El campo Charro nos vuelve a decepcionar

Ampliar Portada

30 Abril 2011 | Escrito por Mario de los Reyes | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Seis novillos de Antonio Palla Vicente (tomaba antigüedad), aseados de presencia. De juego: 1º descastado en el caballo no le han dado casi nada, en la muleta iba y venia pero nulo de fuerzas y el animal perdía las manos, 2º descastado en el caballo donde no se le dio casi nada, en la muleta el novillo fue desrazado, sin ningún fondo, nunca iba metido en la franela, 3º descastado en el caballo donde no se empleó nada, en la muleta sin ninguna raza ni maldad, pero muy desrazado sin decir nada a los tendidos, 4º en el caballo no se termino de emplear, en la muleta se movió pero demasiado doblón, le faltaba mucha raza y casta, 5º en los del castoreño no se le dio casi nada, en la muleta muy desrazado sin ningún celo, sin clase y deslucido, 6º descastado en el caballo donde no se termino de emplear, en la muleta las primeras series medio se movió, pero luego se vino muy abajo en su condición.


CRISTIAN ESCRIBANO: (blanco y oro) silencio con aviso y oreja.

ADRIÁN DE TORRES: (rosa palo y oro corbata roja) ovación con aviso y saludos.

LÓPEZ SIMON: (nuevo plaza, blanco y oro corbata roja) oreja con aviso y saludo con aviso.


Presidente: Don Cesar Gómez Rodríguez. El presidente no devolvió algún animal muy justo de fuerzas como por ejemplo el primero de la tarde y aparte en otros se precipito al cambiar el tercio de varas. Concedió las orejas porque en ambas sin ser total la petición si que había mayoría y la primera oreja es del publico por lo que el habiendo mayoría no se pude negar.

Tercio de varas: Se picó bastante mal y a algunos de los animales se les dio muy poco, venían muy medidos desde salida.

Público: Más o menos un cuarto de plaza; media hora antes del festejo cayó un chaparrón con fuerza, luego a la hora del comienzo del festejo paró la lluvia a ratos. El público estuvo animoso concediendo las orejas.

PARTE MÉDICO: Adrian Torres, puntazo corrido en cara posterior del tercio superior del muslo izquierdo de 15 cm de extensión. Contusiones y erosiones múltiples. Pronóstico leve salvo complicaciones que no le impide continuar la lidia. Fdo: Dr García Padrós.


Hoy comenzaba la feria de la Comunidad y ya nos queda poco para el maratón de festejos que nos espera en la feria de San Isidro. Pero la novillada de la ganadería que hoy tomaba la antigüedad ha sido decastada, sin ningún atisbo de raza ni de casta en los animales que salieron por chiqueros. En los caballos, a los animales se les midió mucho, no se emplearon nada los novillos con los del castoreño. En la muleta algunos animales iban y venían con nobleza, pero con una enorme sosería y sin decir absolutamente nada a los tendidos, con total descaste. Debo decir que algunos de los animales, como por ejemplo el primero de la tarde, debieron haberse devuelto a los corrales por su justeza de fuerzas. Con respecto a los novilleros que hoy se acartelaban teníamos a Cristian Escribano, que ya ha actuado varias veces en la plaza venteña. El segundo era Adrián de Torres, que en la última novillada de la temporada pasada cortó una oreja y en esta temporada ya había actuado en la novillada inaugural de la temporada. Además se anunciaba, haciendo su presentación en Madrid, el madrileño López Simón, que no ha dejado mala impresión en su presentación venteña.

Abría cartel Cristian Escribano. A su primero, un animal que desde los primeros tercios dio síntomas de estar muy justo de fuerzas, no se le pico nada y hubo grandes protestas en cierto sector de la plaza pidiendo la devolución del novillo. En la muleta, las tandas tenían que ser cortas, a media altura, sin obligar en ningún momento a la res, ya que si no a la mínima se caía, por lo que el madrileño tenía que preocuparse más por mantenerla en pie para que no se cayera que por gustarse en su toreo. El animal en la muleta se movía pero, como ya hemos mencionado, era nulo de fuerzas y difícilmente se mantenía en pie. Con los aceros le dejó dos pinchazos y una estocada baja muy desprendida y con el verduguillo le recetó hasta nueve intentos. Con el cuarto, de salida tuvo ganas, recibiéndolo con una larga cambiada de rodillas en el tercio frente al tendido 9 - 10. En la muleta, el animal se movía con nobleza, pero también tenia una gran sosería, lo que provocaba que no llegara para nada a los tendidos el juego que estaba dando la res.

Cristian lo intentaba llevar, dio algún lance lucido de cara a la galería, pero sin terminar de romper la faena. Lo que más llamo la atención fueron algunos lances artísticos al rematar las series, con cambios de muleta de mano por la espalda y faroles por encima de la cabeza. Pero, como ya hemos dicho, a la faena le faltaba un poco de continuidad. Como le dejó una estocada al encuentro, un pelín caída, se le concedió una oreja, un “pelin bajita”, ya que la res que tenia delante no transmitía ningún peligro ni tuvo casta. La petición fue de un gran número de paisanos de Getafe que vinieron a verle.

López Simón dejó una grata impresión en sus dos novillos. Haciendo un toreo muy vertical, quizás se quedaba un poco al hilo del pitón sin terminar de cruzarse. Pero le dio algunos lances templados, sobre todo en el tercero de la tarde, un animal que no tuvo ninguna maldad en la muleta y bastante desrazado. Quizás en la faena al tercero alargó mucho la faena y ya escuchó un aviso antes de irse a por los aceros. Le dejó un pinchazo en el que la res le empaló un poco con el pitón derecho, gracias a Dios sin consecuencias. Finalmente le dio una estocada entera, algo desprendida. Se le concedió una oreja por la voluntad que puso. Tampoco se les puede exigir que lo hagan perfecto ya que para algo son novilleros. Debemos comentar también que López Simón dejo una grata impresión en un quite por tafalleras, dándole tres lances muy templados y recreándose. El sexto, en las primeras series por el pitón derecho medio se dejó. López Simón, con la muletita retrasada y un poco al hilo del pitón, pero con un toreo muy vertical y el compás cerrado, le dejo algunos lances templaditos. Luego la res se vino muy a menos y el madrileño decidió acortar las distancias metiéndose entre los pitones. Al igual que en su primero, al finalizar la faena estuvo abusando un poco del toreo accesorio, poniéndose también un poco pesado. Lo mató de un bajonazo infame, tras un pinchazo. Por último, sobre López Simón debo comentar que se parece mucho a los comienzos de Alejandro Talavante en su expresión y sobre todo en la manera de salir de la cara de los novillos.

Adrián de Torres, desde mi punto de vista, fue el que menos opciones tuvo con su lote, aunque todos fueron malos. En su primero, en algún lance de manera muy aislada, le corrió bien la mano, le gusta bastante meterse entre los pitones y en una serie por el pitón derecho, en el segundo lance fue volteado, gracias a Dios sin consecuencias. Debo comentar que también se puso un poco pesado, escuchando un aviso antes de irse a coger los aceros. Con el quinto, un animal muy parado y sin ningún tipo de celo, Adrián estuvo dándose un arrimón que no venía a cuento, ante un buey de carretas como éste, ya que le costaba un mundo moverse. Con los aceros además pinchó bastantes veces.

Nos quedamos con las ganas de volver a ver a Cristian Escribano y López Simón, pero con otras ganaderías más encastadas y no con lo que ha salido hoy por los chiqueros.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos