Es lo que hay

Ampliar Portada

28 Julio 2013 | Escrito por J. Barranco | Fotografías de Constante

6 novillos de La Ventana del Puerto. Encaste, Atanasio Fernández Lisardo Sánchez. 1º y 5º, devueltos, en su lugar se corrieron 2 novillos de Julio García, encaste Fuente Ymbro.


Cayetano Ortiz: Blanco y oro con remates negros. Estocada baja y atravesada. Aviso. Descabello. Silencio. Estocada algo trasera. Silencio.

Rafael Cerro: Turquesa y oro. Pinchazo en la suerte contraria. Bajonazo en la suerte contraria. Aviso y descabello. Silencio. Dos pinchazos y estocada baja. Silencio.

Sergio Felipe: Verde y oro. Estocada trapacera y contraria. Dos pinchazos, aviso y seis descabellos. Al final pierde los papeles el torero. Pitos. Estocada perpendicular. El autobús le pide la oreja. Vuelta por su cuenta.


Presidente: D. Justo Polo Ramos: Devolvió a los corrales el primero y el tercero por manifiesta invalidez. Los aficionados le protestaron la flojedad del primer sobrero, pero el usía consideró mantenerlo en el ruedo.

Suerte de varas:
1º.- Adulador. En la primera entrada al caballo derribó al montado y se enceló con el caballo. En la segunda vara el picador se agarró arriba, pero el novillo perdió las manos. Flojo y sin casta.

2º.- Medilonillo. En la primera vara no se empleó y salió suelto del castigo. En la segunda no lo castigó y el novillo lo único que hizo fue defenderse. Manso e invalido.

3º.- Iluminado. En la primera vara entró suelto al caballo y el picador marró y salió por las orejas del caballo. En la segunda vara lo masacró el piquero. Le tapó la salida y el novillo en cuanto vio una vía de escape salió suelto. Manso encastado.

4º.- Caralinda I. En la primera vara midió bien el castigo Tito Sandoval, mostrando un manejo excelente de la montura y citando dando los pechos al toro. En la segunda vara manseó y salió suelto. Manso y descastado que se ha defendido en la muleta.

5º.- Caralinda II. Hizo una fea pelea con el caballo en la primera entrada y salió suelto. En la segunda vara el picador se agarró arriba pero el novillo rehuyó la pelea y salió suelto. Manso descastado que se ha dejado torear en la muleta.

6º.- Medicino. En la primera vara manseó y salió suelto. En la segunda entrada perdió las manos y siguió manseando. Manso y descastado que pudo valer para la muleta.

Cuadrillas y otros: Aunque no tuvo ocasión de lucirse como en otras ocasiones, el picador Tito Sandoval dio un recital del manejo del caballo. Fue una pena que sus compañeros no pudieran contemplar la clase de este varilarguero, con el fin de que aprendieran un poquito como se ejecuta, con el fin de que lleven a la práctica la ejecución de la suerte por derecho, y lo más importante, picar en el morrillo. Se observó que la arena del ruedo estaba en mal estado, ocasionando en algunos momentos un peligro para los profesionales, sobre todo en las zonas donde se colocaban los picadores.


Es lo que hay y no se puede pedir más. Así está el escalafón. Los toreros no saben o no quieren torear. El único que mostró maneras fue Sergio Felipe. En el tercero de la tarde mostró una pinturería que hizo abrigar esperanzas a los aficionados presentes, dándole distancia y embarcando a su enemigo con derechazos mandones sin descomponer la figura, pero con la suerte descargadilla. Continuó con una serie de redondos abrochados con el pase de pecho que limpió las telarañas de los ojos de los sufridos aficionados. Al natural siguió mostrando buenas maneras, rematando con unas bernardinas ajustadas. A la hora de matar echó un borrón en su faena, despenando al novillo de mala manera. Los aficionados deberán tener en su punto de mira a este torero, ya que intentar torear sin descomponer la figura es un "rara avis" en la interpretación actual del toreo. En su segundo enemigo cambio el panorama. El torero no se acopló y aunque el novillo fue de sosa condición, el coleta se limitó a aprovechar el viaje sin templar las embestidas de su enemigo, solo tuvo algunos detalles que destacaron sobre la vulgaridad que imperó en su faena. Una pena torero.

Cayetano Sanz le cayó en suerte un primero que cuando llegó a la muleta no podía con su alma, y como el presidente ya había devuelto el anterior, si devolvía al sobrero sentaría un mal precedente entre sus compañeros y perjudicaría a la empresa. Los aficionados no debe contar en la escala de respeto que el presidente aplica, ya que haga lo que haga, volverán al siguiente domingo. El caso es que el torero se vio ante un enemigo sin fuerzas, y a pesar de esto la faena que intentó aplicar estuvo llena de ventajas: no se cruzaba, citaba escondiendo la pierna contraria y metía el pico de la muleta. No se podía pedir más. Es lo que hacen las figuras y los debutantes sigue la misma senda. Su segundo novillo, cuarto de la tarde, fue un manso que le costaba tragarse los muletazos, y esa condición no se ajustaba a las pretensiones del torero Otra vez será maestro.

A Rafael Cerro le faltó novillo en su primero, ya que cuando llegó a la muleta le faltó lo fundamental, las fuerzas, La lidia que había recibido no fue tampoco un ejemplo a seguir. El coleta se dedico a dar medios pases ante un enemigo sin recorrido, tratando de agradar a los tendidos, consiguiendo lo contrario, ya que faltaba la emoción y esta la proporciona el toro. El quinto de la tarde acudía a la muleta con alegría, hecho que aprovecho Cerro para dar una serie aseada de redondos abrochados con el pase de pecho. Pero con esto terminó la enjundia de su labor. El novillo siguió embistiendo pero el torero no estuvo a la altura de su enemigo, que fue quien marcó las pautas de la faena con sus embestidas y que el torero no supo aprovechar. Es lo que hay.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos