no cantó y se llevó las orejas puestas al desolladero. Seguimos teniendo mucha fe en este gran torero que hoy ha perdido una batalla pero no la guerra y que su cabeza le vuelva a funcionar y vuelva a ser el de antes.

Y que decir de Sebastián que aburre hasta las ovejas, por mucho que se empeñen los del clavel en jalear sus trescientos pases que ha dado al segundo de la tarde, todo un sainete de mantazos, un desastre, otro toro que llevaba oreja de triunfo. En el quinto de la tarde un toro venido a menos y que llegó a la faena de muleta medio cayéndose, el francés abusó del pico, dando medios pases y trapazo tras trapazo, si esta es una de las figuras del toreo, yo soy Benedicto XVII, apañados vamos.

Eran las nueve menos veinte de la tarde cuando por chiqueros salió Cubilón, herrado con el número 159, un cinqueño de 571 Kg. que hasta ahora es el toro de la Feria, un pavo de imponente estampa que empujó y mucho en el caballo y trajo en jaque a los de plata mas de una vez, hay madre cuando aparece la casta y enfrente lo suyo sería que se encontrara con un torero que clavara las zapatillas en la arena, le diera distancia y le toreara, pues ya me gustaría a mi eso¡¡¡ y fue todo lo contrario un destoreador, perfilero, arqueado y todos los calificativos que ustedes quieran poner ¡joder que malo es este tío¡, un toro que llevaba hasta cuatro cortijos. Con el que hizo tercero de la tarde, un poco sosote y más chochón, tampoco fue capaz de darle un pase decente.

Y así transcurrió la tarde donde los toros ganaron por goleada a los toreros y ninguno fue capaz ni siquiera de dar una vuelta al ruedo, donde el toro fue el verdadero protagonista de la fiesta, felicitar al ganadero por la buena corrida que trajo y la peor que sea como esta.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos