El coño de la Bernarda

Ampliar Portada

26 Mayo 2010 | Escrito por Diego León | Fotografías de Constante

Corrida de toros. Casi lleno. Mucha leña y poca lumbre los de Samuel Flores y Manuela Agustina López Flores, escurridos de carnes, escurridos de fuerzas. Toreables 2, 4 y 6, oculto el 5 y muy flojos, 1 (Manuela) y 2. Nombres de los toros Garceto, Carjuteso, Loquito, Trompetaco, Cartujillo, De Velilla.


Padilla: Casi entera y caída (silencio). Atravesada y caída (saludos).

Encabo: Un mete y saca, pinchazo, navajazo, pinchazo (pitos). Cuatro pinchazos y un descabello (pitos).

Iván García: Sartenazo (silencio). Perpendicular y caída, un descabello (silencio).


Suerte de varas: prácticamente inexistente durante toda la corrida. Cuadrillas: 8 varas de verdad y sin apretar, salvo el cuarto que desplaza.

Presidente: Don César Gomez. Acertado en la negación de esa oreja verbenera al no hacer mayoría.
 


No comenzaré esta crónica hablando del ganado que no hay mucho que hablar, ni de de los toreros que hay poco que decir. Ni sulbarternos, picadores o algo que podamos retener en el recuerdo porque lo de hoy es para olvidar. Comenzaré hablando de esta empresa a la que tenemos que zurrar incesantemente hasta que deje esta plaza vacante, y venga otro empresario que le dé mejor explotación ¿Cómo es posible que en pleno San Isidro nos metan un cartel de toreros sin garantía y ganado de tercera? ¿Qué está pasando con la suerte de varas? ¿Qué clase de afición están creando? Esto parece el coño la Bernarda. Dedíquense a regalar libros de instrucciones a los indocumentados o mejor documéntense de lo que quiere la afición.

Empezaré por Padilla que, después del castigo, vino pidiendo perdón y el perdón no se le niega a nadie. Vino voluntarioso y con ganas de agradar, dejando un par de banderillas aceptables en su primero y abusando de toreo en línea recta en la muleta. En su segundo dejó dos pares dejándose ver y sacando algún natural que otro con temple pero con pésima colocación en noble quinto. Encabo sin oficio ni beneficio, mal en banderillas a toro pasado y peor en la muleta, deleitándonos con un recital de mantazos. En su segundo peor aún, sin querer verlo, cambiando los terrenos constantemente.

Iván García, en las banderillas al galope y en la muleta a la carrera, empezando en una punta de la plaza la faena y terminado en la otra. En el último, prudente y más fuera que dentro, muleta arriba y tardando en darse cuenta el buen pitón izquierdo. Y por último, el ganado de Samuel que, si esto es lo mejor que tiene usted pues no nos joda y quémelo usted.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos