El colombiano demostró ganas y un gran valor

Ampliar Portada

27 de mayo 2013 | Escrito por Mario de los Reyes Muñoz | Fotografías de Constante

Seis novillos de Carmen Segovia.
1º) nacido el 06/09 – Soñoliento – negro listón bragado – 472kg – nº 31. En la primera vara fue al relance al caballo frente al tendido 1 – 2, recibió un puyazo un poco trasero de colocación y no se empleó, tirando la cara alta de manera muy deslucida y haciendo sonar el estribo; tras este encuentro salió suelto manseando. En la segunda vara le dieron un puyazo trasero, fuerte e intenso y no se empleó, dejándose dar y se terminó durmiendo en el peto y el varilarguero se limitó a marcar el hierro. Con la muleta, en las dos primeras series con la mano derecha la res iba y venía medio dejándose para el lucimiento pero sin terminar de romper; le faltó un poco más de casta para que su juego terminara de llegar a los tendidos. Luego se paró muy pronto, sin ningún tipo de opción para el triunfo y le costaba un mundo repetir.

2º) 07/09 – Charrito – negro listón – 460kg – 8. En la primera vara al ser puesto en suerte tiró la cara muy alta en los capotes, yendo a su aire y sin querer arrancarse al equino, poniendo en algún aprieto al banderillero Jesús Carreño. En la primera vara le dejaron un puyazo un poco trasero y la res no se empleó, dejándose dar y tirando la cara alta de manera bastante deslucida y salió suelta manseando. En la segunda entrada un puyazo trasero y no se empleó, dejándose dar y se fue a los pechos del equino. En la muleta tuvo movilidad y ciertas opciones para el lucimiento en sus embestidas. La res iba y venía, dejándose con bondad y nobleza pero sin terminar de emplearse ni de romper. Para mí que por el pitón izquierdo iba un poco más largo. Quizás le faltaba un punto más de casta para terminar de llegar a los tendidos.

3º) 04/10 – Protestón – negro bragado meano girón – 457kg – 17. En el primer encuentro fue al relance al caballo frente al tendido 2. Allí le dieron un leve puyazo trasero, no se empleó y salió huyendo, manseando. En el segundo encuentro le recetaron un puyazo trasero y al llegar al peto se derrumbó; luego el varilarguero se limito a marcar y la res no se empleó, dejándose dar. Entró por tercera vez al caballo y le dieron un puyazo leve, no se empleó absolutamente nada, saliendo suelto manseando y al salir se derrumbó, dando síntomas de estar nulo de fuerzas. En la muleta, en las primeras series por la derecha, iba y venía de largo pero sin terminar de romper nunca. Luego, por la izquierda, era más deslucido en sus embestidas, tirando la cara alta y costándole mucho al final del muletazo. Al final de la faena llegó muy parado y agarrado al piso.

4º) 11/09 – Capitán – negro bragado meano – 513kg – 23. En la primera entrada le dieron un puyazo un poco trasero y no se empleó, dejándose dar, tiró la cara un poco alta de manera deslucida y salió suelto manseando. En la segunda vara le dejaron un puyazo en lo alto un poco trasero y no se empleó, dejándose dar y volvió a tirar la cara alta de manera deslucida. El picador se limitó a señalar. Luego, iba a la muleta pero tenía una embestida muy deslucida tirando la cara por las nubes. Además embestía a arreones y le costaba mucho al final de muletazo, quedándose muy corto. Le faltó más casta.

5º) 11/09 – Dormidito – negro bragado – 515kg – 14. En la primera entrada, al ser puesto en suerte se frenaba mucho tirando la cara alta pues le dieron muchísimos capotazos y fue remisa a ir al caballo, dejándole un puyazo trasero y no se empleó, dejándose dar, tirando la cara alta de manera muy deslucida y terminó saliendo suelto manseando. En el segundo encuentro estuvo remiso a ir al caballo, le dieron un puyazo trasero y caído y aunque no le terminaron de meter las cuerdas tampoco se empleó tirando la cara alta de manera deslucida y volvió a salir suelto manseando. En la tercera entrada, con el caballo frente al tendido 7, le metieron debajo del peto, recibió un puyazo trasero, le taparon la salida y no se empleó nada, dejándose dar con la cara a media altura y volvió a salir huyendo, manseando bastante. En la muleta iba y venía pero no se empleo nunca, tirando la cara alta al final del lance de manera deslucida, embistiendo con la cara a media altura, sin humillar en ningún momento. Le faltó casta. Al final de la faena se rajó claramente, yéndose a las tablas del tendido 9 – 10.

6º) 06/09 – Divertido – negro bragado meano axiblanco – 510kg – 30. Al ser puesto en suerte realizó dos feos extraños y recibió un puyazo trasero sin emplearse, dejándose dar con la cara alta y con un solo pitón. Estuvo mucho tiempo debajo del peto y finalmente el varilarguero se limito a señalar. En la segunda vara la res fue un poco a su aire en los capotes, tenia querencia para las tablas del tendido 8 – 9 y allí le pusieron un puyazo trasero fuerte e intenso y no se empleó. Ya cambiado el tercio entró al relance al caballo, pero el picador no le metió las cuerdas y la res terminó muy aplomada al hilo de las tablas del tendido 7 – 8. En la muleta, en las dos primeras series iba y venía, pero le costaba bastante arrancarse a la franela estando muy agarrada al piso. No era lucida en sus embestidas quedándose muy corta en su recorrido y tirando la cara muy alta. Además se paraba al final del muletazo de manera deslucida. En la tercera serie de la faena se rajó por completo y se fue al tendido 9 donde se acobardó, aculándose en tablas.


TOMÁS CAMPOS :(azul marino y oro) silencio y silencio.

CURRO DE LA CASA : (tabaco y oro) (nuevo plaza) ovación un aviso y silencio dos avisos.

SEBASTIÁN RITTER : (azul celeste y oro corbata roja) (de Colombia, nuevo en esta plaza) silencio y silencio.


Presidencia:Don Trinidad López-Pastor Expósito. Algunos animales debieron ser devueltos a los chiqueros por su justeza de fuerzas (3º). Además, otros novillos, justos de presencia no debieron lidiarse (2º, 3º, 5º).

Público y otros: tarde nublada y un poco desapacible y más o menos tres cuartos de plaza. Dos horas antes del comienzo del festejo se puso a granizar con muchísima fuerza en Las Ventas y no tenían puesta la lona. Media hora antes del festejo salió tímidamente el sol y los operarios de la plaza se pusieron a arreglar el ruedo, con lo que el festejo empezó con media hora de retraso. Al comienzo había algunas zonas del coso algo embarradas y encharcadas.


Hoy acudíamos a la tercera y última novillada de San Isidro, en un cartel conformado con dos novilleros que se presentaban en Madrid. La empresa debería hacerse mirar esto de que haya dos novilleros que se presenten en Madrid, en plena Feria de San Isidro ¿No hay otros festejos fuera de feria en los que se pudieran presentar? Para mi, los novilleros que toreen en San Isidro deben ser jóvenes ya curtidos y toreados. Causó gran sensación el colombiano Sebastián Ritter que, ante un encierro de Carmen Segovia muy descastado, ha intentado exprimir al máximo a sus dos oponentes. Es verdad que tiene muchos defectos, pero ya tendrá tiempo de solucionarlos. Lo que se le debe exigir a un novillero es que tenga ganas de triunfar y de agradar y esto el colombiano hoy nos lo ha demostrado en el coso venteño, dándose dos arrimones y mostrando gran valor.

Abría cartel el extremeño Tomas Campos, quien ante su primero comenzó dándole tres estatuarios, alguno ceñido y citando a la res de largo desde el centro del ruedo. Las series mas potables del animal fueron las dos primeras con la mano derecha y el novillero se limitó a llevarlo a media altura sin obligarle nunca por bajo y colocado un poco al hilo del pitón. Luego la res se vino muy a menos, parándose bastante, Tomás intento darse un arrimón pero dijo muy poco a los tendidos, porque el toro estaba muy parado. Lo mató en la suerte contraria al hilo de las tablas del 7 y le dejó una estocada entera un poco trasera y tendida. Terminó aculado en tablas y lo remató con un descabello.

Su segundo era deslucido, pero Tomás tampoco le puso la actitud de sobreponerse a las adversidades. El extremeño lo intentó en varias ocasiones por ambos pitones, pero se limitó a dar lances de uno a uno, a media altura y con la muleta retrasada. Nunca lo llevó toreado ni sometido. Para mí que también se equivocó en los terrenos que escogió para plantearle faena y lo hizo fuera de la segunda raya del tercio del tendido 1, cuando para mí debió sacárselo a los medios. Lo mató en la suerte contraria sobre la primera raya del tendido 1, dejándole una estocada entera un poco trasera. El novillo se aculó en tablas y lo remató con un descabello.

El segundo novillero del cartel era Curro de la Casa. Ante su primero no dijo mucho a los tendidos. Los lances más templados y de calidad de su labor fueron los de las primeras series con la izquierda en los medios. Curro dio lances muy templados y de bella factura, pero tras éstos el joven espada le intentó dar dos series más por la izquierda y en éstas el novillo le enganchó más la franela e incluso le llego a desarmar. La faena nunca terminó de romper ni de llegar a los tendidos y la finalizó entre las dos rayas del tendido 8 – 9, donde le dio tres manoletinas, rematadas con un pase invertido y un templado cambio de muleta de mano por delante. Lo mató en la suerte contraria entre las dos rayas del tercio del 9, dejándole una estocada entera un poco trasera y tendida; luego fue volteado de manera fea y con el novillero en el suelo el novillo se encelo con él, gracias a Dios sin consecuencias. En la suerte natural, entre las dos rayas del 9 le dejó una estocada entera un poco delantera y atravesada y la res se echó junto a las tablas del 8.

Con el quinto de la tarde no ha tenido opciones para el lucimiento. Lo intentó en lances de uno en uno a media altura sin obligarle nunca por bajo y un poco colocado al hilo de pitón sin terminar de cruzarse. No dijo mucho de interés a los tendidos y la res tras la cuarta serie se rajó por completo, yéndose a tablas del tendido 9 – 10. Allí, en su querencia, lo intentó de nuevo en una serie con la mano derecha pero el novillo le desarmó. Con los aceros estuvo muy mal. Le recetó en la suerte contraria entre las rayas del tendido 8 – 9 una estocada entera un poco trasera, desarmándole otra vez. Luego, en la suerte natural, entre las rayas del 1 le dejó una estocada casi entera haciendo guardia. En la suerte contraria al hilo de las tablas del tendido 3 – 4 le dejó otro pinchazo, saliéndose de la suerte. Finalmente en la suerte contraria al hilo de las tablas del 6 le dejó una estocada entera muy baja y atravesada, perdiendo de nuevo la muleta. La res se aculó en tablas del 8 pegando feos arreones y la remató con tres descabellos.

Cerraba cartel el colombiano Sebastián Ritter. A su primero le dio tres verónicas, alguna de ellas con bastante templanza y de gran calidad, el animal iba y venía dejándose pero tiraba la cara un poco alta al final del lance. Esto lo remató con una muy buena media verónica. Con la muleta el colombiano comenzó muy bien en las dos primeras series, citando de largo con la mano derecha. Pero luego no lo llevó toreado ni sometido nunca en su viaje y se limitó a llevarlo a media altura en lances de uno en uno, colocado al hilo del pitón y sin terminar de cruzarse. En la segunda de estas series fue desarmado. Luego la res se paró bastante y comenzó a tirar la cara alta. Y el colombiano estuvo exponiendo, cruzándose bien al pitón contrario en lances de uno en uno, a media altura con la muleta retrasada, pero no dijo mucho a los tendidos por la condición de la res. Finalizó fuera de la segunda raya del tercio del tendido 8 – 9, donde dio tres manoletinas que remató con dos bellos obligados por bajo. Se perfiló en la suerte natural entre las dos rayas del 9, dejando una estocada entera un poco trasera de colocación. La res cayó sin puntilla.

Con el sexto de la tarde, dio unos lances a la verónica en los medios, lances templados de calidad y el animal iba y venía pero sin romper, tirando la cara un poco alta al final del lance y remató con una media verónica. Con la muleta, el colombiano dio dos series, una por cada pitón entre las dos rayas del 8. Embestía de manera deslucida a la franela. Sebastián desde el principio comenzó acortando las distancias, exponiendo y aguantando las complicaciones del animal y los parones de la res a mitad del muletazo. Continuó con una tercera serie con la mano derecha entre las dos rayas del tendido 7 – 8. Pero el novillo ya estaba muy parado y deslucido, tirando la cara por las nubes y quedándose muy corto en su recorrido. Sebastián se continúo dando un arrimón, exponiendo muchísimo en lances de uno en uno con la muleta retrasada y aguantando los feos parones del burel en sus embestidas. Después de esta serie se rajó por completo, acobardándose en las tablas del tendido 8 – 9. Lo intentó al hilo de las tablas con la res completamente aculada. Pero ya no tenía absolutamente nada y el espada se metió entre los pitones rozándole la taleguilla. Esto provocó división de opiniones en los tendidos, unos pitándole su labor pensando que estaba exponiendo sin cabeza y otros aplaudiéndole por lo mucho que estaba exponiendo y el gran valor que estaba demostrando. Lo mató en la suerte contraria al hilo de las tablas del tendido 8 – 9, dejándole un pinchazo y una estocada casi entera un poco trasera de colocación. La res se aculó en tablas del tendido 8 – 9 y la remató con dos descabellos, terminado por echarse ella sola.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos