En el Puerto predomina el descastamiento y la mansedumbre

Ampliar Portada

26 de mayo de 2015 | Escrito por Mario de los Reyes | Fotografías de Constante

Toros de Puerto San Lorenzo y 1 sobrero de José Luis Pereda (6ºbis). Los del hierro titular aseados de presencia, con cara, el sobrero un poco más justo de presencia por los cuartos traseros por delante venia serio. Los del hierro salmantino no tuvieron mucho dentro, bastante mansos y descastados, el único que se dejo un pelín más pero sin romper en ningún momento fue el segundo de la tarde. El mejor de la tarde fue el sobrero, un animal que cuidaron mucho en el caballo, pero en la muleta en las primeras series se prestó bastante, lástima que luego se comenzara a venir a menos.


Antonio Ferrera (nazareno y oro): silencio y silencio

Miguel Abellán (verde oliva y oro): saludos y silencio.

Daniel Luque (verde botella y oro): silencio y vuelta ruedo tras petición.


Presidencia: Justo Polo: estuvo bien en no conceder la oreja, en el sexto toro de la tarde, ya que la faena nunca termino de romper y no fue merecedora para tal premio.

Cuadrillas: en el sexto animal dejo dos buenos pares “El Algabeño”, se vio obligado salir saludar al tercio. En los diferentes tercios de varas, no vimos mucho de interés, los picadores tampoco les realizaron nada bien la cosas, picando muy mal. Cada vez que veo más a Tito Sandoval, menos me gusta.

Público: más de tres cuartos de plaza, tarde soleada y agradable.


La ganadería salmantina del Puerto de San Lorenzo, hoy ha vuelto a lidiar una corrida, que tuvo como regla general el descastamiento y la gran mansedumbre. Es verdad que es un tipo de toro, que tiene mucho trapío y una morfología, que le permite pasar muy fácil los reconocimientos en plazas de primera categoría. Pero luego cuando sale de los chiqueros, en la mayoría de ocasiones, todo esto se va por la borda. El único del hierro titular, que colaboro un pelín mas, fue el segundo de la tarde, pero tampoco fue para tirar cohetes.

Me gustaría saber a mí que ha hecho esta ganadería, para que el presente año acuda en tres ocasiones a Madrid. Al igual que el año pasado también realizo un triplete, en el que solo se salvo un par de animales que le tocaron al sevillano Daniel Luque, pero en la que el descastamiento y la mansedumbre, fue la tónica general.

A la postre el animal que dio mejor juego sobre el ruedo, fue el sobrero de José Luis Pereda. Un animal que fue protestado a su salida al ruedo, por su presencia, en el caballo no se empleo. Pero que en el último tercio se vino un poco a más y termino colaborando para el lucimiento del espada, lástima que se viniera a menos.

La terna tampoco dijo mucho a los tendidos, es verdad que no tuvieron en la mayoría de los casos animales con opciones. Pero se pusieron por regla general bastante pesados y en ocasiones no sabían qué hacer delante de su oponente. El único que se salva un poco de la quema, fue el sevillano Daniel Luque.

Abría cartel el extremeño Antonio Ferrera, que en la tarde de hoy le vi sin muchas ideas y con algo de falta de compromiso. Ante su primer oponente, en banderillas estuvo aliviándose colocando los palitroques, a toro pasado sin cuadrar en la cara. Le toco en suerte un toro que no dijo mucho a los tendidos por su falta de casta y raza, se limito a llevarlo a media altura sin obligarle nunca por bajo y fuera de sitio.

Ante el cuarto de la tarde, lo que más me gusto fue el segundo par de banderillas que coloco, en la que la res se arranco con mucha fuerza cortándole, Ferrera se asomo al balcón para dejarle los palitroques. La faena de muleta tuvo también poco que comentar, paso por los mismos derroteros que en su primero.

El segundo del cartel, fue el madrileño Miguel Abellán, que si el año pasado se volvió a ganar el cariño de Madrid, este lo está volviendo a perder. Ante su primer oponente, un animal que medio se dejo, un toro que humillaba en sus embestidas y tenía cierta calidad y nobleza. Abellán pego un autentico petardo, dando muchísimos lances, pero sin decir absolutamente nada de interés a los tendidos. La res se merecía estar bastante mejor, llevándole mucho más toreado y sometido, ya que la res lo permitía.

Ante el quinto de la tarde, el espada tuvo menos suerte con el animal que le toco en suerte. Pero a pesar de ello Abellán tampoco dijo mucho de interés a los tendidos venteños. En definitiva se podría resumir las tres actuaciones de Abellán este año en Madrid, como que ha salido sin pena ni gloria. Pero debemos recordar que, se le han ido algunos animales potables con faena, que se fueron al desolladero con las orejas puesta.

Cerraba cartel el sevillano Daniel Luque, que fue el que más apunto de la tarde. A sus dos toros les propino unos lucidos y templados lances a la verónica, en los capotazos de recibo o en diferentes quites que realizo. Ante su primero, no tuvo ningún tipo de opción, un animal manso de solemnidad y huidizo. Luque solo nos pudo dejar algún bello remate por abajo, pero no era posible plantearle faena al animal. En este estuvo pésimo con los aceros, dejándole muchísimos pinchazos.

Ante el sobrero de José Luis Pereda, lo recibió muy bien a la verónica. En el tercio de banderillas, dejo dos grandes pares “El Algabeño” que se vio obligado, salir a saludar al tercio. Ya con la muleta en mano, la faena fue de más a menos. En las primeras series con la mano derecha, citándolo de largo, le estuvo corriendo bien la mano con bastante templanza, quizás le falto ceñírselo un poco mas y rematar el muletazo por abajo en lugar de aliviarlo por arriba. Después cuando cogió la mano izquierda, no se sintió igual de cómodo y a la res por ese pitón le costaba un pelín más. En definitiva una faena en la que hubo buenos pasajes, pero que les falto remate. Hubo una leve petición de oreja que no venía a cuento, finalmente se quedo en una vuelta al ruedo.

Ya para concluir me gustaría realizar un breve apunte. Me ha sorprendido bastante la gran entrada que había hoy en Madrid, con tres toreros que ya están muy vistos y que nunca han terminado de triunfar, ni relanzar sus faenas. El público ha respondió y lleno el coso madrileño en más de tres cuartos de entrada.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos