Fleming discúlpales, es la incultura

Ampliar Portada

06 de septiembre de 2015 | Escrito por Mario de los Reyes | Fotografías de Constante

6 novillos de San Martin, aseados de presencia, pero sin ningún tipo de exageraciones. De juego: 1º no realizo una gran pelea en varas, cabeceando mucho. En la muleta la res tuvo una gran sosería faltándole casta y raza, y marcando cierta querencia a tablas. 2º animal que llego con nobleza al último tercio, pero descastado. Llego muy justo de fuerzas por lo que no se le podía obligar nunca por bajo y se quedaba corto en su recorrido. 3º animal al que cuidaron bastante en las varas, dándole un castigo muy leve. En la muleta llego con ciertas opciones, embistiendo con calidad y bondad por ambos pitones. 4º en el caballo no se empleo. En la muleta la res tuvo cierta calidad y bondad, sobre todo por el pitón derecho, aunque le falto un poco mas de codicia y acometividad. 5º en los primeros tercios el novillo no era fácil, bastante incierto. En la muleta la res no rompió nunca, tirando la cara alta de manera deslucida al final del lance, le falto mucha más casta y raza. 6º de salida la res se comenzó frenando en los capotes. En banderillas el animal se paro y llego a la faena de muleta desarrollando bastante sentido. .


Jesus Chover: (silencio y silencio).

Mario Palacios: (nuevo plaza) (saludos y vuelta ruedo).

Antonio Mendoza: (nuevo plaza) (palmas y ovación).


Cuadrillas: Nada a destacar tanto por parte de los rehileteros como por los varilargueros.

Público: tarde soleada y agradable, un cuarto de plaza.


Quisiera comenzar la crónica, con unos hechos que me sorprendieron cuando me decidía a entrar al coso venteño. Siempre suelo quedar con un amigo en la estatua del gran médico, inventor de la penicilina que ha salvado la vida a tantos toreros, la de Alexander Fleming. Me sorprendió mucho ver una pintada que ponía “Asesinos”, ¿sabrá el autor de tal sacrilegio quien era ese gran hombre? ¿Hasta dónde llega la incultura de ciertas personas? El autor de la pintada, debería estar agradecido a las vidas que ha salvado, con su descubrimiento de la penicilina, solo ofende y ridiculiza al autor o autora de la pintada, dejando al descubierto su carencia intelectual.

Tampoco entiendo porque sigue la pintada ahí y no se han apresurado a quitarlo. Desconozco de quién es esa competencia, si de la empresa del coso venteño, del Ayuntamiento, etc. Lo que sí que presencia, fue como en la fachada de la plaza de toros, propietaria la Comunidad de Madrid, también había otras pintadas contra la tauromaquia y las estaban quitando, en cambio esta no. No será que la estatua de Fleming, es competencia del Ayuntamiento de Madrid y la señora Carmena no está muy por la labor. Seguro que si hubieran puesto algo en contra de ella, le hubiera faltado tiempo para ir.

Sin más dilación vamos a lo que nos interesa de verdad a los aficionados, que es lo que acontece en el ruedo. Hoy comenzaba la tercera edición del Ciclo de Encaste Minoritarios, la empresa de manera acertada al igual que ya hizo el año pasado, ha intercalado dos corridas de toros con dos novilladas. Comenzamos con una novillada de San Martin, que tiene una mezcla de sangres santacolomeñas. La novillada no dio el juego esperado, bastante falta de casta y raza, no realizando grandes peleas en varas y viniéndose muy a menos en su condición. Algunos tuvieron bondad, pero le falto más casta y raza, el último que se salvo un poco de la quema fue el tercero de la tarde.

Abría cartel el novillero ya conocido en este coso, Jesús Chover. Su primer novillo fue soso, realizo una deslucida pelea en varas. En el último tercio, le falto mucha más casta y raza, marcando cierta querencia a tablas. Jesús no dijo mucho, dejando a un lado el tercio de banderillas con el que calentó a los tendidos. Con los aceros sí que tuvo una actuación bastante desacertada. Ante el cuarto de la tarde, un animal que tuvo un poco más de bondad y nobleza en sus embestidas, sobre todo por el pitón derecho, pero al que le falto un poco más de acometividad y codicia. El joven espada valenciano no lo termino de aprovechar, siempre colocado muy al hilo del pitón sin cruzarse en ningún momento y sin terminar de confiarse en la cara de su oponente. Lo mato de una estocada bastante desprendida.

Se presentaba en Madrid, el novillero Mario Palacios, de tierras extremeñas. Ante su primer oponente, le toco en suerte un animal con cierta nobleza, pero que estaba muy justo de fuerzas y que se quedaba muy cortó en su recorrido. Mario ante tal novillo no pudo decir mucho, se tuvo que limitar a llevarlo a media altura, sin obligarle nunca en su viaje. Estuvo eficaz con la espada. Ante el quinto de la tarde, un animal algo incierto en los primeros tercios no realizando cosas buenas. En la faena de muleta el novillero decidió cerrarlo en el tercio y ahí la res salía distraído de los muletazos tirando la cara alta de manera deslucida. De esta labor lo único que se salvo un poco de la quema fueron dos series con la mano izquierda al final de la faena, fuertemente jaleadas por los seguidores que trajo, pero a las que les faltaron bastante más profundidad y hondura. Lo mato de la estocada trasera y bastante desprendida. Después de una petición de oreja que no venía a cuento, se dio una vuelta al ruedo porque él quiso.

También debutaba el mexicano Antonio Mendoza, que a pesar de lo poco que toreo, no dejo una mala sensación entre los aficionados. En el tercero de la tarde, dio unos lances templados a la verónica de recibo. En banderillas la res se paro y aplomo un poco, aunque llegó a la muleta con bondad y nobleza prestándose para el lucimiento. Antonio no le estuvo corriendo mal la mano, es verdad que todavía tiene mucho que aprender, pero no tuvo un mal comienzo. Con el que cerraba plaza, el novillo salió de los chiqueros frenándose en los capotes, en banderillas se paro y aplomo bastante, desarrollando peligro y con complicaciones en el último tercio. Mendoza a pesar de las dificultades del animal quiso exponer y dar la cara, a pesar de que la res en una ocasión le volteo de manera muy aparatosa. Lo mato en los medios del coso.

Ya para concluir, recomendar a los anti taurinos, que antes de decir cualquier cosa o calificar a una persona como asesina, se informen. Con cosas como las que he visto hoy, entiendo perfectamente el desconocimiento de algunos de ellos.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos