El descontento de la afición

Ampliar Portada


El descontento de la afición

  • Sergio Blanco: (lila oscuro y azabache): silencio tras aviso en el único que mal-mató.
  • Miguel Ángel Moreno: (nuevo en esta plaza), (verde hoja y oro): silencio y silencio, tras matar mal a sus dos oponentes.
  • Ángel Bravo: (nuevo en esta plaza), (verde y oro): silencio y saludos sin ninguna ovación. No mató bien a ninguno de sus novillos.

Día 4 La empresa adjudicataria continúa haciendo más que méritos para que la afición esté descontenta con su labor y gestión realizada. Siguen contratando novilleros que no están preparados para pisar el ruedo de las Ventas, sin base, estructura y contenido para que la perspectiva hacia el futuro sea positiva. No menos culpables son los responsables en apoderar, asesorar y gestionar a tales novilleros, pues la intención de tales apoderados no va más allá que la de llenarse los bolsillos lo más rápido posible, cueste lo que cueste y sea como sea. Pero que no os quepa la menor duda que el mayor culpable de esto es de los novilleros, porque quién mejor que ellos, en saber si están preparados o no ¿O acaso no es de ser torero, negarse a ir a Madrid si se sabe por descontado que no se está preparado para ello, sin pensar las consecuencias que ello supone? Y así pasa luego, lo que ven salir por los chiqueros de la plaza de Madrid les queda muy grande, se engarrotan, se les descompone el cuerpo, todas las ganas que presuntamente traían se diluyen en mentiras y en intentar tocar pelo sea como sea... Y a continuación nos echamos las manos a la cabeza con los percances. No seamos hipócritas e intentemos cambiar esto, que todavía a lo mejor tenemos tiempo. Señores empresarios, contraten a aquellos novilleros que estén preparados para poder intentar triunfar en nuestra querida plaza, partiendo eso sí, de que su remuneración económica sea cuanto menos digna. Señores apoderados tiren de las riendas pausadamente y con cabeza y novilleros, si realmente tenéis afición por el toro, poned actitud, buscad verdad y denunciad juntos las injusticias.

Porque hoy, 4 de septiembre de 2011, seguimos en la misma tónica, tres toreros a merced de ser cogidos por los seis animales de la tarde-noche. Afortunadamente solamente se vivió un percance en el primero de la tarde. Ello aconteció en el preámbulo de la faena de muleta, en un pase por alto de la primera serie. El herido resultó ser el colombiano Sergio Blanco, en teoría más valiente que sus dos compañeros. Estuvo con agallas hasta despachar a su oponente, complicado y peligroso. Tras pasaportarle se le atendió en la enfermería, sin poder salir a dar lidia y muerte a su segundo novillo.

Día 4 El debutante murciano Miguel Ángel Moreno se tuvo que hacer cargo, aparte de sus dos novillos, del segundo que le correspondía a su compañero Sergio Blanco. Con su primero, un animal que no humilló, le realizó una lidia vacía de contenido e ignorando los terrenos adecuados para facilitar dicha lidia. Con el cuarto, se desentendió del animal en la suerte de varas, no haciendo absolutamente nada para que su picador no le castigara tanto. Llegó a la muleta noble, templado y con la boca cerrada a pesar de su excesivo castigo. Moreno dio una lección de cómo no plantear una faena correctamente, soso aburrido y abucheado por la afición por dejar irse a su novillo con las orejas puestas al desolladero. El animal se dejó torear descaradamente por los dos pitones. Al manso sexto no supo por donde echarle mano, no entendió qué terrenos eran los apropiados para el invento de una faena y mató mal como a sus anteriores.

El otro debutante del día de hoy, el salmantino Ángel Bravo, no aprovechó la movilidad del tercero, muy mal colocado y técnicamente correcto en dos series ligadas por el pitón derecho. Y en el quinto, acelerado, mal colocado y preocupado en correr para tocar pelo, en vez de estar concentrado para intentar realizar la tarea lo mejor posible.

Pues nada, otro día más y a esperar...

Comparte esta publicación

Te Recomendamos