Ganadería Conde de Mayalde

Ampliar Portada

Ganadería Conde De Mayalde

Fotos y texto de Luis Blázquez. Marzo de 2011.

Finca “El Castañar” situada en Mazarambroz (Toledo).

Los miembros de la Asociación El Toro de Madrid se desplazaron hasta el macizo central de los Montes de Toledo, más concretamente al termino municipal de Mazarambroz, para visitar una de las ganaderías que pasta en una de las fincas privadas mejor conservada de España como es la finca “El Castañar”.

Junto a una bonita capilla de estilo gótico, nos espera el ganadero, Rafael Finat Rivas (Conde de Mayalde y Vizconde de Rías). Tras este primer acto protocolario, nos dividimos en dos grupos unos al pequeño camión adaptado para la ocasión y otros a los 4x4 dirigidos por el mayoral, Andrés Rivas, diligente y amable nos desgrana todo lo que hay en la finca de una extensión de 6.800 hectáreas de sierra, valles, rañas y dehesas, donde se combinan las 30 hectáreas de viña Cencibel, la parte destina a las 2.000 ovejas manchegas que se ordeñan por la mañana y por la tarde, las 300 cerdas ibéricas destinadas a la cría del cerdo ibérico del cual sale el producto estrella de la casa, uno de muchos de la amplia gama de los productos ibéricos “El Atillo”, toda la zona de monte se dedica a la caza en todas sus variantes (recechos, monterías, etc.) y en estos tiempos que corren en El Castañas hay 40 puestos de trabajo diarios.

Tras este bonito paseo llegamos a la zona de la finca donde coexisten la encina, el monte bajo y los toros de El Conde Mayalde en cercados perfectamente delimitados, en nuestra primera parada vemos unos utreros de preciosa estampa, variedad de pelajes y defensas desarrolladas, el mayoral nos comenta los pros y los contras de este tipo de encaste Contreras que se está cruzando con la ganadería de Juan Pedro Domecq, manteniendo sólo algunas vacas puras de Contreras. Así mismo se mantiene una línea de Domecq formada por las reses de El Ventorrillo y sementales de Juan Pedro Domecq.

En el segundo cerrado podemos disfrutas de 130 vacas con un semental, del cual destaca que es muy bajo de cruz y pechos muy fuertes, dicho semental está a prueba, uno siente envidia y se acuerda de los ecologistas cuando alza la vista y ve como en el mismo cerrado coexisten encinas, conejos, perdices y el animal más bello que existe en el campo como es el toro bravo.

En el tercer cercado, vemos la camada de erales, de los cuales, ya estan reseñados los que saltaran al ruedo venteño el 12 de octubre en la matinal sin caballos, donde nos adelanta los números 23,17,21,7 y el favorito que es el 49. Entre los erales vemos a tres sementales de la ganadería, el que más nos gusta a todos los que íbamos en el camión fue el de la línea contreras, por su morfología, cuajo y estampa, aquí os dejo una foto haber si adivináis cual es.

 Nuestra cuarta parada es el palacio de El Conde De Mayalde donde tenemos la suerte de hacer una visita guiada tanto a los jardines como al interior del palacio, donde a todos nos sorprende la exquisita limpieza, y la amabilidad del trato, por parte de todo el personal. Desde aquí emprendemos camino a la plaza de tientas donde nos esperan los toreros: Jose Manuel Más y su banderillero Miguel Martín, para tentar las tres vacas que están en los chiqueros. Cuál es nuestra sorpresa cuando vimos a Carlos Zúñiga Hijo, apoderado y veedor de la plaza de toros de las Ventas, el cual y Rosco, nuestro presidente, intercambiaron las primeras palabras referente a la presentación del toro en el abono venteño. Al finalizar la tienta vimos el arrojo del sobrino del ganadero, que para ser la segunda vez que se ponía delante de una becerra demostró clase y valor.

Casi sin darnos cuenta, llegamos a unos preciosos salones, decorados con mil motivos de caza y como no de estampas taurinas. La comida nos espera, una suculenta sopa de cocido y después unas exitosas perdices. Como parece que nos gusta hablar de toros, se sigue acaparando la atención del ganadero y de Carlos Zúñiga hijo, con preguntas y preguntas que hacen una tertulia cada vez más distendida.

Lamentablemente el bonito día de campo llega a su fin y hay que emprender camino de regreso, el que más complicado lo tiene, es nuestro socio de León que no ha tenido pereza en acompañarnos, desde estas humildes líneas solo me queda agradecer la hospitalidad al ganadero y a todos los que han hecho posible que disfrutáramos de un bonito día en la Ganadería de El Conde De Mayalde.

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos